Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jaime Fajardo Landaeta escriba una noticia?

Convivencia y resolución de conflictos

20/08/2020 14:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La convivencia es el conjunto de prácticas que realizamos todos los días con las personas que nos rodean

Aportes de diversas instituciones, organizacion es y academicos de la ciudad de Medellín

 

CONVIVENCIA Y RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

La convivencia es el conjunto de prácticas que realizamos todos los días con las personas que nos rodean, sean familiares, amigos, conocidos o desconocidos. Esas relaciones las llevamos a cabo en distintos escenarios como el hogar, los centros educativos, la iglesia o el parque.

En nuestras acciones diarias pueden influir las condiciones del medio donde vivimos, lo que no quiere decir que si estamos en un medio violento, debemos reaccionar de la misma forma, sino que por el contrario, tenemos la opción de actuar bajo concepciones democráticas que contribuyan a una mejor convivencia.

En el caso de los colombianos, las prácticas de convivencia y la manera de resolver las situaciones difíciles, guardan mucha relación con el conflicto interno que vive la nación y con la manera como el Estado, de acuerdo con la Constitución de 1991, viene presentando nuevas alternativas para estimular una mayor participación ciudadana en todos los ámbitos de la convivencia y la observancia de las normas por parte de todos los miembros de la sociedad.

“La convivencia implica reconocernos como seres únicos y diferentes, capaces de solucionar conflictos.”

Las posturas dogmáticas, la intransigencia, la intolerancia, y el hecho de creerse "portadores de la verdad", han estado presentes en las prácticas de los distintos actores políticos y del resto de la sociedad, a través de la historia de nuestro país. Por ejemplo, las disputas políticas, entre los nacientes partidos políticos, a mediados del siglo XIX, se dirimieron a través de métodos violentos.

Desde la promulgación de la Carta Política de 1991 se ha buscado dar un manejo diferente que supone la coexistencia de muchos pensamientos y la concordancia entre lo que dicen las normas y lo que se hace en la realidad.

Los elementos de la convivencia

La convivencia está compuesta por cuatro elementos: el conflicto, porque se debe aprender a convivir con él, pues siempre va a estar presente; la incertidumbre, porque todo está cambiando, en especial las personas con las que nos relacionamos cada día; el otro diferente, porque cada persona es un mundo del que conocemos apenas una parte; y la memoria colectiva, porque la mayoría de las cosas que se hacen en la vida cotidiana son el producto del conocimiento que ha desarrollado la sociedad desde tiempos pasados.

El conflicto

La palabra conflicto significa "chocar entre sí", y expresa circunstancias negativas y desagradables, que por lo general están vinculadas con la violencia; que a su vez significa infringir los derechos e integridad de alguien.

Los seres humanos tenemos la necesidad de relacionar nos entre sí para garantizar nuestra existencia, desde este punto de vista es posible reconocer a los demás como facilitadores de la vida en comunidad. Sin embargo, las personas como seres diferentes y antagónicos están expuestas al conflicto por la diferencia de sus prioridades e intereses.

Reconocer la complejidad de los seres humanos y evitar verlos como una amenaza, facilita el manejo de las situaciones de conflicto, permite la comprensión de la interacción humana y contribuye a generar los cambios que la sociedad requiere.

La incertidumbre

El mundo donde vivimos, ofrece la apariencia de orden y certidumbre permanente, de tal forma que parece que nada cambiará. Sin embargo, la vida social está en permanente dinámica y sujeta a cambios. En esta dinámica cualquier elemento que signifique transformación, causa inseguridad o incertidumbre. Desde tal óptica, las instituciones como la escuela y los medios de comunicación, tienen la responsabilidad de construir formas de convivencia flexibles, que analicen las bondades de lo nuevo y estén dispuestas a abrirles su propio espacio.

Un ejemplo del temor a lo nuevo lo constituyen las prácticas de la juventud de todos los tiempos, en cuanto a su vocabulario, manera de vestir y gustos musicales, que al parecer han estado en contravía y han sido rechazados por su anterior generación, por el temor a la ruptura de preceptos, consideraciones y valores, en apariencia muy sólidas y dignas de preservar.

