Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Reyespirela escriba una noticia?

Una vida, muchas madres

21/06/2022 07:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una sombra maternal asombrosamente multiplicada me seguía para cuidarme de los peligros. Aún puedo escuchar en mis oídos: ¡Muchacho, bájate de allí que te vas a caer!, ¡Deja de pelear!

Mi corazón rebosa de dulce melancolía al evocar visiones e imágenes de tiempos lejanos donde me consideraba el ser más seguro del planeta tierra. No podía ser de otra manera, ya que mi integridad física estaba asegurada por la vigilancia constante de mis «madres».

Mis travesuras muchas veces no escapaban de las severas tundas u otros castigos impuestos por La justicia de mi padre, pero el llanto y la tristeza se esfumaban ante la acogida indulgente de la señora María Luisa Quevedo, quien me protegía en su casa, sin embargo ella también fungía como confidente de mis padres.

Desapareció la niñez, pero los problemas iban aumentando y muchas veces visité el hogar de la señora Ana Lara, quien repentinamente aparecía en los momentos más calurosos de mis peleas y me obligaba a seguirla hasta su casa, donde permanecía por horas, hasta que finalmente me «liberaba».

Cómo olvidar a la señora Guadalupe Duarte con sus silentes lecciones de humildad, bondad y modestia cristiana inspirada en el evangelio de nuestro señor Jesucristo, quien fué un digno ejemplo para todos los que tuvimos la dicha de conocerla.

Por otro lado tenía a mis hermanas, Mireya y Omaira, quienes en aquellos tiempos se entrenaban conmigo para ser futuras madres.

Todas ellas fueron mis madres adoptivas, presidida por la figura estelar de mi madre biológica, la señora Trina Velásquez, quien siempre estuvo altamente agradecida de la labor que todas ellas desempeñaron.

La responsabilidad de una madre jamás acaba y todas ellas desde el sagrado lugar donde se encuentran continúan velando por el bienestar de sus amados hijos.

                                                 FIN

 

Autor: Reyes Alfredo Pirela Velásquez 


Sobre esta noticia

Autor:
Reyespirela (12 noticias)
Visitas:
3510
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.