Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Gomes escriba una noticia?

BUDA MAITREYA: REEDUCANDO LA MENTE Y POLARIZANDO positivamente los estados mentales

06/09/2022 13:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En forma natural la compasión nos introduce en el estado interno de la Paz Plena e Iluminación

Extracto del libro:

 

La realidad de la felicidad y del sufrimiento no depende de causas externas, es inherente a la naturaleza de los estados mentales. Es por esta razón que la reeducación de la mente permite disminuir los momentos de dolor y sufrimiento y reemplazarlos por felicidad y ecuanimidad.

 

Para hacer esto posible es necesario seguir una rutina de autodisciplina, y para poder aplicar la misma es necesario poseer la comprensión correcta acerca de la naturaleza del Yo y de la mente.

 

Existen actos egoístas y actos inegoístas de compasión pura. Los primeros siempre van asociados a las distintas variaciones del sufrimiento, mientras que los segundos nos permiten alegría y la expansión de la mente hacia todo el universo.

 

Todo estado de felicidad depende de una interacción entre los unos y los otros, junto con el ambiente que nos rodea. La compasión permite que veamos bondad en todos los seres y que éstos se sientan favorecidos y bendecidos por nuestros actos hacia ellos.

 

De forma que para vivir felices la condición clave es que practiquemos amor desinteresado hacia los otros que nos rodean. Esto asimismo, nos libera de los pensamientos contaminados por el egoísmo, los celos, el odio y la ira.

 

En forma natural la compasión nos introduce en el estado interno de la paz plena de mente.

 

Puede decirse que hacer la elección correcta de desarrollar internamente la compasión es un egoísmo inteligente, dado que permitirá la expansión mental y nos liberará de numerosos pensamientos y estados negativos.

 

Pueden ser amorosos o violentos hacia nosotros, pero ambas naturalezas de los seres sintientes obtendrán de nuestra mente la misma ecuanimidad de compasión.

 

Todas las personas somos semejantes, en el sentido de poseer el mismo potencial para la bondad y la felicidad, como para la maldad y el sufrimiento. Mediante la práctica de la compasión podemos siempre aumentar los aspectos positivos y disminuir los negativos de nuestro interno mental.

 

Estas prácticas de autocontrol para reeducar la mente, tanto pueden ser practicadas por creyentes como por ateos. Lo que se requiere es la correcta comprensión acerca del valor de la compasión y su efecto para transformar nuestras vidas.

 

Debemos analizar y reflexionar profundamente acerca de nuestro potencial para lo bueno y para lo malo, y saber así elegir el camino que más nos favorezca.

 

Cuando pensamos egoístamente nos aislamos de los seres que nos rodean, experimentamos miedo, ansiedad, y desarrollamos malos pensamientos hacia el prójimo, nos volvemos más violentos, tanto interna como externamente.

 

En cambio, cuando somos capaces de pensar en los otros y realizar acciones que los favorezcan, los demás también se sienten comprometidos con una corriente de sana empatía.

 

Pensar en servir a los otros primero, permite que desarrollemos el máximo de nuestro propio potencial y en esto, nos ayudan de diversas formas los que nos rodean, porque reciben también beneficios de éste desarrollo personal.

 

Es por esto que las acciones inegoístas, pueden ser consideradas como de un egoísmo inteligente, cuando han sido cabalmente razonadas y comprendidas.

 

En esta última actitud no se actúa ya sólo por amor, sino por conocimiento. Pero, desde luego, la acción debe contener el espíritu del desinterés por el fruto de la misma, de otro modo se trataría de otra acción puramente egoísta enmascarada.

 

Es común que las personas que siguen una disciplina espiritual realicen acciones compasivas por interés en su propio beneficio y no sean acciones verdaderamente desinteresadas en beneficio de todos los demás seres.

 

Esto se puede deshacer mediante la meditación de reflexión y no la de introspección. Para la correcta actitud interna hace falta no sólo la concentración y la meditación, sino también la correcta comprensión de la intencionalidad de los propios actos, mediante la autorreflexión.

 

No es necesario practicar religión para hacer esto. Dentro de la compasión existe el respeto natural hacia todas las formas de pensamiento y creencias.

 

         Un ateo no compasivo atacará todas las religiones porque no acepta ideologías que sean diferentes a la suya. En esto demuestra lo limitado que es su estado mental y lo dominado que se encuentra por distintos modos de violencia.

 

En general la ausencia de correcta compasión es sinónimo de egoísmo, odio, ira y violencia, en todos sus grados y potencialidades.

 

Toda persona falta de compasión hacia todos los seres y que no los respeta por igual, se aproxima peligrosamente a las distintas formas del fundamentalismo de mente y de acciones.

 

 

 

 

 

VISITE WIKIYOGA

 

WEB

BUDJO.MAITREYA@GMAIL.COM


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Gomes (97 noticias)
Visitas:
5522
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.