Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eonhadico escriba una noticia?

¿Ayudaría el impacto de un cometa contra Marte a la exploración humana?

31/03/2013 12:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageCuando las mareas de Júpiter rompieron en pedazos el cometa Shoemaker-Levy 9 pudimos ver uno de los espectáculos cósmicos más destructivos que podemos imaginarnos, tan raro que es la primera vez que la humanidad observa uno de estos brutales impactos.

Ahora tendremos otra oportunidad, aunque las matemáticas nos dicen que las posibilidades son muy pequeñas, de observar como un mundo rocoso encaja uno de estos duros golpes procedentes de estas antiguas bolas de nieve cósmica.

Cuando un objeto entra en nuestra atmosfera, este se incendia, se calienta debido a la presión y fricción debido a la densidad de nuestro aire. Pero Marte no tiene una atmosfera que pueda amortiguar el golpe, este cometa la atravesaría como un cuchillo al rojo atraviesa la mantequilla.

Pero a diferencia de lo ocurrido en 1994 con el Shoemaker-Levy 9, en esta ocasión tendremos testigos de excepción junto a este mundo que nos permitirían ver lo que realmente ocurriría si el C/2013 A1 alcanzase la superficie marciana.

Para establecer la órbita de cualquier objeto en el espacio hay que realizar una serie de observaciones, y hasta ahora no se ha logrado saber a ciencia cierta cuál será el camino a seguir de esta roca. El 19 de octubre de 2014 este cometa se encontrara en su punto más cercano al planeta rojo. Y aunque despreciable, si que existe una posibilidad de que el Siding Spring golpee al dios de la guerra.

‘Las soluciones actuales cifran la probabilidades de impacto de 1 entre 2.000″ comento Don Yeomans del Programa de la NASA de objetos cercanos a la Tierra del Laboratorio de Propulsion a Chorro de la NASA.

Es decir, aunque las posibilidades de que seamos testigos de un impacto de un cometa contra un planeta rocoso sean muy pequeñas, son mayores que las que tienes de que te toque la lotería o de que seas alcanzado por un rayo, en términos científicos, es una cifra nada despreciable.

Las últimas observaciones del Siding Spring nos dicen que este tiene un tamaño de entre 1 y 3 kilómetros y viaja a una velocidad de 56 kilómetros por segundo, más de 200.000 kilómetros por hora. Yeomans señalo que si este objeto impactase contra Marte, liberaría una energía de unos 35 millones de megatones, es decir, un violento impacto con efectos globales

Pero Michael Meyer, científico jefe del Programa de Exploración de Marte de la NASA, ve este evento como si de un experimento climático gigantesco se tratase. El impacto liberaría a la atmosfera marciana una gran cantidad de material, polvo, agua, arena... El resultado final podría provocar un aumento en las temperaturas y haría que este mundo fuese más húmedo de lo que estamos acostumbrados en la actualidad.

En la actualidad tenemos unos cuantos testigos que vivirán de cerca este evento, tres se encuentran en la órbita marciana, el Mars Reconnaissance Orbiter y Odyssey de la NASA y la Mars Express de la ESA, junto a dos rovers completamente operativos (salvo nuevas averías), el Opportunity y el Curiosity. Y por si acaso lo habías pensado, no, no hay tiempo para enviar una nueva misión antes de que esto ocurra.

En fin, ¿un choque con el planeta provocaría la destrucción de los dos rovers? Salvo que se produjese un impacto directo con el cráter Gale o cráter Endeavour (las regiones donde se encuentran el Curiosity y Opportunity, respectivamente), ambos rovers deberían sobrevivir al impacto, aunque con resultados variables.

Como señala Meyer, sería un experimento climático increíble, pero aunque el Opportunity esquive el impacto, un robot alimentado por energía solar, si que se vería afectado por este evento, el material liberado a la atmosfera provocaría un aumento de la densidad de la atmosfera, la superficie del planeta se vería oscurecida por la cantidad de polvo en suspensión, lo que provocaría que, pocos días después del evento, este dejase de funcionar. Pero el Curiosity tendrá mejores oportunidades, este obtiene su energía gracias al generador termoeléctrico de radioisótopos (RTG), dicho de otra forma un tanto simplista, propulsión nuclear.

