Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carivano escriba una noticia?

Coexistence, un camino posible entre palestinos e israelitas

28/11/2012 09:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Gandhi: “No hay camino hacia la PAZ, la PAZ es el camino", porque la violencia no lleva a ninguna parte, salvo a la instalación del dolor y la muerte

Con el deseo de llevar a cabo el Encuentro de poetas árabes y judíos en Valparaiso Chile, Myriam Iturra Ampuero, profesora de Historia, de la Universidad de Chile, escritora chilena y Carlos Morales del Coso, escritor y poeta español nos traen;

Coexistence, un camino posible entre palestinos e israelitas

Duele Grecia, duele España, duele Siria, duele el pueblo Saharahuí, duele Palestina y duele Israel. Duele cuando los pueblos que debieran comportarse como hermanos se dejan arrastrar por odios ancestrales, por nacionalismos intolerantes, por razones que se tildan de religiosas, cuando tras ellas pesan más las económicas y de poder.

Myriam Iturra Ampuero, es profesora de Historia, de la Universidad de Chile y reconocida escritora chilena, es además coordinadora del “12º Encuentro de poetas por la coexistencia árabe-israelí Meghar-Valparaíso Octubre 2013”

Carlos Morales es autor, como poeta, de "Palabras de Tierra y Vino" (1982), "S" (1984), "Un rostro en el jardín" (2000), "Il tridente nel giardino" (2000), "El libro del Santo Lapicero" (2000) y "Salmo" (2005). Traducido a varios idiomas, publicó en el año 2003 una de las versiones más celebradas de El Cantar de los Cantares. Como antólogo, ha editado la "Poesía secreta" de Federico Muelas, "El cántio de la Creación", de Carlos de la Rica y "Coexistence", una antología de poetas árabes y hebreos que trabajan por la reconciliación. Como editor, dirige "El toro de barro" (la segunda colección de poesía más antigua de España), los "Cuadernos Sefardíes" (con M. Matitiahu) y la "Biblioteca del Holocausto" (con J.Vandor). Actualmente, codirige con Juan Ramón Mansilla la revista "Hilos de araña". Ha dirigido en TV Toledo el programa "El suelo perdido"

Hace días que me están dando vueltas las palabras más acertadas, para expresar lo que siento frente a las nuevas acciones de violencia, surgidas entre palestinos e israelitas, en torno a la franja de Gaza. En primer lugar vinieron a mi mente las palabras de Gandhi: “No hay camino hacia la PAZ, la PAZ es el camino", porque la violencia no lleva a ninguna parte, salvo a la instalación del dolor y la muerte, que engendra nuevos odios o hace crecer los ya existentes, como una monstruosa metástasis.

Tenía miedo decir algo y herir susceptibilidades de amigos de una u otra nación, pero me ha dado una lección una vez más, esa maravillosa mujer que es Zhivka Baltadzhieva, poeta búlgara, doctora en Filología Eslava y Lingüístca Indoeuropea, residente en Madrid. Una “sobreviviente” como se declara en su poema “Breve historia búlgara” (1), una “hija del valor”, como la llama su amigo, el poeta Carlos Morales.

Breve historia búlgara

Sobrevivimos, sobrevivimos, siempre sobrevivimos

Sobrevivimos a los bizantinos.

Sobrevivimos a los otomanos.

Sobrevivimos a los rusos.

A los fascistas, a los comunistas.

Sobrevivimos a los nuestros,

a los ajenos, a los vuestros.

Dolor con labios de cal y añil

sin sombra.

Sobrevivimos, sobrevivimos, sobrevivimos.

Precedente histórico

Milagro de los milagros

¿A qué más fuerzas

-oscuras y luminosas-

No subsistimos?

Supervivientes, supervivientes, supervivientes:

ni vivos

ni muertos.

Silabea la luna roma:

¡Ni muertos!

Ni muertos siquiera

para albergar esperanzas

de resucitar.

Zhivka, con toda la perfección e inmensidad de su poesía nos ha dejado estas simples palabras:

ME DUELE GAZA ME DUELE iSRAEL

ME DUELE iSRAEL ME DUELE GAZA

He estado leyendo sobre ti Zhivka y me impresiona hasta el silencio tu grandiosidad y tu pequeñez. Te haces pequeña, como dice Unamuno, para pasar por cualquier puerta, por pequeña que ésta sea. Como la mía.

Un poema tremendo que, siendo inspirado en Bulgaria, se identifica con tantos pueblos invadidos y arrasados, aniquilados, pero renacidos de sus cenizas, con una identidad nacional que los hace sobrevivir y levantarse, porque nunca olvidaron ser ellos mismos, aún cuando las esperanzas se perdían en la niebla de la Historia, pienso en la nación polaca, la palestina y la judía.

