Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Manuel Penella escriba una noticia?

La caída de Ruiz-Gallardón

24/09/2014 14:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El presidente Rajoy resolvió finalmente retirar la ley antiabortista, dejando tirado a su ministro de Justicia. Oigo decir que, hechos los cálculos, el señor Arriola llegó a la conclusión de que su promulgación saldría demasiado cara en términos electorales y que el presidente se ha atenido a sus sabios consejos. Por lo visto, el PP considera más llevadera la ira de los votantes estafados que el retrato de trazo predemocrático que se proyectaría sobre las conciencias, peor incluso que la mala impresión producida por el frenazo, propio de una torpísima conducción. Resulta intrigante la cuestión de por qué se metió el PP en semejante callejón sin salida a sabiendas de que su extremoso proyecto de ley solo podía ser del agrado de una minoría. ¿Por qué lo planteó, por qué jaleó a esta minoría? ¿Cómo pudo atreverse a llamar asesinos a quienes no consideramos ni remotamente válidos los planteamientos que empleaba para arrastrarnos por su cuenta y riesgo a las coordenadas de los años cincuenta del pasado siglo? Ahora habrá quien le acuse de asesino precisamente, por dejar la ley como está, al parecer con un solo retoque, para impedir que las menores de edad puedan abortar sin el consentimiento de sus padres. Por mi parte, creo que el frenazo de Rajoy y la caída de Ruiz-Gallardón no son meras anécdotas preelectorales. El ala neoconservadora del PP, tan arrogante en el punto de partida, tan decidida a imponernos su dogmática doctrina, ha sufrido una lección severísima. Si querían imitar al Reagan de la Moral Majority y a la victoriana señora Thatcher, imponiéndonos una versión española sumamente ofensiva para los derechos de la mujer, el tiro les ha salido por la culata. Esta sociedad no está para tales bollos. Ya dije alguna vez que era un error confundir a este país con la América profunda.

El capitalismo salvaje, esencialmente inmoral, no puede funcionar en seco, por lo que sus promotores han dado siempre, desde los años setenta del siglo XX, una gran importancia a los resortes religiosos o pseudoreligiosos, como parte del titánico esfuerzo por acabar con todo rastro de progresismo. Envalentonados por la desenvoltura de los neoconservadores de otras latitudes y por la mayoría absoluta, los redactores del anteproyecto de Ruiz-Gallardón se han dado de bruces con la realidad. A estas alturas el modelo adoptado, esa suma de capitalismo salvaje y neoconservadurismo, como cosa sectaria y tramposa, solo puede inspirar repugnancia a las personas sensatas.


Sobre esta noticia

Autor:
Manuel Penella (210 noticias)
Fuente:
incursionesintempestivas.blogspot.com
Visitas:
2692
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.