Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Franco Mc escriba una noticia?

La Brea y Pariñas; un largo litigio hasta el Laudo de Paris

11/07/2010 19:44 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La historia del manejo político alrededor del petróleo peruano durante las primeras décadas del siglo XX

En 1890 se había establecido en la zona petrolera de negritos denominada La Brea Y Pariñas, la London Pacific Petroleum Company para explotar dichos yacimientos petrolíficos. La London Pacific tomó en arrendamiento dichas zona a don William Keswick, quien tenía todos los derechos de propiedad sobre tan importante zona. Según la legislación de Minas entonces vigente, los que explotaban el petróleo debía de pagar al Estado un impuesto de treinta soles por pertenencia que explotaran (se llamaba pertenencia a una extensión de 200mts. X 200mts.o sea 40 000 mts cuadrados).

De acuerdo con la medición hecha por el juez de Paita en 1888, por orden del gobierno, dichos campos petroleros abarcan diez pertenencias y fueron inscritos con esa extensión en el padrón General de Minas, y como el impuesto por pertenencia era de 30 soles. La London Pacific estaba obligada a pagar el Estado un impuesto anual de trescientos soles por las diez pertenencias, como efectivamente lo hacia.

Durante el gobierno del Sr. Leguia (1908 – 1912) teniendo noticia el Ministro de Fomento de entonces Julio Ego Aguirre, que la medición hecha por el juez de Paita no se ajustaba a la verdad, ordenó por Resolución Suprema de 31 de marzo de 1911, se hiciera una nueva medición (remensura) de dicho campo.

Don William Keswick, como propietario de la mina, presento sus reclamos oponiéndose a la nueva medición ordenada. Los organismos de minería se propiciaron en contra de los reclamos de Keswick, originándose un pleito que fue llevado a la Corte suprema de la República, y el Fiscal de dicha corte, José Antonio Lavalle, se pronunció porque procedía la remensura (3 de julio de 1912): Keswick continuó en sus reclamos los cuales fueron desechados por los Tribunales de justicia, y en vista de tales resoluciones, La junta del Gobierno del Gral. Benavides ordenó hacer la anunciada remensura: Realizada la medición por los ingenieros del Cuerpo de Ingenieros de Minas en el fundo “La Brea y Pariñas”, obtuvieron una existencia de 41, 614 pertenencias en donde el juez de Paita había encontrado sólo diez.

Ante el informe del Cuerpo de Ingenieros de Minas, el presidente Benavides ordenó por Resolución Suprema de 15 de marzo de 1915, la inscripción de las 41, 614 pertenencias en el Padrón General de Minas, ordenándose el pago de 1’248, 420 soles en vez de 300 que hasta entonces se había venido pagando.

Ni el propietario de mina Keswick, ni el arrendatario, London Pacific, aceptaron la Resolución y unieron a sus protestas el reclamo diplomático. El 14 de abril de 1915 el gobierno rechazó tal pedido de derogatoria. En 1914 fallece Keswick y la London Pacific es comprada por la International Petroleum Company con sede en Toronto, Canadá subsidiaria de la gran empresa Standard Oil de New Jersey.

Inaugurando su gobierno el Sr. Pardo y Barreda se iniciaron negociaciones directas entre los propietarios (hijos de Keswick) y arrendatarios de dichos yacimientos con el gobierno. Después de estas negociaciones, El estado alcanzó al Legislativo el proyecto que se establecía que durante cincuenta años, a partir del primero de enero del 1915 se abonaría al Estado treinta soles por pertenencia en explotación y 75 centavos por la que no se explotaran, pero la Cámara de Diputados terminó por aprobar una ley en la que se autorizaba al Estado someter el litigio a arbitraje internacional recomendando que el tribunal arbitral fuera de la Haya. Esta ley fue promulgada el 26 de diciembre de 1918. El gobierno inglés y los interesados la aceptaron, pero el gobierno del Dr. Pardo llegaba a su fin.

Al establecerse el gobierno del Sr. Leguia (1919), se iniciaron conferencias entre el Ministro de Reclamos del Perú Dr. Meliton Porras y el Representante de la Gran Bretaña en Lima con el objeto de preparar las bases del arbitraje.

En 1921 fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores el Dr. Salomón Osorio, acordando las dos partes litigantes que el Tribunal no fuera de La Haya sino uno que estaría formado por el Presidente de la Corte Federal De Suiza y dos personas nombradas en calidad de árbitros por cada una de las partes. Luego el 2 de marzo de 1922, El Ministro Alberto Salomón y el representante inglés en Lima Mr. Grandt Duff, firmaron un convenio transaccional para dar solución al conflicto, convenio por el cual el Perú aceptaba totalmente los puntos de vistas de los Propietarios de La Brea y Pariñas. Este convenio fue elevado al Tribunal arbitral, que reunido en Paris el 24 de abril del mismo año, lo aprobó como laudo que obligaba a las dos partes. El Tribunal pues no falló sobre la cuestión, sino sólo aprobó un acuerdo celebrado por las partes litigantes.

Por este laudo se dispuso:

a) Que la propiedad denominada La Brea Y Pariñas comprendía 41, 614 pertenencias de 400 m2 cada una.

b) Que los propietarios e y arrendatarios de La Brea y Pariñas abonarían al estado peruano durante un periodo de 50 años, a partir del 1 de marzo del 1922, en razón de toda contribución e impuesto por la explotación de petróleo, 30 soles al año por pertenencia en trabajo de extracción o perforación, un sol al año por cada pertenencia que no se hallare en trabajo al tiempo de pago; las pertenencias que dejaría de ser explotadas o perforadas pasarían al poder del Estado.

c) Como único otro impuesto los propietarios de y arrendatarios de La Brea y Pariñas pagaría al Estado Peruano el impuesto de exportación de ese entonces existente, el que no podía ser aumentado por un periodo de 20 años.

d) Por concepto de todo pago de contribución adeudada al Estado, el propietario de la Brea y Pariñas pagaba al gobierno peruano la cantidad de un millón de dólares.

El acuerdo Salomón - Duff, sancionado por los árbitros, es uno de los convenios más lesivos para los intereses de Perú. El gobierno peruano se despojaba de os grandes beneficios que legítimamente le correspondía como país poseedor de una importante riqueza del petróleo: renunciaba durante 50 años apercibir el producto del impuesto que según la ley deben pagar a las compañías que se dedican a la explotación del petróleo; entre ellos el más importante el llamado “canon de petróleo”.


Sobre esta noticia

Autor:
Franco Mc (80 noticias)
Visitas:
25826
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Willy (10/05/2012)

Cada ves que que leo una noticia asi no hace mas que confirmar que los peruanos siempre trabajamos a perdida sobre todo porque los que nos gobiernan siempre buscan su propio interes y no de los ciudadanos por eso estamos jodidos ojala que esto cambie pronto