Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Los científicos rusos y americanos con su tecnología militarista, juegan a la ruleta rusa con el mundo:¿hasta cuándo?

05/12/2014 04:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Robots con cerebro humano podrían amenazar la existencia de los humanos, porque son capaces de tirar a matar a culquier persona y no saben distinguir los uniformes de la ropa de los civiles

 

Robots con cerebros humanos podrían amenazar la existencia de la humanidad

Uno de los intereses fundamentales de DARPA (Invenciones Militares del Pentágono Norteamericano) en la robótica es el Avatar que permita el desarrollo de super-soldados, por lo que ha dejado 7 millones de dólares en su presupuesto para desarrrollar interfaces y algoritmos que permitan a un soldado ser el socio eficiente de una máquina con dos piernas, semi-autónoma, y que actúe como el servidor del soldado.

Ya se han vendido robots autónomos equipados con armas Taser a los departamentos de policía de EEUU. La empresa iRobot de Massachussetts fabrica PackBot que es capaz de transportar armas letales. Si bien es cierto que empezaron a implementarse en las misiones militares en Irak y Afganistán, también son empleados ahora en los departamentos de polícia locales.

El Laboratorio de Investigación Naval de EE.UU. fabricó el SAFFIR, un robot humanoide que puede interactuar con humanos con un sistema de respuesta basado en el lenguaje y que dispara armas. Las cinco normas del padre e la robótica Isaac Asimov es irrespetada por los nuevos sabios.

La visión de máquinas robóticas que puedan salir, por ejemplo, a la caza de humanos se convierte en una cercana realidad ya que estos humanoides mecanizados irán armados, serán autónomos e irán equipados con sensores que permitan detectar la respiración humana y las ondas de radio emitidas por el corazón humano.

Según DARPA (financiada por el Pentágono) los nuevos robots son necesarios en misiones de rescate y misiones policiales en el tercer mundo y también podrían ser empleados en desastres naturales o no naturales.

Es una realidad que las maquinas se están convirtiendo en un verdadero peligro para la humanidad. La tecnología ya forma parte indispensable de nuestras vidas, incluso hasta el punto de una dependencia total a sus sistemas. Recientemente la Santa Religión de la Ciencia demostró que incluso los robots pueden ser conscientes de sí mismos. Los científicos, con un desprecio total por la vida humana, intentan que los robots  sean capaces de aprender algo acerca de sí mismos, y que  sean conscientes de cómo su presencia afectan a su entorno.

Ahora la nueva generación de robots actuarán y pensarán como los humanos. El objetivo del proyecto de DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency), del  Pentágono, es crear robots que sean controlados por un cerebro vivo. El Departamento de Defensa informó que la construcción de robots con cerebros “reales” están casi terminados. Según la revista National Defense, el programa de “Inteligencia Física” es una iniciativa de investigación y desarrollo que se puso en marcha en 2010 con el fin de “comprender la inteligencia como un fenómeno físico pudiendo hacer la primera demostración de este principio en los sistemas electrónicos y químicos”.

El Pentágono y la “maquina” que piensa como un cerebro humano

Un equipo de investigadores financiado por el Pentágono ha construido una curiosa máquina que permite a los robots actuar de forma independiente. A diferencia de los sistemas de inteligencia artificial tradicionales que se basan en la programación de computadoras convencionales, “éste innovador sistema permite que “piense” como un verdadero cerebro humano“, dijo James K. Gimzewski, profesor de química en la Universidad de California, Los Ángeles.

Gimsewski es un miembro del equipo que ha estado trabajando bajo la financiación de DARPA en el programa llamado “inteligencia física”. Esta tecnología es el punto de inflexión para permitir totalmente que los robots sean realmente autónomos. Según dijo Gimzewski durante una conferencia organizada por Technolink:

“Este proyecto no utiliza un hardware de serie con un circuito integrado. El dispositivo de seguridad que su equipo ha sido capaz de construir, tiene laindependencia de funcionar sin ser programado como un robot tradicional que lleva a cabo acciones similares a los humanos”, dijo Gimzewski.