Y Zhivka ve, o mejor, siente, en la poesía la válvula que lleva al interior de uno mismo, el camino que nos lleva a resolver la tensión en que nos sume el acontecer del mundo hoy, un camino desde lo existente, a lo posible, un camino que nos lleva toda la vida y en el que debemos ir dejando nuestro esfuerzo, nuestro cansancio y nuestra cuota de dolor. Un camino a veces arrasado por el fuego y otros tramos en que sobreviven las flores silvestres.

Me incliné por Zhivka, mis palabras se inspiraron en ella, porque su poesía nos lleva a atravesar las sombras más oscuras diciéndonos que es posible humanizar la humanidad que ha perdido el rumbo.

***

Hay veces que los misiles atraviesan nuestra alma, en ambas direcciones, abaten nuestro espíritu y amenazan con explotar en nuestro corazón. Hay veces en que pensamos que todo es inútil, cada minuto mueren nuevos niños, niños que aún no saben de odios, ni entienden de fuegos que llegan del cielo y arrasan con todo lo que les es más amado.

Y uno no puede más que elevar los ojos al cielo al único Dios, el Dios de todos, y decir como Job, como Daniel, como David, como Jesucristo,

"Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? "

“Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?”

La poesía se nos presenta así como el más genuíno medio, puente y bandera para transitar el camino de la paz

* * *

3

Tras la cruz y la horca nos arrastramos

miles de años.

Y galgos fuimos que pisan incautos los talones de la desintegración nuclear.

El desplome de la historia nos arroja ahora con trueno en el espasmo del amor.

Y no hay más.

Y no hay

nada más.

Zhivka Baltadzhieva

De "Fuga a lo real" en edición bilingüe, Editorial Amargord, su último libro recién publicado.

* * *

Hasta ahora no había contado públicamente que desde Abril del presente año me encanté con un movimiento poético por la paz, que me dio a conocer nuestro amigo Carlos Morales del Coso. Un movimiento de poetas árabes y judíos por la coexistencia pacífica, que nació en Galilea, al igual que esa otra aventura novedosa y cautivadora que empezó allí hace poco más de dos mil años.

Este movimiento de poetas nació en 1999 en la aldea de Meghar, Galilea y se concretó con un primer encuentro en Abril de 2000. Fue fundado por poetas judíos y árabes como Margalit Matitiahu, Ortzion Bartana, Yoav Hayek (judíos) y Naim Araidi (árabe druso). Tenía que ser en Abril, el mes en que tanto árabes como judíos llaman Nissán o del florecimiento, el “que señala el tiempo de la resurrección de la vida y de las pequeñas cosas.”

Desde allí ya van once encuentros, la mayoría de ellos realizados en Meghar, y algunos en León, España y en México.

Galilea

Meghar es el nombre de una comuna rural ubicada en el corazón de Galilea donde viven juntos Judíos, Árabes-Druzos, Musulmanes y Cristianos, su nombre significa cueva y proviene de las cavernas ubicadas en los faldeos del Monte Hazon. Tiene un olivo como emblema, ya que el pueblo vive principalmente de la producción de aceite de olivos y la pesca. Debemos recordar que el olivo es símbolo de paz.

Lago Kennereth

Cuando sobre el mar de Galilea, llamado también Tiberíades o lago Kennereth (con forma de arpa antigua o lira), se enfrentan los vientos del norte y del este, con el aire cálido que viene de Judea, se forman incontrolables tormentas… es justo el momento de decir "no tengáis miedo" esas palabras llenas de amor, de fe y de esperanza, que se repiten 365 veces en la Biblia, como para que las tengamos presente una por cada día del año.

LA ESENCIA DEL MOVIMIENTO

Toman una especial relevancia en días como éstos, las palabras del poeta árabe druso Naim Araidi, cuando las distancias entre palestinos e israelitas paracen haber crecido: "Desde un punto de vista literario, lo que nos separa es un trecho no más grande que el que ocupa la sombra de un águila al pasar por un olivar". En cambio les une una "voluntad común por la convivencia", y una "demostración de que existen modos distinto de ser árabes y de ser hebreos que nada tienen que ver con la imagen que tienen de nosotros en Occidente".

Y para Margalit Matitiahu "El encuentro es un puente de palabras destinado a hacer comprender al mundo occidental que, aunque no hacemos tanto ruido como los fanáticos, somos muchos en Israel y en el mundo árabe los que sabemos vivir cotidianamente en paz". (...) "No sólo estamos condenados a vivir juntos, es que ya lo hacemos, es que sabemos hacerlo."

