Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carivano escriba una noticia?

Caminando de la mano con la esperanza

25/02/2012 20:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Qué hará la sociedad y los gobiernos con esta necesidad imperante de los desvalidos, quién en verdad los socorrera y amparará, cuándo comenzará ese apoyo, dónde es el lugar para ellos ir y no pedir, y por qué no hay corazones dispuestos

Carivano - Entrevistador

Entrevista con un héroe llamado Adán Torres González

El Universo es muy sabio, nos envía señales que están frente a nuestros ojos pero que en la mayoría de las veces no distinguimos.

Siempre tenemos alguna queja, no hay luz, quitaron el agua, que inseguridad tan grande, que problemas con el transporte y pare de contar, parece que tenemos un límite y ese límite es terminar quejándonos. Sin embargo para otros la queja se ha ahogado en sus gargantas y sea transformado en combustible para la acción y la esperanza.

La inmensa mayoría de nosotros logramos salir adelante con el común esfuerzo que debemos realizar para sobrevivir en la jungla de concreto llamada ciudad, en las que existen héroes que caminan a nuestro lado como señales divinas caídas del cielo, pero, que no vemos.

Nuestro esfuerzo y trabajo siempre nos parece el mejor y el mayor, pero poco sabemos de la voluntad y el trabajo de los demás.

Estamos demasiado ensimismados con nuestros propios problemas y trivialidad, necesidades como para ver los del vecino. Pero cual es la preocupación de estos verdaderos héroes y luchadores que a diario miramos por las calles pero no vemos.

Hay un héroe que se llama Adán Torres González tiene 46 años de edad, él camina sin tener una razón científica que nos explique como lo hace, su mayor preocupación es solo esa, poder caminar todos los días. Es impresionante como Adán se nutre de la esperanza, con una esplendida sonrisa y una alegría que solo puede venir de una fuerza superior. Todos los días abre sus ojos al mundo convencido de que hoy también lo lograra y es que no existe para el nada que lo pueda detener en su camino de esperanza.

¿Adán como sobrevives a diario?

R.- Bueno Dios me ayuda, siempre le pido que me ayude y sé que lo hace, yo me porto bien para que él me ayude.

¿Pero, que cosas haces para poder sobrevivir?

R.- Bueno yo salgo todos los días a pedir en la plaza Bolívar de San Cristóbal, ahí algo me dan, no es mucho pero me sirve.

¿Dónde vives Adán?

R.- Vivo en un barrio que llaman el Paraíso, pero que no tiene nada de eso, es más bien un infierno, el rancho en el que vivo esta cerca de un bar y no dejan dormir por las noches. Pero yo me hago el loco para poder dormir. El otro dia les reclame por el escandalo y me dijeron que me iban a matar si les reclamaba otra vez. Ve, no es un paraíso es un infierno.

¿Y con quien vives?

R.- vivo con un sobrino

¿Ya, y que hace tu sobrino, él te ayuda?

R.- Nada, él es pobre igual que yo, el sale hacer sus cosas para sobrevivir también, como me va ayudar, él es pobre.

¿Adán y tus padres dónde están?

R.- Mi padre no lo se, aunque vive en el mismo barrio y mi mamá esta ciega y vive con unas hermanas en Coro.

¿Pero tienes contacto con ella y tus hermanas?

R.- No ellas no me quieren, bueno pobrecitas ellas son pobres y no me pueden ayudar si yo tuviera una casita y un trabajito las ayudaría y me traería a mi mama para ver de ella.

Según nos cuenta Adán en esta entrevista, su mama se separo de su padre cuando él estaba pequeño, luego se fue con sus hijas a vivir en la ciudad de Coro en el estado Falcón, ahí ellas ven de su mama. Su padre a pesar de vivir en el mismo barrio, jamás se ha ocupado de él y tampoco le interesa. La malformación que tiene es tan grave que en cualquier momento ya no podrá volver a pararse y caminar.

A pesar de vivir con un sobrino a veces es muy difícil llegar desde el centro de la ciudad hasta el barrio en el que vive, el cual es uno de los más pobres y peligrosos de la ciudad.

¿Con lo que te dan las personas compras tu comida?

R.- Bueno, yo voy todos los días a comer al Comedor Popular, ahí me dan el almuercito, ve, y eso me ayuda.

Adán nos cuenta que todos los días va a comer al Comedor Popular Monseñor Sanmiguel un programa de alimentación gratuita que dirige el Instituto Nacional de Nutrición.

¿Es decir, que vas ahí todos los días a almorzar, y que tal, es bueno?

R.- Huy si es fino, calidad, ahí lo atienden a uno muy bien y tengo muchos amigos y hablo con la gente, a veces cuando se me olvida la cucharilla ellos me prestan los cubiertos y si me queda hambre voy y le digo a la licenciada y ella me da otro poquito. Fino es calidad el comedor.