Pero las sorpresas de este dispositivo no acaban aquí, lo que diferencia a este nuevo dispositivo de la tecnología actual disponible es que no tiene cables interconectados a nano-escala que llevan a cabo miles de millones de conexiones como un cerebro humano, sino que es capaz de recordar toda la información, cada conexión es una sinapsis sintética. Entrando en detalles, una sinapsis es lo que permite que una neurona pase una señal eléctrica o química a otra célula. Debido a que su estructura es tan compleja, los proyectos de inteligencia artificial no han sido capaces de emular, hasta ahora. Uno de estos dispositivos de “inteligencia física” no requiere de ningún controlador humano. Los responsables del proyecto dicen que las aplicaciones de esta tecnología con fines militares serían para un futuro lejano. Un avión, por ejemplo, sería capaz de aprender, explorar el terreno y trabajar en su investigación del medio ambiente sin intervención humana. Estas máquinas serían capaces de procesar la información de manera que sería inimaginable con las computadoras actuales.

¿El fin de la libertad humana?

Numerosos expertos han advertido que los robots con inteligencia propia se están desarrollando actualmente en el nombre de “la ayuda humanitaria”, pero su objetivo es que serán utilizados para matar, ya sea soldados enemigos o supuestos terroristas. Noel Sharkey, profesor de inteligencia artificial y robótica en la Universidad de Sheffield en Yorkshire, Inglaterra, ha advertido en repetidas ocasiones que los robots se están desarrollando actualmente bajo los auspicios del Pentágono, que finalmente se utilizarán para disparae para matar.

“Por supuesto, si se esta tecnología se utiliza para el combate, matarán a civiles, ya que no serán capaces de discriminar entre civiles y soldados”, dijo Sharkey.

Robots con cerebros humanos Robots con cerebros humanos podrían amenazar la existencia de la humanidad

En meses pasados, el teniente coronel Douglas Pryerel, premiado escritor militar y ex oficial de inteligencia, escribió un pequeño artículo alertando de la amenaza planteada por los implacables “robots asesinos” que se utilizarán para destruir y masacrar blancos humanos una vez que esta tecnología esté a punto. En un informe de 50 páginas publicado el año pasado, Human Rights Watch (Organización de Derechos Humanos) también advirtió que los robots artificialmente inteligentes en el campo de batalla serán inevitablemente causantes de crímenes de guerra. El año pasado, expertos de la prestigiosa Universidad de Cambridge anunciaron un proyecto para llevar a cabo la investigación sobre los “riesgos de la extinción” que se plantea a la humanidad debido a la creación de robots artificialmente inteligentes. Los aviones no tripulados (drones) desarrollados para la supuesta “caza de terroristas” y para otros fines de “seguridad nacional” así como vehículos aéreos no tripulados arrebatarán la libertad de los seres humanos.

Pero el Pentágono, preocupado por la opinión pública que está en contra de esta tecnología armamentística emitó nuevas normas para el uso de las armas robóticas:

“Los sistemas de armas autónomas y semi-autónomas deberán estar diseñadas para permitir a comandantes y operadores ejercer niveles adecuados de juicio humano sobre el uso de la fuerza”. En resumen, el documento dice que las armas autónomas deberán completar los compromisos en un plazo compatible con el comandante y las intenciones del operador, y si no pueden hacerlo, deberán terminar la misión o solicitar la intervención del operador humano adicional para continuar su objetivo.

Todo apunta a que la última creación robótica de DARPA es un escalón más a los temores sobre la “rebelión de las máquinas”, que muchas personas dicen que fue la  profeciadel cineasta James Cameron en su impresionante película “Terminator”

La inventiva de los militares de todas las nacionalidades para ganar guerras ha ido ya demasido lejos amenazando la existencia del hombre sobre el planeta tierra

Pero a los científicos, financiados por e Pentágono o por Moscú no les

basta con robots de rostro humano el portal Before It's News', da cuenta de cinco experimentos que podrían haber llevado al fin del mundo y se incluyen algunos en que tambien ha intervenido lRuisia:

1. El pozo superprofundo de Kola

El pozo superprofundo de la península de Kola se encuentra en la zona del círculo polar ártico, en la parte más noroccidental de Rusia, y es el orificio más profundo excavado en la Tierra. Los científicos soviéticos iniciaron la perforación del pozo en 1970 y en 1989 alcanzaron el nivel de 12.262 metros.

El propósito era perforar completamente la corteza y llegar a la capa superior del manto terrestre, pero no tenían ni idea de que lo que podría ocurrir. Sin embargo, los temores de terremotos a gran escala o la aparición de los demonios del infierno resultaron infundados.

