Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Con Ardiente PreocupaciÓn

17/07/2014 10:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Marcos Aguinis

Fuente: La Nación

Observo la escalada de violencia en Medio Oriente que se inició con el asesinato de tres adolescentes israelíes, y a eso me voy a referir. Pero, para hacerlo con buena base, urge recordar que el 14 de marzo de 1937, casi dos años antes de la Segunda Guerra Mundial, el papa Pío XI lanzó una trascendental encíclica, Mit brennender Sorge ( Con ardiente preocupación ). Rompió con el estilo tradicional de titularlas en latín y la publicó en alemán. Su intención denunciadora era evidente, a pesar de las precauciones diplomáticas del texto y la poca fuerza que tuvo su difusión urbi et orbi. Contiene frases vigorosas contra el nazismo. Pero su mensaje no fue acatado por el universo católico en su totalidad, ni siquiera por prelados que cayeron bajo la fascinación nazi. Pío XI fue más lúcido y valiente que muchos líderes mundiales.

La culpa por la inmensa tragedia que asoló al mundo no sólo corresponde a los nazis, sino a quienes les permitieron fortalecer su delirio, envalentonarse, armarse e imponerse, con la idiota esperanza de que se podía detenerlos mediante afectuosas concesiones. El acuerdo de Munich, firmado en 1938 para "solucionar" la crisis de los Sudetes -que el ingenuo Chamberlain consideró maravillosa garantía para "una paz de cien años"-, fue la última prueba que necesitaba Hitler para saber que Occidente y sus valores eran un castillo de papel. Pactó con Stalin, invadió Polonia y comenzó a extenderse como una venenosa mancha que aspiraba a dominar el planeta.

La Guerra Fría que sucedió a la Segunda Guerra Mundial produjo nuevos sufrimientos y matanzas. La caída del imperio soviético, sin embargo, no implicó el fin de la historia, sino el comienzo de otra, en la que surgió un inesperado protagonista: el fundamentalismo islámico. Por ahora no es universal, pero aspira a serlo. Tiene diversos matices, como los tuvieron al comienzo las formaciones que seguían a Hitler. No impiden que se unan tras objetivos comunes: el sunnita Hamas está aliado con los chiitas de Hezbollah y de Irán. La opresión de las minorías cristianas en todo el Medio Oriente, que genera una continua emigración por motivos religiosos -¡a esta altura de la historia!-, es apenas comentada. Las técnicas regresivas de los fanáticos están alcanzado un salvajismo poco creíble, como la crucifixión de mucha gente. Sí, ¡la crucifixión! Ahora la aplican a cristianos y herejes de Siria.

En el Medio Oriente ya se han despejado amplias zonas Judenrein (limpias de judíos). La discriminación étnico-religiosa empezó en 1948, durante la guerra de la independencia de Israel, una conflagración desencadenada por seis Estados árabes contra la población judía de Tierra Santa, con el manifiesto propósito de ahogarla en el mar. En forma paralela, casi 800.000 judíos fueron expulsados de Libia, Egipto, Marruecos, Túnez, Siria e Irak. Ahora no queda un solo judío en la Franja de Gaza. También la Autoridad Palestina aspira a la total ausencia de judíos bajo su jurisdicción. En cambio, el 20% de la población israelí es árabe, con plenos derechos ciudadanos.

Más sobre

La alianza de la Unión Soviética con los regímenes árabes y el feroz antisionismo estalinista de la izquierda determinaron la descalificación permanente de Israel. En todos los foros y circunstancias, el acorralado Israel es acusado porque boga o porque no boga. Para conseguirlo, se entronizó a los palestinos como víctimas privilegiadas. Se empezó a considerar que cualquier crimen, abuso o publicidad calumniosa de los palestinos es producto de la "ocupación". Incluso donde ya no hay ocupación. ¡A tener en cuenta este dato! Israel arrancó de las orejas a todos los judíos de la Franja de Gaza para dar con el gusto a la demanda palestina de una efectiva desocupación. Primero desocupó Gaza y luego vendría el resto. ¿Qué hicieron los palestinos con su libertad y los fondos de ayuda internacional? ¿Grandes hoteles para sus playas hermosas? ¿Convertir a Gaza en la Costa Azul del Mediterráneo oriental? ¿Demostrar a su vecino Israel que desean convivir en paz, con el fin de estimularlo a desocupar también Cisjordania? No. Trabajaron para cavar túneles por donde contrabandear armas y construir cohetes que disparan a diario contra las poblaciones israelíes. Decenas y decenas de cohetes pretenden asesinar la mayor cantidad de personas en las ciudades, aldeas y kibutzim de los alrededores. Gente de todas las edades debe correr a diario hacia los refugios, aterrorizada, cuando suenan las alarmas. Pero la prensa no se ocupa de señalarlo con la indignación que corresponde. Israel no es la víctima privilegiada y, en consecuencia, no tiene derecho a la solidaridad del mundo. En cambio, apenas son destruidas las bases de lanzamiento misilístico (incluso con operaciones de precisión quirúrgica para no afectar a los civiles), aúllan contra la "agresión israelí". Invito a prestar atención sobre este punto. Advertirán que siempre se destaca con más fuerza la respuesta israelí que la provocación terrorista. El resultado es obvio: un envalentonamiento que estimula a más túneles, más armas, más misiles, más guerra.

También es necesario enfatizar que para los extremistas la "ocupación israelí" no se limita a los territorios que el Estado judío liberó de jordanos y egipcios en 1967, sino a todo Israel, incluido Tel Aviv. Así lo estipula la plataforma de Hamas. Israel es detestado por judío, pero es más detestado por constituir un baluarte de los valores democráticos y progresistas que produjo Occidente. En el fondo, es una guerra de civilizaciones. O una guerra contra la civilización, para devolvernos a la Edad Media.

Gaza podría ser inducida a crecer pacíficamente. Bastaría con que las fuentes que proveen grandes recursos a sus autoridades cortaran las transferencias en cuanto lancen un solo misil más. Hay que obligarlos a ser responsables sobre la vida y el futuro de su pueblo. No se debe tolerar que esos recursos se desvíen hacia campañas de odio, entrenamiento de mártires y fabricación de misiles. Disuadirlos de una buena vez, como no se supo hacer oportunamente con los nazis. Entonces Gaza disfrutará de la paz y logrará su progreso.

Para evitar otra nueva escalada de violencia como la que ahora arrecia, hace falta otra vez la lúcida voz de Pío XI que exija a los gobiernos sensatos, a los organismos internacionales, a la gran prensa, a los millones de árabes y musulmanes moderados poner freno a la exaltación fundamentalista que se incrementa con el incesante apaleo a Israel y la escandalosa ausencia de condenas a la permanente incitación al odio que fermenta en Gaza, Cisjordania, casi todos los países árabes y muchas otras zonas del mundo sumidas en una enorme confusión.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2245 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
151
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.