Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Según la BBC “la posibilidad de luchar contra el cáncer de sangre con una medicación derivada del Extasis es algo fascinante"

05/07/2015 04:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los universitarios británicos y australianos se han basado en el éxtasis para desarrollar un fármaco contra determinados tipos de cáncer como leucemias, linfomas e incluso mielomas

3

La droga prohibida pero popular de las fiestas psicodélicas ya un tanto pasadas de moda con fondo de música electrónica, el Éxtasis, podría ser la solución terapéutica para algunos tipos de cáncer, incluidos la leucemia, linfomas e incluso mielomas.

Tal tesis sostiene por lo menos un grupo de investigadores británicos de la Universidad de Birmingham en colaboración con la Universidd de Western Australia según trabajo publicado en la revista Investigational New Drugs. Se trata del desarrollo de una variante de la 3, 4-metilendioximetanfetamina (MDMA o éxtasis), que sería 100 veces más eficaz en la lucha contra el cáncer.

El problema era que se necesitaban dosis demasiado altas para que surtieran efecto que, de administrarse a humanos, habrían sido mortales. Los investigadores rediseñaron mediante ingeniería química el éxtasis eliminando algunos átomos y sustituyéndolos por otros.

En entrevista con el Daily Telegraph, el profesor John Gordon, de la Universidad de Birmingham, dijo "Con este nuevo compuesto hemos probado que podemos destruir el 100% de las células cancerígenas en algunos casos".

Los investigadores piensan que hace las células "un poco más resbalosas", y éstas pueden romper la membrana y matar a la célula tumoral. Además, los científicos señalan que las células cancerígenas son más susceptibles a ese efecto que las sanas."Todo esto se ha hecho en un tubo de ensayo y puede ser diferente en el paciente, pero de momento es muy fascinante", aseguró.

Gordon líder de la investigación, se mostró entusiasmado por los resultados: “este es un paso importante hacia el uso de las anfetaminas para ayudar a las personas que sufren de cáncer en la sangre”. Pero aclaró que se tardará unos cuántos años más de trabajo en poder aplicar este descubrimiento a los pacientes.

En 2006 una investigación había insinuado que los antidepresivos tipo Prozac, y el éxtasis, de manera colateral por su acción principal sobre el sistema nervioso, un extraño efecto sobre el crecimiento de los cánceres. Al parecer, la droga ejerce una acción moduladora sobre la grasa de la membrana de las células cancerígenas, haciéndolas más susceptibles al control del sistema inmunológico.

El problema detectado en aquel momento fue que sólo con dosis muy altas de éxtasis, incompatibles con la vida humana, se podía lograr un efecto anticancerígeno. Esa variante hizo aumentar en cien veces la eficacia del producto para luchar contra el cáncer. Eso significa que si antes hacían falta 100 gramos de éxtasis para obtener el resultado deseado, ahora con sólo un gramo de producto modificado se logra el mismo efecto.

Breve historia de la droga: de la lista negra I a la lista III tolerada para los investigadores

En 1912, G. Mannish y W. Jacobsohn, trabajando en los Laboratorios Merck en Darmstadt sintetizaron el MDMA de modo accidental.

El hallazgo no fue seguido de estudios farmacológicos, y hasta 1953 el descubrimiento permaneció en el registro de patentes sin ninguna aplicación concreta. Es falso que se ensayara en humanos como anorexígeno, aunque se afirma en multitud de documentos.

La primera comunicación científica sobre efectos fisiológicos en seres humanos es de 1976 y se debe al químico y farmacólogo Alexander Shulgin. Las pastillas de MDMA se grabaron con monogramas distintivos.

En 1985, el MDMA fue prohibido en Estados Unidos, en tanto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo incluyó en la Lista I de psicotrópicos, entre los fármacos sin usos terapéuticos, sólo admisibles en experimentos con animales. Al caer en la prohibición, quedaron interrumpidas varias investigaciones sobre los efectos de esta droga.

Algo que no quedó claro para algunos en la historia de esta droga fue lo drástico de su prohibición, ya que no existían entonces pruebas de efectos nocivos, peligrosos o fatales, siendo la adicción menor que en otros fármacos debido a la baja tolerancia que el cuerpo humano desarrolla a la droga, y siendo la sobredosis algo improbable también.

