Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Cómo (no) ayudar a los discapacitados

23/01/2013 12:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Miguel Palomino

Fuente: gestion

En la década pasada se han creado más empleos y de mejor calidad que nunca antes en la historia del Perú. Nunca se ha registrado menos desempleo ni mayor nivel de empleo adecuado. A nivel nacional, el ingreso por trabajo ha aumentado 58.4% en términos nominales entre el 2004 y el 2011, y no dudamos que aumentó más en el 2012. Los aumentos más grandes en el ingreso por trabajo se han dado en Áncash, Ayacucho y Moquegua, pero han sido elevados en todo el país.

Como hemos indicado antes (ver IPEOpinión), la gran mayoría de los 3.2 millones de empleos creados en la década pasada se crearon usando los regímenes especiales laborales. El régimen laboral básico resulta poco atractivo para los empleadores porque resulta muy rígido al no permitir que las empresas ajusten su nivel de empleo a los requisitos de un mercado competitivo. La creciente cantidad y calidad del empleo creado demuestra que eran infundados los temores respecto a que los regímenes laborales especiales crearan empleos de peor calidad que los ya existentes.

Recientemente, el Congreso ha aprobado una serie de normas supuestamente orientadas a mejorar las condiciones laborales de diferentes grupos de trabajadores y a asegurar el cumplimiento de la regulación laboral. Lamentablemente, la mayoría de estas normas desincentivan la creación de empleo y generan importantes problemas que llevan a que su objetivo no sea cumplido. En los próximos días discutiremos los efectos y defectos de varias de estas normas.

Para comenzar, consideremos la norma que ordena que las empresas con más de 50 trabajadores (y sólo ellas) tengan que tener en su planilla por lo menos 3% de discapacitados. Entendemos que ningún congresista podía dejar de apoyar una norma "a favor de los discapacitados", por lo cual la norma la aprobaron pese a la observación del Ejecutivo. Entendemos también que es razonable que la sociedad busque cuidar por el bienestar de los discapacitados. El problema surge cuando el Estado decide arbitraria e ineficientemente cargarle todos los costos de este cuidado a ciertas personas y empresas.

image Para cuidar adecuadamente de los discapacitados, el Estado debiera hacerlo usando el proceso democrático del presupuesto. Que los fondos disponibles sean asignados entre los diferentes nobles fines que persigue el Estado, desde mejorar la educación o la nutrición infantil hasta cuidar de los discapacitados. Si los fondos alcanzan, que se cree un programa nacional de apoyo a los discapacitados, y que se incentive la contratación de estos con los recursos del programa. Pero ordenar que ciertas empresas (porque "son grandes") contraten obligatoriamente a un número dado de discapacitados, especialmente cuando ni siquiera se tiene una adecuada definición o registro de ellos, resulta inadecuado. Si se obliga a contratar discapacitados, ¿por qué no obligar la contratación de todos los otros grupos de personas que enfrenten desventajas? ¿Acaso esta es la forma de generar inclusión social?

image La norma es populismo puro que no se aplica a la gran mayoría de los empleadores del Perú -que tienen menos de 50 trabajadores- ni se aplicará a la inmensa mayoría de los puestos de trabajo del país. Los gráficos adjuntos (ver gráfico 1 y gráfico 2) ilustran esta realidad incluso en Lima, donde hay mayor participación de empresas grandes. La norma llevará a que quienes no quieran cumplirla dividan sus empresas en unidades de menos de 50 trabajadores, entre otras formas de intentar sacar la vuelta. Sin embargo, los pocos empleadores formales y grandes que buscan cumplir con la ley enfrentarán muchos problemas. ¿A quién deben despedir las empresas que hoy no tuvieran 3% de discapacitados y que quieren cumplir con la norma? ¿O se pretende que se contrate trabajadores que no se necesita? Dudamos que esto dignifique a los discapacitados ni incentive a que se les emplee. Una buena intención no basta para hacer políticas públicas justas y eficientes.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2274 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
258
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.