Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pablo Loyola escriba una noticia?

Adaptación y crecimiento en ámbitos cambiantes

22/08/2017 08:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No es posible hoy pensar una empresa estática, que ofrece lo mismo que siempre. Asimilar y adaptarse son la base de una empresa sustentable

 

¿SE PUEDE CRECER EN EL ENTORNO ACTUAL?

 

Estamos viviendo un periodo complejo donde todavía son más las incertidumbres que las certezas. Por momentos se vuelve duro llevar adelante la empresa o seguir una determinada línea de trabajo. Ni hablemos de la presión fiscal…

Esta realidad a veces agobiante es algo que viven hoy la gran mayoría de las empresas. “Mal de muchos, consuelo de tontos…” pero no es esa la idea. Nos referimos a que ninguno tiene ventajas y que todos debemos pelearla para salir adelante.

Además de esto, el mundo moderno es una vorágine que presenta cambios en forma permanente. ¿Pero se trata sólo de sobrevivir? ¿o se puede crecer en momentos como este?

Desde ya te lo aseguro: ¡se puede crecer! Para ello es necesario que estemos atentos a escuchar los cambios que se van presentando y de esta manera poder adaptarnos a los nuevos escenarios. Lamentablemente ya no se puede pretender una empresa estática, que hace lo mismo durante 30 años.  La sociedad, las personas, tienen su ritmo y sería casi un suicidio empresarial no intentar seguirlos.

No adaptarse es sinónimo de desaparición. Asimilar la realidad a través de algunas preguntas concretas nos permitirá contar con los elementos necesarios para una adecuada adaptación de nuestra empresa al entorno en el que se mueve habitualmente. Por ejemplo, es importante saber primero si nuestra empresa gana o pierde dinero. ¿Cuál fue la facturación el año pasado? ¿Cuál la ganancia? ¿las proyecciones de venta hasta fin de año? ¿Cuánto se necesita tener disponible para afrontar el flujo financiero de la empresa? Respuestas que deberíamos conocer siempre y que en nuestra experiencia vemos que no siempre se sabe con claridad o en el momento oportuno.

Uno de los problemas para adaptarse es salir de nuestros propios paradigmas. Poder aventurarse a imaginar nuevos escenarios, nuevos procedimientos y maneras de satisfacer la necesidad del cliente sin quedar atrapados por el “siempre lo hicimos así”. Recordemos que el cliente cambia la forma de satisfacer sus necesidades en forma permanente.

No adaptarse es sinónimo de desaparición

Dentro del adaptarse guardo un capítulo especial para las empresas de familia. Por definición, una empresa de familia es aquella que tiene estos elementos distintivos:

- La propiedad de la familia sobre la empresa o sus bienes

- Marcada influencia de la familia en la gestión de la empresa

- Deseo de continuidad en las futuras generaciones de la familia.

Estas particularidades de la empresa familiar hacen que deba prestarse especial atención a las interrelaciones que se generan en los tres ámbitos nombrados: familia, propiedad y gestión. Familiares que trabajan en la empresa; empleados no familiares; dueños no familiares, etc. Cada uno de los ámbitos citados tienen necesidades particulares que desean satisfacer y que, si no están bien gestionadas, ocasionan problemas e incertidumbre en la empresa y la familia.

“Tratar a la empresa como empresa y a la familia como familia” es una regla de oro para mantener el equilibrio en la familia y en la empresa.

El tema de la continuidad es también algo sumamente importante. Desatender la evolución del grupo familiar del fundador o de los ya sucesores de éste sería otra grave falencia. La mayoría de las veces es un gran orgullo ver a la familia que comienza su integración en la empresa, aunque en ocasiones ese romance dura poco tiempo y comienzan los problemas. Existen herramientas y metodologías que ayudan en este sentido y permiten que la empresa no sufra las desventajas de la empresa familiar sino que, por el contrario, se potencie con sus beneficios. ¿Para qué esperar entonces?. Se calcula entre 5 a 10 años el tiempo necesario para que un sucesor tome el lugar el fundador.

Si crees que en tu empresa se viven algunos de los conceptos que hemos planteado arriba, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros y te daremos algunos elementos que sin duda te serán de utilidad en los ámbitos planteados.

¡Estamos a tu disposición!

 

                                                                                                             Cr. Pablo  Loyola

Buscanos en Facebook o en nuestra web


Sobre esta noticia

Autor:
Pablo Loyola (12 noticias)
Visitas:
3669
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.