Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Corea del Norte y la teoría de la locura en el poder

03/04/2013 15:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Angel Alayón Fuente: prodavinci image Kim Jong- un

Imagen: AP

Kim Jong-un ha logrado despertar en el planeta tierra un temor que fue común durante la segunda parte del siglo XX: el temor al holocausto nuclear. Las amenazas del joven líder de Corea del Norte han disparado el recuerdo de Hiroshima y Nagasaki y de la fragilidad humana. Afortunadamente, los informes de inteligencia presumen que Corea del Norte no tiene aún la tecnología para colocar un dispositivo nuclear en un misil de largo alcance, pero nadie duda que están trabajando para lograrlo. Tampoco es la primera vez que un informe de inteligencia se equivoca: una presunción está lejos de ser una certeza y más cuando hablamos de armas de destrucción masiva.

La teoría de juegos sugiere que las amenazas nucleares de Kim Jon-un no son creíbles, aun cuando disponga de la tecnología para llevarlas a cabo. Si Corea del Norte utilizara armas nucleares en contra de cualquier país, estaría firmando la caída del régimen norcoreano. Es el regreso a una versión de la "teoría de la destrucción mutuamente garantizada" que aseguró la "paz" durante los tensos años de la Guerra Fría. Podemos entonces, de acuerdo con este análisis, dormir tranquilos pensando que estas amenazas pertencen a un patrón retórico que ha permitido a Corea del Norte conseguir alimentos y sobrevivir políticamente por unas cuantas décadas. Pero, ¿y si Kim Jon-un está loco?

Thomas Shelling nunca quiso ser asociado a la teoría del hombre loco (Madman Theory), pero el Departamento de Estado citaba en 1960 las palabras del Premio Nobel de Economía en un informe que posteriormente fue hecho público: "No es una ventaja universal en situaciones de conflicto ser completamente racional en cuanto a las decisiones y la motivación". Shelling no quería ver su nombre asociado al bombardeo del norte de Vietnam, ordenado bajo el liderazgo de Kissinger como mecanismo para forzar la negociación con Hanoi. En su libro Arms and influence, publicado en 1966, Shelling aclara el episodio: él hizo el análisis, pero nunca recomendó el bombardeo.

La teoría del hombre loco sugiere que la única forma de hacer creíble ciertas amenazas es cultivando algun grado de irracionalidad en el poder. Un ataque nuclear que implique la autodestrucción sólo puede hacerlo alguien que no actúe racionalmente, por lo que la credibilidad de la amenaza depende de la irracionalidad de quien tome la decisión. Shelling llamaba a este tipo de estrategia la "política de la irracionalidad racional". Puede haber ciertas ventajas en la locura, en este caso, en la locura administrada.

Robert Dodge, biógrafo de Shelling (The strategist: how a game theorist understand the Cold War and Won The Noble Prize in Economics), cita un artículo de Johnatahn Shell en The Nation, donde se aplican las ideas de Shelling para analizar las amenazas del papá de Kim Il-un:

"La amenaza de Corea del Norte de usar armas nucleares contra Estados Unidos o sus aliados escala los peligros de una guerra que pudiera terminar en la destrucción total de la nación. Ningún país pequeño, ni siquiera uno con un arsenal nuclear, desafiaría a los Estados Unidos. Sólo alguien que esté loco lo haría. El líder norcoerano, Kim Jong Il parece ser capaz de desplegar ese tipo de comportamiento lunático. Actúa peligrosamente. Pero también es verdad que sus acciones recuerdan el análisis de Shelling, al usar la "irracionalidad racional" para disuadir a los Estados Unidos".

Entonces, ¿podemos dormir tranquilos? No lo sé. Yo sólo espero que Kim Il-un esté intentando hacernos creer que está loco y no que realmente lo esté.

Thomas Shelling recibió el Premio Nobel de Economía en el 2005. Muchos consideran que su trabajo fue clave para lograr la paz durante la Guerra Fría. Ha sido llamado el "padre de la disuasión", un concepto central en la diplomacia moderna. Su libro "La estrategia del conflicto" es un clásico de la teoría de juegos y de negociación aplicada. En "Micromotivos y Macroconducta" demuestra un profundo entendimiento del comportamiento humano. Su trabajo no fue fácil: no puede ser fácil dedicar la vida a pensar en cómo evitar las peores pesadillas de la humanidad. Su conferencia Nobel comienza con estas líneas: "El evento más espectacular de la mitad del siglo que acaba de pasar es algo que no sucedió. Hemos disfrutado de sesenta años sin que un arma nuclear haya sido detonada en contra de un ser humano". Esperemos entonces que Nagasaki haya sido la última vez y que la locura se mantenga, para siempre, alejada del poder.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2290 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
520
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.