Alrededor de 1960, surgió en el mundo occidental, un nuevo género musical, conocido como rock. A sus seguidores se les asoció con el consumo de droga y las prácticas de convivencia poco convencionales. Muchas personas adultas de aquellos años rechazaron y se opusieron a esta forma de expresión de la cultura, sin embargo, el rock se mantuvo y se abrió espacio en diferentes sociedades, al punto que en la actualidad es un elemento que ha servido para construir convivencia. En algunas ciudades de Colombia y del mundo, se realizan conciertos y festivales de rock y de otros géneros musicales más recientes, lo cual demuestra que la sociedad se transforma y, por consiguiente, la incertidumbre es inherente a la condición humana.

El otro diferente

Cada persona es diferente, piensa y actúa distinto y forma parte de un grupo cultural con tradiciones y costumbres particulares. Sin embargo, esta pluralidad puede convertirse en una amenaza permanente para la convivencia, cuando se piensa que lo ideal es uniformar a las personas en su pensamiento y actitudes. Reconocer a los demás seres humanos como diferentes, es comprender su integridad y aceptar la diversidad de la sociedad de la cual se forma parte.

La Constitución de 1991 reconoce que la sociedad colombiana está conformada por una gran diversidad étnica y cultural, que se manifiesta en la presencia del grupo raizal de San Andrés y Providencia, los afrocolombianos que habitan en la región del Pacífico y del Caribe, el pueblo room o gitano, disperso por todo el territorio nacional, la población indígena que conforma cerca de 80 comunidades y en los grupos socioculturales que habitan las diferentes regiones como el paisa, el opita, o el pastuso.

La diversidad del pueblo Colombia no, antes de ser un obstáculo para la convivencia armónica, se debe comprender como el patrimonio que permite construir una sociedad pluralista y democrática.

“La convivencia implica reconocernos como seres únicos y diferentes, capaces de solucionar conflictos.”

La memoria colectiva

La memoria colectiva es la información que tiene cada persona, acerca de la cultura y de la manera como funciona la sociedad a la que pertenece.

Esta información orienta la cultura del grupo social, define las pautas de con vivencia y determina las formas de preservación o de adaptación frente a nuevas situaciones. Por eso, cuando en la memoria colectiva de una sociedad está definida una determinada práctica de convivencia, lo más probable es que esta se perpetúe al transmitirse de generación en generación.

Los escenarios de la convivencia

Los escenarios de la convivencia son todos aquellos espacios de encuentro que tenemos con nuestros semejantes en la vida cotidiana. En estos escenarios se aprenden y se construyen las prácticas de convivencia.

La familia

El primer escenario de la convivencia es la familia, en ella se dan los principales procesos de socialización, porque se aprende a ser papá, mamá, hija, hijo, hermano o hermana y a ser miembro de un grupo humano llama do familia. La convivencia en familia permite aprender y reproducir las prácticas que respetan las "reglas", es decir, las prácticas democráticas, o por el contrario, las prácticas violentas. La familia, entonces tiene una gran responsabilidad en cuanto al conocimiento y a la formación de una convivencia fundada en las prácticas democráticas.

En las sociedades modernas, la familia comparte su responsabilidad en la formación de los miembros de una sociedad, con otras instituciones como los centros educativos, los medios de comunicación y la comunidad. De igual manera, las relaciones interpersonales que se establecen en otros espacios o eventos como otros espacios o eventos, como el parque, el centro comercial o el concierto, también aportan elementos al aprendizaje social, que deben ser facilitadores para alcanzar una sana convivencia.

La Escuela

La escuela, entendida como el conjunto de instituciones que realizan una labor educativa, tiene una gran importancia en la formación de las personas; por eso, en la actualidad, es considerada por el Estado y por la sociedad como la principal responsable del futuro del país y como la máxima orientadora y formadora de sus ciudadanos. En la escuela es posible construir saberes, nuevas miradas del mundo y formar ciudadanos responsables, tolerantes y participativos.

