Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

El coronavirus no será la causa del próximo declive, pero lo empeorará

20/03/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLos encargados de la formulación de políticas a nivel mundial se movilizaron para aliviar la ansiedad del público sobre el próximo golpe económico del coronavirus, ya que los analistas advirtieron de una grave desaceleración del crecimiento y de una posible recesión si el virus continuaba propagándose. La Reserva Federal de los Estados Unidos redujo las tasas de interés el martes 3 de marzo, en una medida de emergencia diseñada para proteger a la mayor economía del mundo del impacto del coronavirus. El banco central dijo que recortaría las tasas en medio punto porcentual hasta un rango objetivo de 1,00% a 1,25%.

image

«Los fundamentos de la economía estadounidense siguen siendo fuertes. Sin embargo, el coronavirus plantea riesgos evolutivos para la actividad económica. A la luz de estos riesgos y para apoyar el logro de sus objetivos de empleo máximo y estabilidad de precios, el Comité Federal de Mercado Abierto decidió hoy reducir el rango objetivo para la tasa de los fondos federales», dijo la Fed en una declaración del 4 de marzo.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional señalaron que también estaban dispuestos a prestar asistencia, en particular a las naciones pobres. Los encargados de la formulación de políticas monetarias, desde el Japón hasta Europa, se comprometieron a actuar según fuera necesario para detener cualquier repercusión económica a medida que se propagaran las infecciones.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) dijo que el crecimiento mundial podría caer en picado hasta sólo el 1,5% en 2020, mucho menos del 3% que proyectaba antes de que el virus saliera a la superficie, si el brote se extendiera por Asia-Pacífico, Europa y América del Norte. Si las cosas se ponen lo suficientemente mal, Japón y Europa podrían caer en recesión, advirtió la OCDE. Las predicciones para los Estados Unidos eran casi tan malas: La mayoría de los analistas esperan un crecimiento cero o negativo en el segundo trimestre, y algunos pronostican una posible recesión antes de que termine el año.

Se considera que el coronavirus inflige choques tanto de oferta como de demanda, lo cual, según los economistas, dificulta la labor de los encargados de formular políticas.

Los shocks económicos: el punto de vista de la corriente principal

Desde la Gran Depresión de la década de los treinta hasta principios de la década de los setenta, la mayoría de los economistas consideraron que las fluctuaciones económicas eran el resultado de las perturbaciones de la demanda agregada. Se decía que los cambios repentinos en las preferencias de los consumidores causaban una caída de la demanda agregada, que arrastraba a toda la economía por debajo de una trayectoria de crecimiento económico estable. En cambio, se decía que un aumento repentino del optimismo provocaba un gasto excesivo de los consumidores, lo que empujaría a la economía por encima de una senda de crecimiento estable.

Los economistas consideraron que esas desviaciones de las trayectorias de crecimiento estable eran un fracaso de la economía de mercado para coordinar la demanda y la oferta. Por consiguiente, se consideró necesario que el Estado y el banco central intervinieran para llevar la economía a una senda de crecimiento estable.

Esta forma de pensar considera la economía como un objeto que se mueve por un camino de crecimiento económico estable y que ocasionalmente se desvía de su curso por las crisis. Cada vez que un choque empuja a la economía por encima del camino, en esta visión, pone en marcha un boom económico insostenible. De la misma manera, un choque o una secuencia de choques que empuja a la economía por debajo de una trayectoria de crecimiento económico estable da lugar a una quiebra económica.

Según esta forma de pensar, una fuente importante de perturbaciones es un cambio repentino en la psicología de las personas. Por lo tanto, si los consumidores y empresarios «de la nada» se vuelven optimistas y se lanzan a comprar, esto empuja a la economía por encima de la trayectoria estable y pone en marcha un auge económico. De la misma manera, las recesiones o quiebras económicas se ponen en marcha si la gente cambia repentinamente su psicología y deja de gastar.

Dado que las desviaciones del camino del crecimiento económico estable son costosas, se sostiene que el gobierno y el banco central deben estar siempre en guardia para introducir políticas que compensen estas desviaciones. Por ejemplo, si la gente se vuelve pesimista, el banco central debe compensar esto acelerando la tasa de crecimiento de la oferta monetaria y bajando los tipos de interés y viceversa. Además, el gobierno debe aumentar sus gastos para compensar su repentina falta de voluntad de gastar. De igual modo, es función de las autoridades gubernamentales estar atentas a otras crisis como la propagación del coronavirus y contrarrestar sus efectos mediante políticas adecuadas.

Aunque se sostiene que se puede elaborar un conjunto de normas que permitan a las autoridades mantener la economía en una trayectoria estable, en realidad no es tan sencillo. Debido a los desfases variables entre los cambios de política y su efecto en los distintos sectores de la economía, no es posible, según se argumenta, establecer el momento correcto de las distintas medidas de política. También se sostiene que la falta de un conocimiento suficiente sobre la fortaleza de la economía hace muy difícil decidir el grado requerido de medidas monetarias y fiscales.

En consecuencia, en muchos casos las diversas políticas monetarias y fiscales, en lugar de estabilizar la economía, se han convertido en una importante fuente de inestabilidad.