Lo dicho, no solo tendríamos observadores en la órbita marciana, también habría situados otros dos tenaces testigos que además podrían realizar pruebas y recabar datos antes y después del momento del impacto.

Pero este impacto no sólo satisfacerla nuestra fascinación macabra con la visión de un verdadero escenario apocalíptico en nuestro patio cósmico, también podría motivar la exploración tripulada de Marte.

Durante décadas, el objetivo de la NASA ha sido lograr que la humanidad alcanzase Marte, pero la falta de voluntad política y los continuos recortes presupuestarios han frustrado nuestros sueños marcianos, nos han dejado únicamente con juguetes caros que lo único que nos permiten es hacernos ilusiones de colonizar otros mundos, y esperar que el sector privado pueda algún día crear un nuevo modelo de negocio viable basado en los viajes al planeta rojo.

Este evento podría ser la motivación que necesitábamos para que demos por fin el salto interplanetario y enviar una expedición tripulada.

Como Meyer señala, esto representaría una oportunidad fascinante para presenciar los cambios climáticos en un mundo rocoso después del impacto. Pero también nos permitiría acceder al interior de Marte que de otra forma se escaparía a nuestros estudios. Hasta ahora tan solo hemos estudiado la superficie de un Marte erosionado y desinfectado por la radiación solar, pero este impacto nos revelaría capas enterradas hace miles de millones de años, época en la que, una vez, el planeta rojo pudo ser un mundo habitado por seres inimaginables.

¿Hubo alguna vez vida en Marte? ¿Hay vida escondida en el subsuelo marciano? Este nuevo cráter nos proporcionaría las mejores pruebas para dar por fin una respuesta a estas preguntas.

imageDejando de lado preguntas existenciales, gran parte del agua proporcionada por este cometa se evaporaría en la atmosfera marciana debido a las inmensas energías liberadas por el impacto, pero quizás algo de este hielo se entierre en la cuenca de impacto o simplemente podríamos ver grandes bloques de hielo esparcidos por la región. El agua proporcionada por este cometa seria un autentico tesoro para la exploración humana del planeta rojo.

Desde un punto de vista práctico, Marte no es el lugar ideal donde situar un organismo con una biología como la nuestra. El dióxido de carbono domina una atmosfera ridículamente tenue, 100 veces más delgada que la atmósfera terrestre, además de ser un ambiente frio. Combina esto con el hecho de que el pequeño planeta no posee un campo magnético global, dicho de otra forma, aquellos que se aventuren a pisar la superficie marciana estarían continuamente expuestos a la radiación solar de alta energía y los rayos cósmicos. Pero si el choque cometa tiene un impacto sobre el clima marciano, el aumento de la temperatura y la densidad de la atmosfera, sumados al polvo liberado a la atmosfera superior que bloquearía la radiación durante años, estos cambios nos permitirían sobrevivir sin enfrentarnos a esos peligros. O dicho de otra forma que suena a ciencia ficción, este evento seria lo mas cerca que estará la humanidad de terraformar Marte.

Pero es que además no solo estaríamos explorando un planeta, también accederíamos al registro más antiguo de la formación del sistema solar, el núcleo de un cometa. En estos bloques helados se pueden encontrar encerradas sustancias químicas complejas, los precursores de los conocidos aminoácidos que forman los bloques de construcción de nuestra biología. ¿Qué mejor lugar para extraer la evidencia forense que una zona donde recientemente se ha estrellado una antigua ‘bola de nieve sucia’ cuyos restos estarían esparcidos por el paisaje planetario, a la espera de simplemente recogerlos?

En resumen, las consecuencias de la colisión de este cometa con Marte por proporcionaría unas nuevas metas científicas y oportunidades que no deberíamos desaprovechar. Si alguna vez el ser humano ha pensado pisar la superficie marciana, este sería el momento ideal y no dentro de varias décadas.

Lo dicho, una posibilidad entre 2.000, aunque las posibilidades son escasas, es difícil no pensar en lo maravilloso que sería ver el impacto de un cometa contra Marte.

.nrelate_related .nr_sponsored{ left:0px !important; }

Sobre esta noticia

Autor:
Eonhadico (607 noticias)
Fuente:
espacioprofundo.es
Visitas:
4089
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.