Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Naske.x escriba una noticia?

Cuestionando el actual sistema de gestión de residuos en Catalunya

04/02/2021 13:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Tiene efectos psicosociales la forma en que gestionamos lo que comúnmente conocemos como "basura"?

Las políticas actuales orientadas a la protección medioambiental y en consecuencia a una mejora de la calidad de vida no quedan exentas de los mecanismos y técnicas de poder y control propias de la era postindustrial en la que nos encontramos.

En este artículo se cuestiona si el tipo de lenguaje y el discurso que utiliza la Plataforma Residus Municipals de la Generalitat de Catalunya puede llegar a incidir en la psique de la ciudadanía haciendo apología de la motivación, la iniciativa, la optimización y el rendimiento individual y colectivo mediante discursos centrados en la eficacia y la eficiencia.

Las diversas implementaciones y servicios son mostrados como necesarios para mitigar el cambio climático y reducir la generación de residuos, estrategias valoradas positivamente en pleno auge del ecologismo en los países del Norte Global, las cuales forman parte de un poder muy presente en el régimen neoliberal que pretende agradar y complacer (Han, 2014).

Del mismo modo que en el mundo de la publicidad, la comunicación persuasiva es una pieza muy importante tanto para atraer a la persona destinataria hacia ideas o posturas concretas como para condicionar y/o cambiar la conducta de esta. Algunos de los términos que pueden encontrarse en las diversas descripciones de la Plataforma Web - Transparencia, eficiencia, optimización, mejora, bonificación, solidario, seguridad, reciclaje, etc.- suscitan ideas y emociones agradables, las cuales resultan útiles para generar una imagen positiva del servicio. En una sociedad donde se capitalizan hasta las emociones es imprescindible pues que las palabras utilizadas influyan en los sentimientos de los lectores, suscitando determinadas emociones que irán seguidas de pensamientos y actos.

Por otro lado, la búsqueda y aplicación de formas sutiles y seductoras de autoexplotación social conforman también un nuevo entramado de violencias invisibles e indirectas que consiguen inscribirse en la psique teniendo un efecto determinado sobre esta. A pesar de que la sanción, la norma y la prohibición continúen observándose en algunas de las acciones, su combinación con un objetivo general seductor, beneficioso y por supuesto “ético” produce no solo que el individuo acepte y vea justificada la existencia de la negatividad y coacción explicitas que conllevan este tipo de acciones, sino que además las interioriza, aceptándolas y justificándolas en su ser como penitencia para llegar a cumplir con la presuntuosa idea de “buen/a ciudadano/a”. Como un reflejo, asumir o negar algo fuera, implica hacerlo también dentro.

Las acciones dirigidas a monitorizar y controlar el servicio de recogida selectiva -supuestamente implementadas con el fin de ofrecer a la población una prestación eficiente y óptima- son además utilizadas para imponer sanciones. Saber quién, cómo y cuándo se hace uso del servicio permite no solo castigar a aquellas personas que lo hagan mal, sino también premiar a las que lo hacen bien de una forma superficial y presuntuosa. Este sistema de castigo-recompensa se sirve, en nombre de la transparencia, de mecanismos y herramientas tecnológicas como aplicaciones móviles y tarjetas magnéticas entre otros, con el objetivo de identificar a las usuarias y recopilar datos sobre ellas.  

“Uno de los problemas es el anonimato del que disponen los ciudadanos” (Residusmunicipals.cat., 2019)

Las inspecciones y evaluaciones no dejan de formar parte de sistemas de control y vigilancia ligados al concepto dualista del bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, sujeto a la lógica patriarcal donde el Estado y todo lo que este representa reproducen el papel de “padre” el cual tiene tanto el derecho como la obligación de educar y velar por la seguridad de su “familia”. Él es la máxima autoridad con el poder legítimo e indiscutible de dirigir y dictar el deber. Por todo ello diría que el concepto de “Estado de bienestar” no es más que una positivización de dicha organización política desde donde se continúa infantilizando e incapacitando a la población, imponiendo la norma y castigando el error, la disidencia y la autogestión. 

La apropiación e interiorización de la culpa y del miedo son completamente necesarias para dirigir y controlar. Si existe la culpa existe el castigo. Y si existe fuera también dentro. En otras culturas o épocas anteriores el castigo podía parecer más físico, directo y explicito. Desde la introducción del dinero como símbolo de intercambio el error se paga con ese, las sanciones administrativas o penales y los instrumentos fiscales son pagados a través del dinero o bienes con valor económico, lo cual puede hacer parecer que el castigo tenga un carácter indirecto, invisible y simbólico, pero tanto el castigo como la culpa siempre son simbólicos. Puedes pagar por tus errores o pecados con tu cuerpo o libertad directamente, o pagar con dinero, para el cual tendrás que vender primero tu cuerpo, y tu libertad.

En el ejemplo de las tiendas solidarias o las tiendas de segunda mano se produce una monetización de aquellos productos que “sobran” o están desfasados y que normalmente se consideran desechos o residuos, siendo estos supuestamente revalorizados y devueltos al circuito económico. Positivizar la comercialización de estos productos bajo la premisa de la economía circular no hace otra cosa que limitar otra vez desde una posición de falso altruismo el acceso a productos de primera necesidad (en el caso de la tienda solidaria de alimentos) a personas con falta de recursos económicos, y en su consecuencia básicos. En este caso, a pesar de que la violencia sea simbólica e indirecta en primer lugar, termina siendo física, directa y visible, queriendo parecer toda una obra de misericordia con carácter capitalista.

Para terminar, citando a Castillo (2015) como conclusión:

“La ciencia está al servicio de los presupuestos gubernamentales, la idea de prestaciones crea la ilusión de que tras esa intervención hay una verdadera posibilidad de elegir y una demanda de los usuarios a la que responder.”

 

 

Referencias

Castillo, P. (2015). Los saberes psicológicos en el neoliberalismo: el caso de las políticas sociales y la teoría del apego en Chile. Universitas Psychologica, 14(4), 15-27. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=64744107010

Han, B. C. (2014). Psicopolítica. Barcelona: Herder.

Residusmunicipals.cat. (2019). Residus Municipals - Compromís local a Catalunya per a la millora i bones pràctiques en la gestió de residus. Recuperado de: http://residusmunicipals.cat/llista.php


Sobre esta noticia

Autor:
Naske.x (1 noticias)
Visitas:
4231
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.