  

Los trabajos en el proyecto fueron suspendidos debido a que en la profundidad alcanzada la temperatura llegaba a los 177 grados centígrados, por lo que fluía continuamente una masa de fango e hidrógeno que impedía a los científicos aumentar la profundidad de la perforación.

2. Ensayo nuclear Trinidad.

La prueba nuclear Trinidad formaba parte del programa estadounidense Proyecto Manhattan para desarrollar armas nucleares. Esta prueba se llevó a cabo el 16 de julio de 1945 y fue la primera explosión en el mundo de un dispositivo atómico.

  

El desarrollo inicial de las armas de nueva generación fue suspendido temporalmente por los temores del científico Edward Teller, que participó en el proyecto. Teller suponía que la detonación de una bomba hecha de plutonio podría provocar una reacción química con la implicación de nitrógeno, que en teoría podría dar lugar a la inflamación incontrolada de la atmósfera de la Tierra.

Sin embargo, los cálculos mostraron que este resultado era muy poco probable, por lo que el trabajo continuó. La denotación de Trinidad fue equivalente a la explosión de alrededor de 20 kilotones de TNT, dando lugar al comienzo de la era de atómica. La explosión recordó al autor del proyecto, Robert Oppenheimer, el sagrado manuscrito hindú: "Ahora soy la muerte, el destructor de mundos".

3. Gran Colisionador de Hadrones

Cuando el 10 de septiembre de 2012 los científicos anunciaron oficialmente la creación del Gran Colisionador de Hadrones, algunos llegaron a creer que este dispositivo daría lugar a la destrucción del mundo.

  

El proyecto de un acelerador de partículas, cuyo costo asciende a 6.000 millones de dólares, surgió para acelerar haces de protones por un túnel de 27 kilómetros de largo con su posterior colisión, que lleva a la formación de agujeros negros microscópicos, que, como se cree, aparecieron inmediatamente después del Big Bang.

Algunos creían que los agujeros negros formados como resultado del experimento seguirán creciendo hasta tragarse la Tierra. Sin embargo, los científicos descartan estos rumores. Como ya se ha calculado, cada agujero negro tiene un límite, después del cual se evapora. Este fenómeno se conoce como 'radiación de Hawking'.

4. Prueba nuclear Starfish Prime

La magnetosfera de la Tierra es una importante capa protectora que contiene partículas cargadas que protegen el medio ambiente de la Tierra de los efectos dañinos del viento solar. ¿Y qué pasaría si una gran bomba nuclear explota en la magnetosfera?

Es lo que EE.UU. quiso averiguar en 1962. Además, el objetivo del experimento era encontrar una manera para poder interceptar ojivas nucleares soviéticas en la órbita espacial. Por lo tanto, llevaron a cabo la explosión de una ojiva termonuclear a una altitud de 400 kilómetros sobre de la isla de Johnston en el océano Pacífico.

 

La explosión con capacidad de 1, 4 megatones fue visible a una distancia de 1.450 kilómetros en las islas de Hawái, donde el pulso electromagnético afectó las líneas de electricidad y el servicio telefónico. Además, en la parte inferior de la órbita de la Tierra se formó un cinturón de radiación artificial, que se mantuvo durante cinco años y afectó a más de un tercio de todos los satélites.

5. El proyecto SETIEste proyecto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre incluye una serie de medidas para detectar y tratar de establecer comunicación con representantes de civilizaciones extraterrestres.

Ya en 1896 Nikola Tesla sugirió que la radio puede ser utilizada para establecer contacto con extraterrestres. En 1899 le pareció que incluso se estaban recibiendo señales desde Marte. En 1924 el Gobierno de Estados Unidos anunció el Día Nacional de la Radio para que durante el periodo del 21 hasta 23 de agosto los científicos pudieran buscar frecuencias de radio emitidas desde el Planeta Rojo

Los métodos actuales de investigación en el marco del proyecto SETI incluyen el uso de telescopios terrestres y orbitales, así como grandes conjuntos de radiotelescopios y la computación distribuida. Sin embargo, algunos observan con preocupación estos intentos de acercarse a civilizaciones extraterrestres, porque consideran que podrían atraer atención indeseada hacia nuestro planeta.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1875 noticias)
Visitas:
5092
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.