Se pretende que las palabras sean «la fuerza para la paz», «que los versos abran el camino del entendimiento».

Así nació Coexistence, “una antología que, más allá del eco que tuvo en su momento, sigue siendo hoy, para desgracia de todos, la única que ha podido reunir bajo su delicada cobija a poetas árabes, palestinos y judíos, testigos mudos de lo que nadie parece dispuesto a querer ver.” según Carlos Morales del Coso, quien tuvo la responsabilidad de editarla y publicarla el año 2002, como director de la editorial El Toro de Barro.

* * *

El pueblo chileno no se siente ajeno a esa tierra que comparten hebreos y palestinos, puesto que hemos aprendido a compartir nuestra propia tierra con inmigrantes de estas dos grandes naciones. La presencia judía en Chile se remonta a los tiempos mismos de la conquista española (1536) y la comunidad palestina en nuestro país es la más grande, fuera del mundo árabe (sobre el 2, 5 % de los chilenos). Ambas comunidades se vieron incrementadas con corrientes migratorias de antes, durante y después de la II Guerra Mundial, por las razones históricas por todos conocidas.

Teniendo a la vista todo esto, en Abril de este año tuve la iniciativa de invitar a estos poetas a realizar el "12º Encuentro de poetas por la coexistencia árabe-israelí Meghar Valparaíso” fijado en un principio para Noviembre de 2012; y que por razones de financiamiento fue necesario posponer para el año que viene, a fin de agotar los medios tendientes a conseguir los recursos necesarios, para los gastos de traslado y estadía de los poetas invitados. La parte logística y la programación misma ya está organizada. Contamos con importantes apoyos institucionales públicos y privados. Hemos conseguido encantar a muchos con este proyecto, me entrevisté con los embajadores de Israel y Palestina y con la directora del Instituto cultural chileno-árabe y con la directora y el presidente del Instituto cultural chileno-israelita. Y todos han comprometido su apoyo.

Estoy trabajando con el poeta y académico Andrés Morales Milohnic, miembro de la Academia Chilena de la Lengua y con una productora de eventos culturales. Pero mientras no tengamos el aporte de empresas, para poder solventar el evento en todas sus necesidades, no podemos asegurar completamente que se hará realidad en Chile. En eso estábamos, cuando ha surgido este problema tan grave entre israelitas y palestinos, por la Franja de Gaza. Un problema latente y de tan difícil solución, especialmente si no existen voluntades políticas para avanzar en ello.

Pensé en un primer momento que estos acontecimientos impedirían un acercamiento en Chile entre ambas comunidades, para realizar el encuentro, pero hace un día la poeta Margalit Matitiahu me hizo ver lo contrario: “Sobre el proyecto, me parece muy importante realizarlo. Sobre todo en este tiempo que lo más que se necesita es hablar.”

Al más puro estilo gandhiano, estos encuentros siguiendo “El espíritu de Galilea”, son una expresión importante de “no violencia activa”.

La poesía se nos presenta así como el más genuino medio, puente, bandera de resistencia ante la estupidez y el totalitarismo, “arma cargada de futuro”, saeta sanadora y salvadora, voz que impele y esperanza de que “un mundo mejor es posible”, siempre que sepamos limpiar los ojos de su ceguera y el alma de su soberbia. Esperamos contar con los recursos para poder lanzar el Coexistence II, con los poetas participantes del encuentro.

«Lo único inmoral es no hacer lo que se debe cuando realmente se debe» citando a Thomas Becket en “Becket o el honor de Dios”, del escritor francés Jean Anouilh, Carlos Morales del Coso, representante del movimiento en España y América Latina, quiere hacer un llamado a sumarse al “Espíritu de Galilea”

Nuestro poeta, el chileno Jorge Teillier con estas palabras nos urge y nos muestra el camino: "La poesía debe ser usual como el cielo que nos desborda, no significa nada si no permite a los hombres acercarse y conocerse."

* Fuentes:

1) http://poesia-del-torodebarro.blogspot.com/2012/10/normal-0-21-false-false-false.html

2) http://www.ucm.es/BUCM/escritores/zhivka_baltadzhieva/

Carlos Iván Ontiveros Carivano

Se pretende que las palabras sean «la fuerza para la paz», «que los versos abran el camino del entendimiento»

Reservados los derechos de autor


Sobre esta noticia

Autor:
Carivano (77 noticias)
Visitas:
10825
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.