Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Franco Mc escriba una noticia?

Cuadernos universitarios / Un enfoque jurídico IV

10/09/2009 01:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Apuntes alrededor del pluralismo como limitación de las prácticas antidemocráticas en los medios de comunicación y las propuestas de control, según el jurista español José Antonio Rodríguez García

José Rodríguez García es profesor titular de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, y es un referente importante en materia de medios de comunicación en perspectiva constitucional. Su obra El control de los medios de comunicación. La participación de los grupos ideológicos en el control de los medios de comunicación. (1998, Madrid, editorial Dykinson) nos trae refexiones alternativas e interesantes acerca de la posibilidad de ejercer un control efectivo de los medios de comunicación con la finalidad de asegurar un rol pluralista acorde a su función de servicio público.

Los medios de comunicación son sociedades de particulares, que tienen naturaleza pública, en función a su posición de garante. Por ello un medio de comunicación libre de interferencias en su línea política que esta nota privilegia; permite una adecuada y democrática relación frente a la opinión pública; la cual le interesa recepcionar información acerca de la administración de los asuntos públicos; y extraer de ellos sus propias conclusiones individuales que condicionan sus perspectivas – esa libertad de creer y no creer en lo que allí se manifiesta -. Sin embargo, que ocurre cuando esa libertad de información fundada en el pluralismo externo (que diferencia la línea política de un medio frente a otro; siendo ambos de la misma naturaleza televisiva o radial), e interno (procurar que los grupos minoritarios o simplemente opositores, se manifiesten y expresen su rechazo a una perspectiva determinada); se degenera en la medida que un dueños de un medio de comunicación televisivo abierto “vende” su línea política a favor del régimen gobernante. Rodríguez García lo prescribe como una puesta en marcha de una practica totalitaria por parte del gobierno, perjudicial para el desarrollo de las libertades informativas.

Por ello, siguiendo los lineamientos del autor; esta situación afecta la legitimidad del medio de comunicación como garante de los derechos y libertades, cuya promoción es su razón de ser. Por otro lado, 1. el medio se parcializa y carece de crítica objetiva acerca de situaciones de interés público. 2. Descarta la posibilidad de que grupos opositores tengan acceso al medio de comunicación. 3. Se convierte en un instrumento de manipulación de la opinión pública, trasmitiéndolo información inexacta, incompleta o sesgada. 4. No permite que la opinión pública forma libremente su conciencia de los asuntos públicos constituyendo la falta más grave, atentatoria a su personalidad como ser ontológicamente libre.

Frente a todo este escenario, Rodríguez García propone el denominado control democrático de los medios de comunicación, cuya finalidad es afianzar la legitimidad democrática del sistema; es hacer real y efectiva el libre desarrollo de la personalidad garantizando su libre formación y difusión. En este sentido el autor expone una serie de controles, previos y posteriores, por el contenido y por razón de los sujetos.

El autor propone que este control sea realizado por órganos especializados distintos a la administración (...)

Si el control sirve para mantener el pluralismo, esencial para una recepción diversa de información veraz que permitan a la opinión pública formarse correctamente. Y teniendo en cuenta que el gobierno por lo general necesita de un respaldo en la ciudadanía que se realiza en la interiorización de sus pensamientos; convirtiéndose en la más importante amenaza para esa pluralidad. Por ello se hace necesario despojar a la administración de cualquier mecanismo que le permita influir en los medios. El autor propone que este control sea realizado por órganos especializados distintos a la administración, que tengan por función, entre otras, otorgar la señal – que sería un acto de desprendimiento de la administración pues al ser un servicio público la apertura de una señal depende del sistema de concesiones del Estado – y la posibilidad de vigilar el correcto uso de las mismas, ejerciendo amparo a los derechos de acceso a los medios, por parte de terceros.

Otro es el autocontrol, que resulta una manifestación coadyuvante por parte de los propios medios, cuyos representantes se reúnen formando los denominados comités de prensa, cuyo ejercicio permite la fiscalización de los diversos datos informativos, el descarte de los medios utilizados que no gocen de diligencia debida y el respeto a las opiniones minoritarias.

En todo caso, Rodríguez García concluye que el tipo de medio utilizado debe propender a un modelo de neutralidad que procure el acceso a la información a opiniones contrarias a la editorial del medio de comunicación, sin perjuicio de otras responsabilidad establecidas por ley.


Sobre esta noticia

Autor:
Franco Mc (80 noticias)
Visitas:
2293
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.