Se ha rediseñado el Extasis por ingenieríaa genética con resultados positivos

Se le incluyó junto a sustancias como el LSD, heroína, cocaína y otras con riesgos altamente demostrados. Se dijo que detrás de esta prohibición existían intereses económicos de grandes compañías farmacéuticas fabricantes de antidepresivos y otras sustancias legales que no tenían competencia con los resultados del MDMA. Sumado a esto, estaban las investigaciones hechas por algunos profesionales con resultados altamente satisfactorios en el tratamiento de algunos traumas psicológicos y problemas de pareja.

Los efectos que supuestamente justificaban su prohibición, para la que la DEA utilizó un mecanismo de excepción, ya que no debía demostrar su peligrosidad a priori, aún siguen siendo cuestionados y no han podido ser demostrados en un uso no abusivo en seres humanos. La prohibición impidió que se realizaran estudios con dicha droga, y más del 95% de los realizados se basan en experimentación con otros animales, cuyos resultados no son aplicables al ser humano.

Otro problema vinculado a la historia de esta sustancia es que uno de los estudios conducidos con primates por el doctor Ricaurte confundió y administró erróneamente dosis mortales de metanfetamina a los animales en lugar de la MDMA, y extrajo conclusiones y publicó las mismas sin conocer su tremendo error.

Esos estudios, que pretendían ser determinantes en la toxicidad del MDMA, resultaron ampliamente publicitados, pero no así la posterior rectificación pública y anulación de dichos resultados, cuando se descubrió que el estudio carecía de toda validez.

El MDMA alcanzó su auge de consumo ilegal entre la población más joven en los años 90, en los que emergió como algo novedoso, desligado de la figura del yonqui (apelación de adicto de los años 70 y 80). Sin embargo, no es exclusivamente el único contexto "lúdico" en que se consume esta droga.

Se consideró como sustancia ilegal de forma automática al estar incluida en distintos convenios indicativos entre los que destacan la citada Lista I anexa al Convenio único de las Naciones Unidas de 1961 y el Convenio de Viena de 1971, por lo que se le aplica la regulación específica en todos los países donde se hayan ratificado tales convenios.

En el 2004, la DEA otorgó, con reticencias, las primeras licencias para adquirir esta sustancia legalmente con fines de investigación. Los representantes de la clase médica que participan en estos ensayos se manifestaron en favor de modificar el estatus legal del MDMA, y propusieron que se le retirara de la Lista I e incluirlo en la Lista III de psicotrópicos.

En el 2006 como hemos dicho se rompió el tabú negativo de investigación sobre los psicotrópicos y  al finalizar el 2010 un grupo de científicos británicos, en colaboración con colegas australianos, se se han dedicado a modificar la molécula original con técnicas de ingeniería química.

David Grant, científico de la ONG Investigación en Leucemia y Linfoma, dijo a la BBC que “la posibilidad de luchar contra el cáncer de sangre con una medicación derivada del éxtasis es una propuesta muy interesante. Muchos tipos de linfoma siguen siendo difíciles de tratar y se necesitan desesperadamente medicinas que no sean tóxicas y tengan pocos efectos secundarios”.

El camino por recorrer aún es largo y por eso los científicos han insistido en no crear falsas expectativas en los pacientes. Hasta ahora el potencial del éxtasis modificado como terapia oncológica sólo se ha demostrado en el laboratorio. El paso siguiente es diseñar evaluaciones en animales para seguir con ensayos clínicos en humanos.

Julie Sharp, de la organización Cancer Research UK, enfatizó que el MDMA es una droga no muy segura y la búsqueda de versiones más seguras debe continuar: “aunque las tasas de sobrevivir a las leucemias han mejorado considerablemente en los últimos 30 años, todavía son necesarios nuevos tratamientos más efectivos”.

La verdad es que el MDMA está más extendido de lo que se cree o se dice. Lo toma bastante gente corriente sin que haya noticias de accidentes letales o desagradables. Quizá lo que quieren los adictos al MDMA que no son los típicos “yonkis” es evadirse de la realidad y vivir un poco en las nubes. Pero a veces tiene efectos espasmódicos y no deseados. Por otra parte hay que pensar que si la OMS la clasificó en la lista negra sería por algo quizás un poco fuera de tono pero real.

Hoy se ha constituido en una esperanza para determinados tipos de cancer y las revistas y todos los medios británicos la han puesto de moda con lo que puede ser que la venta suba y el costo también. La gente tiene fe en los estudios universitarios que al cabo de los años siempre terminan en algo real.

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1770 noticias)
Visitas:
4778
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.