Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Corrupta China

25/01/2014 09:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Durante la segunda mitad del siglo XX el progresismo ponía a la República Popular China como ejemplo de comunismo frugal y honesto que, gracias a esas características, terminaría siendo una potencia mundial.

Está en camino, pero no en renta per cápita ni en igualdad, sino porque 1.400 millones de chinos producen barato, aunque mejoran su nivel de vida gracias a la codicia de sus dirigentes, ambiciosos, buenos negociantes y, además, manirrotos y deshonestos.

La codicia y la corrupción producen riqueza cuyas migajas llegan a los más pobres, como ocurre con el narcotráfico, axioma que debería estudiarse como más válido que cualquier marxismo, tan erróneo que no previó que todas las dictaduras del proletariado terminarían así, desde la URSS hasta Cuba o Corea del Norte.

Esa corrupción, que se conocía pero estaba poco documentada, acaba de demostrarse en los papeles ChinaLeaks, elaborados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (www.icij.org), formado por 160 profesionales de sesenta países.

Más sobre

Toda la dirigencia del Partido Comunista Chino y los regentes del país, desde el presidente hasta cualquier secretario de aldea, están corrompidos por un poder omnímodo ejercido sin otros controles que los ideológicos: los suyos propios.

Por eso las democracias burguesas, con sus leyes preventivas de la corrupción y fuerte poder judicial, aunque no se libren de corruptos, son siempre más limpias que cualquier sistema marxista.

Cuando China todavía presumía de pureza y denunciaba la corrupción de los otros estados socialistas, el cronista era corresponsal permanente en Pekín, donde gozaba de información privilegiada frente a sus competidores.

Su secreto consistía en ganar simpatías usando el humor chino, que como el del campesino gallego cazurro y desconfiado, y, sobre todo, en ofrecer banquetes a sus fuentes, dirigentes del Partido y del Gobierno: ya entonces se dejaban corromper por un pato laqueado y sus mil variantes.

Lo cantaban todo cuando acompañabas una treintena de platos con maotai y brindis por el triunfo del socialismo.

------

SALAS

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2471 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
1221
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.