La Corte Constitucional en la sentencia C371 de 1994, se refirió al proceso educativo en los siguientes términos: "Educar es conducir y conducir no es arrastrar. Por la fuerza se arrastra pero no se conduce. Suprimir por el uso de la fuerza, la capacidad evaluativa del ser humano, es ignorar las condiciones que lo hacen digno. Quien conduce, enseña el camino que juzga mejor, pero el que arrastra elimina brutalmente toda posibilidad de optar. Cosifica al sujeto, al despojarlo de la libertad que lo signa".

Las organizaciones políticas

Las organizaciones políticas, entendidas como aquellas que se conforman para participar en la vida democrática del país, también son parte de este escenario donde se construye la convivencia y se ejercitan los derechos ciudadanos. A través de ellas las personas y los grupos.

Los medios masivos de comunicación

Los medios masivos de comunicación son otro escenario fundamental para la convivencia, en sociedades con proyectos democráticos en formación, como es el caso de la sociedad colombiana. Su papel es preponderante en la medida que facilitan la expresión plural de los diversos sectores sociales y contribuyen al conocimiento masivo de propuestas, opiniones o puntos de vista, acerca de los problemas que afectan a las sociedades.

Los medios de comunicación facilitan la relación directa entre los ciudadanos y las instituciones, puesto que sirven de canal entre los ciudadanos que expresan sus necesidades e intereses y el funcionario que las debe resolver. En la actualidad son frecuentes las encuestas por Internet, los reclamos por la mala prestación de los servicios públicos a través de medios como el teléfono, la radio o la televisión, al igual que las discusiones acerca del presupuesto de un municipio a través de una teleconferencia en la que participan funcionarios y ciudadanos.

El escenario cultural

Hasta mediados del siglo pasado el país estaba conformado por culturas muy definidas, tanto en las áreas rurales como en las urbanas, debido que la mayor parte de la población era campesina y cada municipio conservaba una arraigada tradición cultural. Entre tanto, en las pequeñas y florecientes ciudades, germinaba la pluralidad cultural como consecuencia de la paulatina inmigración. Las escasas vías y medios de comunicación contribuían al aislamiento de los pueblos y al limitado intercambio cultural.

En la actualidad, más del 70% de la población colombiana habita en las ciudades, que cada vez albergan una mayor heterogeneidad cultural con marcadas diferencias entre los grupos generacionales. En cada ciudad se construye una trama social muy densa y difícil de comprender, porque en ellas se encuentran y se mezclan las diversidades étnicas y culturales, y existen numerosos espacios de expresión como el cine, el teatro, las bibliotecas, los museos, las librerías, los sitios de diversión y esparcimiento, y los centros educativos.

Hoy en día, el sector rural mantiene culturas homogéneas y tradicionales que no son ajenas al proceso modernizador que vive el país y que circula con fuerza por los medios de comunicación masiva.

El ejercicio de la convivencia tanto urbana como rural, permite compartir en un mismo espacio toda esa diversidad de costumbres, gustos e intereses, asimilar al otro sin perder la identidad propia, e incorporar a nuestra cultura lo que más nos atraiga de los otros.

Los principios de la convivencia

El ser humano posee una tendencia natural a vivir con otros, sin embargo, la orientación de la convivencia social no es espontánea, sino que se construye a través de las pautas o principios que se acuerdan. El interés de la actual sociedad colombiana es fortalecer la convivencia mediante prácticas que acepten la diferencia, que resuelvan el conflicto, que protejan la vida, los Derechos Humanos y la felicidad, y que estén abiertas a afrontar nuevos cambios. Diversas organizaciones, entre ellas la Fundación Social, plantean los siguientes principios que orientan la convivencia:

Aprender a no agredir al congénere


Sobre esta noticia

Autor:
Jaime Fajardo Landaeta (23 noticias)
Visitas:
5488
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.