La economía de mercado no se mueve a lo largo de una trayectoria

Una economía de mercado no puede compararse con un objeto que se mueve a lo largo de una trayectoria particular. En una economía de mercado, los productores intercambian entre sí diversos bienes y servicios. A través de la producción de bienes y servicios un productor adquiere medios que le permiten asegurar los bienes y servicios de otros productores. Un productor intercambia cosas que ha producido por otras que prefiere.

En una economía de libre mercado, cada productor paga su consumo, o lo financia, por medio de los bienes y servicios que ha producido. Sin embargo, es la disponibilidad de los bienes y servicios finales lo que en última instancia determina el bienestar de las personas. La reserva de estos bienes es lo que constituye el fondo común de los ahorros reales.

Aunque las conmociones pueden perturbar el ritmo de la actividad económica, no tienen nada que ver con el fenómeno de los ciclos recurrentes de auge y caída. Este fenómeno requiere un mecanismo que lo alimente y apoye de manera persistente y sistemática. El único mecanismo que lo hace es la política monetaria del banco central.

Políticas y ciclos monetarios

Mientras que en una economía de mercado libre y sin trabas hay una tendencia a la armonía entre la producción y el consumo, no es así una vez que introducimos en nuestra discusión el banco central, que interrumpe esta armonía.

En una economía de mercado libre y sin trabas, el dinero facilita el intercambio de la producción de un productor por la de otro. Por medio del dinero, algo se intercambia por otra cosa. Sin embargo, esto no es así cuando las políticas monetarias relajadas del banco central ponen en marcha la creación de dinero de la «nada».

El dinero recién generado da lugar a un consumo que no se sustenta en la producción de riqueza real. El dinero que sale de la «nada» da lugar a varias actividades que no surgirían en un entorno de libre mercado. El surgimiento de estas actividades no productivas constituye un boom económico. Durante un auge económico, el ahorro real se desvía de las actividades productivas a las no productivas por medio del dinero de la «nada», debilitando la producción de riqueza.

Cada vez que el banco central endurece su postura, es decir, aumenta los tipos de interés y reduce el bombeo monetario, esto socava la existencia de diversas actividades no productivas y pone en peligro su existencia. Esta es la esencia de una quiebra económica, o recesión. Obsérvese que una postura monetaria más estricta frena el desvío de los ahorros reales hacia actividades no productivas, lo que ayuda a las actividades generadoras de riqueza.

De ello se deduce que un fracaso económico no es más que la liquidación de las actividades no productivas que han surgido con el apoyo de la anterior política monetaria laxa. Nótese que la razón por la que se repiten los ciclos de auge y caída es que las autoridades de los bancos centrales aplican continuamente las llamadas políticas monetarias que tienen como objetivo conducir la economía hacia un camino de estabilidad y prosperidad.

Entonces, si las recesiones se refieren a la liquidación de actividades no productivas, ¿cómo categorizamos un evento como el coronavirus? ¿Cuál es la contribución de un virus a una recesión? La respuesta es que el coronavirus no tiene nada que ver con el fenómeno de un ciclo recurrente de auge y caída. Sin embargo, sí tiene el potencial de paralizar la actividad productiva, lo que socava la reserva de ahorros reales y, por lo tanto, las perspectivas futuras de crecimiento económico. Esto podría ser especialmente grave si el retraso en el crecimiento de la oferta monetaria también se redujera, lo que significaría que también se observaría una disminución de las actividades no productivas. En este caso el impacto podría ser profundo.

Esto significa que es probable que la quiebra económica surja debido a la caída del impulso de crecimiento del dinero. (Es probable que el coronavirus amplifique la crisis). ¿Es esto lo que estamos observando actualmente en la oferta de dinero? A corto plazo, desde una perspectiva monetaria, el ligero repunte de la tasa de crecimiento de la MGA a principios de 2018 indica que podemos ver una ligera mejora en el panorama económico durante al menos la primera mitad de este año antes de volver a la ralentización. También cabe destacar que a largo plazo la tasa de crecimiento anual de la MGA cayó del 13,9% en abril de 2012 al -0,6% en agosto de 2019 (véase el gráfico).

image

El coronavirus sólo puede empeorar las cosas en lo que respecta a la reserva de ahorros reales. Es cuestionable cómo la flexibilización de la postura monetaria del banco central puede defender una economía del coronavirus. Todo lo que esas políticas van a generar es un mayor agotamiento de la reserva de ahorros reales. Una política monetaria relajada no puede acelerar el desarrollo de la vacuna necesaria para combatir el coronavirus, por ejemplo. Una política de este tipo va a dañar aún más la reserva de ahorros reales, retrasando cualquier futura reactivación económica.

El coronAvirus no será la causa del declive

La probable aparición de un declive económico se debe al coronavirus, como sugiere el pensamiento popular, pero es más bien el resultado de la política monetaria de la Reserva Federal. Los ciclos de auge y declive no son causados por shocks como el coronavirus. El mecanismo responsable de ellos es la política monetaria del banco central. Es probable que el shock del coronavirus debilite el fondo de ahorro real, amplificando así la quiebra económica, pero no tiene nada que ver con el ciclo de auge y declive como tal.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
863
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.