Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Los conflictos internacionales que quedan abiertos para 2021: del Sahara a Venezuela pasando por los Balcanes

0
- +
01/01/2021 01:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El año 2020 estará marcado por la pandemia mundial del coronavirus, que ha cambiado la manera de vivir de millones de personas en el mundo. Sin embargo, muchos de ellos han tenido que convivir además con guerras y conflictos en el seno de sus países, lo que ha dificultado aun más la manera de vivir de estas personas.

Se cuentan por millones las personas que han visto como ha pasado el 2020 y no ha cambiado ni un ápice el conflicto en el que está envuelto su país, por lo que la guerra continua. Otros, como por ejemplo el Sahara Occidental o Armenia, han experimentado cambios y se ha reanudado un enfrentamiento enquistado cuya solución no es nada sencilla, pero sí urgente, ya que es su población la que sufre en primera persona sus consecuencias.

Así, de cara al 2021 quedan numerosos enfrentamientos abiertos, repartidos por todo el mundo, para los cuales la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el resto de organismos internacionales deberán jugar un papel más protagonista, al menos como mediador.

En la recta final de 2020, el conflicto entre Marruecos y el Sahara Occidental ha sido el protagonista del panorama internacional. Desde 1991, cuando terminó la guerra entre ambos, los saharauis llevan esperando el referéndum de autodeterminación que se les prometió por parte del ejecutivo marroquí y de la ONU. Sin embargo, este nunca ha llegado a producirse.

El alto al fuego se rompió, después de casi 30 años, el pasado 14 de noviembre en un paso fronterizo. Desde entonces, los saharauis, representados por el Frente Polisario, han decidido reanudar el conflicto armado y se sienten "más legitimados que nunca" a seguir con ello. Por su parte, Marruecos ha conseguido por primera que un país reconozca su soberanía sobre el Sahara, y no es otro que Estados Unidos. Los marroquíes defienden que ese territorio les pertenece por razones históricas y así lo defenderán, ahora también más legitimados tras el anuncio de Trump.

La posición de España frente a este conflicto es compleja porque, para Naciones Unidas, el Sahara Occidental es un "territorio no autónomo", que está en proceso de descolonización y cuya potencia administradora es España. Así, la ministra Laya está en contacto con ambas partes para aportar posibles soluciones.

La situación en Yemen, un país de 30 millones de habitantes, ha empeorado en este 2020. Vive sumido en la peor crisis humanitaria mundial y se han disparado las cifras de desnutrición infantil. La situación actual, tras 6 años de guerra, es un país dividido en tres partes: la parte norte, controlada por los huthis, con el respaldo de Irán, y la parte sur, en la que se encuentra dos fuerzas, los secesionistas que avalan los Emiratos Árabes Unidos y los seguidores del Gobierno del presidente Abdrabbo Mansur Hadi, que acoge Arabia Saudí.

Así, la situación de cara al futuro es una incógnita. Los bombardeos son intensos cuando cesan las treguas y Naciones Unidas no se ve con capacidad para mediar, por lo que presta ayuda humanitaria para la población. Mientras, millones de yemeníes huyen de su país, cruzando la frontera norte hacia Arabia Saudí, al este hacia Omán, o cruzando el estrecho de Mandeb hacia Eritrea o Djibouti.

La disputa entre Armenia y Azerbaiyán por la zona montañosa de Nagorno-Karabaj se remonta al año 1988, tras la desintegración de la URSS, cuando este territorio se declaró independiente de Azerbaiyán. "Es un conflicto enquistado, en el que afectan elementos geopolíticos, étnicos, religiosos e históricos", señaló una experta a este medio.

El 27 de septiembre se reanudó este conflicto, provocando miles de muertos y desplazados, con las interferencias de Turquía y Rusia debido a sus intereses económicos en la zona. El 9 de noviembre se firmó un acuerdo definitivo entre ambas partes -después de varios intentos fallidos- y se firmó una paz por un periodo de 5 años prorrogables. El acuerdo parece definitivo, pero las tensiones entre Armenia y Azerbaiyán se caracterizan por tener la capacidad de formarse en muy poco tiempo, por lo que no se debe apartar la vista de lo que suceda en 2021.