¿Y desayunas en tu casa?

R.- Si yo caliento un poquito de agua y le coloco algo de dulce y me la tomo ve, y así no salgo sin nada caliente en el estomago.

¿Desayunas con agua caliente, quieres decir que ese es tu desayuno?

"Quejarse es el oficio de los imprudentes delante de Dios" Laab Akaakad

R.- Si ese es mi primer desayuno ve, después alguien a lo mejor me regala algo en la calle y como algo más, el otro dia una señora me llevo un jugo de pera de medio litro y una empanada, ve Dios me ayuda.

¿Adán y todos los días alguien te regala algo para comer?

R.- No, todos los días no, pero a veces pasa alguien que lo ve a uno y va y le trae algo de comer

¿Adán tu naciste con esa mal formación?

R.- No, yo no nací así, hace años en el barrio me agarraron los malandros y me molieron a golpes y me dejaron así.

¿Pero porque te hicieron eso?

R.- Bueno porque los malandros cuando están drogados hacen eso.

¿Cuando te llevaron al medico que te dijo, porque no te operaron?

Adán se ríe de mi pregunta, y responde:

R.- jejeje quien me iba a llevar al hospital, yo mismo me cure en el rancho pero no me pude enderezar los pies, por eso los tengo doblados pa arriba vio.

¿Adán, siempre estas sonriendo, por qué sonríes?

R.- Porque la vida es bonita y uno tiene que esperar que la esperanza lo va ayudar a uno.

¿Y qué es para ti la esperanza?

R.- Pues Dios, quien más va ser.

¿Adan y que esperas de la vida en el futuro?

R.- Huy, a lo mejor la esperanza me va ayudar y si usted pone esto que me esta preguntando ahí en el periódico ese de seguro el gobierno me va ayudar.

1330220132643-Ad_n_2.jpg

Sus palabras me conmovieron, le respondí: Claro lo pondré, te lo prometo, pero dime.

¿Qué ayuda pedirías y a quien?

R.- Bueno al Presidente de la república que me ayude, le pido trabajo yo se hacer algunas cosas, podría cuidar la puerta de la escuela ve, y con ese trabajito me ayudaría y me traería a mi mamita y vería de ella.

¿Y no quieres que te operen esa malformación para que puedas caminar bien?

R.- Claro, que me ayuden a operarme si me operan me pueden dar un trabajito ve, y yo se como cuidar bien la puerta de una escuela, y también puedo cuidar carros ve, esos son trabajos que uno sabe hacer ve.

Adán se siente entusiasmado por todas las preguntas que le hago y me dice muy contentó:

- Mire porque no pide que me den una casita en otro lugar que no sea ese barrio.

Claro Adán, pondré eso que quieres, una casita como lo estas diciendo.

Adán es pura risa, habla y habla a pesar que el cansancio y agotamiento por el esfuerzo de caminar se refleja en su rostro.

¿Adán que mensaje les envías a las personas que viven quejándose?

R.- No, que no hay que quejarse, que no tomen miche ni drogas porque eso es malo ve, fíjese los malandros toman miche y drogas y son malos, ve como me jodieron. Que no se dejen joder porque esa gente es mala.

¿Adán si alguien quiere ayudarte, donde te puede buscar?

R.- Me pueden buscar en la Plaza Bolívar y aquí en el Comedor Popular que es donde me la paso, ponga la dirección de aquí del comedor, ahí en eso que esta escribiendo y que me traigan la ayuda aquí y si no estoy que me dejen dicho con los que trabajan aquí donde tengo que ir que yo voy, ve.

A lo que respondí, claro Adán por supuesto que si con todo gusto lo hare. Nuestra singular entrevista termino entre sonrisas y más sonrisas, entre la impotencia de quienes quisiéramos poder hacer muchas cosas por Adán, junto a la tristeza reflejada en su mirada y la alegría que transmite su eterna sonrisa.

Adán es un ejemplo para mí, verle caminar con tanto esfuerzo y mantener siempre una sonrisa es una clara señal de que DIOS nos envía señales y debemos tomarlas en cuenta.

Hombres como Adán caminan junto a nosotros todos los días pero no los vemos, sin embargo su sola existencia en tan terribles circunstancias. Son la autentica y clara manifestación de fe y esperanza que nos debe motivar a trabajar por un mundo y un futuro mejor para esos miles de hombres y mujeres que como él sonríen sin echarle culpas a nadie.

Cuando veo sonreír a Adán, me digo, sin duda esa es la sonrisa de la paz, de la fe, de la esperanza. En su honor guardo mi llanto en mi corazón, por él solo voy a sonreír.

Hasta la próxima

Carivano.


Sobre esta noticia

Autor:
Carivano (77 noticias)
Visitas:
3656
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.