El país liderado por Nicolas Maduro no termina de salir de la crisis política y económica que atraviesa desde hace muchos años. A principios de diciembre, se celebraron unas elecciones marcadas por una escasa participación, pero en las que Maduro y el chavismo recuperaron el control de la Asamblea Nacional, perdida en 2015. Sin embargo, la votación fue cuestionada por las principales instancias internacionales y por ello Juan Guaidó, líder de la oposición, busca ayuda en los países occidentales.

Los intentos por parte de los dirigentes de la oposición por derrocar el gobierno han sido diversos, pero nunca efectivos, a pesar de la ayuda de Estados Unidos. Ahora, la situación deja un escenario con varios frentes abiertos, en el que el chavismo mantiene el control del ejército y el apoyo de una parte de la población, en un país muy dividido. Mientras, Guaidó trata de extender su mandato como jefe del legislativo, con el reconocimiento de varios países europeos y de Estados Unidos. Por último, la solución por la que aboga la comunidad internacional es la repetición de las elecciones con todas las garantías y observadores.

La solución para el conflicto entre Palestina e Israel, que se remonta al periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, cada vez parece más difícil. Israel, de la mano de Estados Unidos, va poco a poco consiguiendo el reconocimiento de más países. La estrategia es una alianza de países de creencia suní contra Irán, con Israel en el centro de la operación.

Por su parte, Palestina sigue reclamando a las instituciones internacionales el reconocimiento como estado y una soberanía efectiva sobre lo que considera su territorio, a pesar de que a lo largo de los años la frontera para los israelíes se ha ido agrandando, dejando cada vez menos territorio palestino. Así, el prestigioso ensayista judío estadounidense Peter Beinart, escribió en The New York Times que "ha llegado el momento de abandonar la tradicional solución de los dos Estados y centrarse en el objetivo de iguales derechos para judíos y palestinos", dejando ver que la solución que piden desde Palestina no se va a producir.

Una de las guerras que más tiempo lleva en activo en Oriente Medio es la guerra civil de Siria. Hace casi diez años que comenzó, con el objetivo de derrocar al presidente Bashar Al Assad. El país suma ya 387.000 muertos, de los cuales 22.000 eran niños, según el balance del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH). Además, cuentan con una cifra muy alta de desplazados que buscan refugio en otros estados y la injerencia de potencias internacionales complica aún más la situación.

A pesar de que actualmente se han rebajado las tensiones, no existe un alto al fuego como tal y los ataques se siguen produciendo. Un total de cinco potencias ajenas a Siria están operando sobre el territorio: Estados Unidos, Rusia, Turquía, el Estado Islámico y Al-Qaeda. En cuanto a una posible solución, el Consejo de Seguridad de la ONU, señala en una resolución que debe respetarse la integridad territorial y soberanía de la nación, y aboga por la formación del Comité Constitucional.

La zona del Sahel, en el continente africano, está marcada por la presencia de milicias y grupos terroristas, especialmente en Nigeria, donde tiene mucha influencia la banda Boko Haram. Hace unas semanas fueron noticia debido al secuestro -y posterior liberación- de 300 niños en un colegio. En 2017, la ONU estimó que este grupo armado había reclutado hasta entonces al menos a 8.000 pequeños, muchos a través del secuestro.

Las autoridades del país no ejercen una lucha efectiva para reducir a estos terroristas y su población se siente completamente desprotegida. Además, los niveles de escolarización están cerca del 25%. Todas las opciones de cambiar esta situación pasan por la ayuda internacional, ya que el ejecutivo nigeriano ha demostrado ser incapaz de combatir a Boko Haram. Por último, sin la ayuda de las diversas ONGs y organizaciones internacionales, los niveles de nutrición y mortalidad infantil serían considerablemente peores.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (17621 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
15
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.