Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javiernoriegafebres escriba una noticia?

Como debemos esperar la aparición de Jesucristo

26/04/2010 09:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo

COMO SE ESPERARA AL SEÑOR

Las Santas escrituras, testifican:

Bienaventurados aquellos siervos, a los cuales cuando el Señor viniere, hallare velando: de cierto os digo, que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y pasando les servirá. Bienaventurado aquel siervo, al cual, cuando el señor viniere, hallare haciendo así. San Lucas 12: 37, 43.

Que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo. 1ra Timoteo 6: 14.

Y a la final trompeta los muertos serán levantados sin corrupción.

En un momento, en un abrir de ojo, a la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados. 1ra Corintios 15: 52.

Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero: Luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes a recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 1ra Tesalonicenses 4: 16, 17.

La ira del Señor, viene sobre aquellos que no conocen a Dios.

Derrama tu ira sobre las gentes que no te conocen, Y sobre los reinos que no invocan tu nombre. Salmos 79: 6.

Derrama tu enojo sobre las gentes que no te conocen, y sobre las naciones que no invocan tu nombre: porque se comieron a Jacob, y lo devoraron, y le han consumido, y asolado su morada. Jeremías 10: 25.

Los sacerdotes no dijeron: ¿Dónde está Jehová? y los que tenían la ley no me conocieron; y los pastores se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaron en Baal, y anduvieron tras lo que no aprovecha. Jeremías 2: 8.

¿Y por qué no conocen a Dios?, porque no guardan sus mandamientos.

El que no ama, no conoce a Dios; porque Dios es amor. 1ra Juan 4: 8.

El que no me ama, no guarda mis palabras: y la palabra que habéis oído, no es mía, sino del Padre que me envió. San Juan 14: 24.

Y cualquiera que me oye estas palabras, y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, e hicieron ímpetu en aquella casa; y cayó, y fué grande su ruina. San Mateo 7: 26, 27.

¿Y cual será el pago por no conocer a Dios?

En llama de fuego, para dar el pago a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Los cuales serán castigados de eterna perdición por la presencia del Señor, y por la gloria de su potencia. 2da Tesalonicenses 1: 8, 9.

El que dice, yo le he conocido y no guarda sus mandamientos.

El que dice, Yo le he conocido, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y no hay verdad en él. 1ra Juan 2: 4.

Y la maldición nos alcanza, por no confirmare las palabras de esta ley para cumplirlas.

Maldito el que no confirmare las palabras de esta ley para cumplirlas. Y dirá todo el pueblo: Amén. Deuteronomio 27: 26.

Y les dirás tú: Así dijo Jehová Dios de Israel: Maldito el varón que no obedeciere las palabras de este pacto. Jeremías 11: 3.

Porque todos los que son de las obras de la ley, están bajo de maldición. Porque escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas que están escritas en el libro de la ley, para hacerlas. Gálatas 3: 10.

Más sobre

Mas estos comunales que no saben la ley, malditos son. San Juan 7: 49.

¿Y por qué son malditos?

Más en teniendo reposo, se volvían a hacer lo malo delante de ti; por lo cual los dejaste en mano de sus enemigos, que se enseñorearon de ellos: pero convertidos clamaban otra vez a ti, y tú desde los cielos los oías, y según tus miseraciones muchas veces los libraste. Nehemías 9: 28.

Así que, pues que resta que algunos han de entrar en él, y aquellos a quienes primero fué anunciado no entraron por causa de desobediencia. Hebreos 4: 6.

Procuremos pues de entrar en aquel reposo; que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia. Hebreos 4: 11.

¿Y por qué no entran a reposar?

¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que no obedecieron? Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad. Hebreos 3: 18, 19.

¿Y qué cosa les vendrá a aquellos?

El que cree en el Hijo, tiene vida eterna; mas el que es incrédulo al Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. San Juan 3: 36.

El que en él cree, no es condenado; más el que no cree, ya es condenado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios. San Juan 3: 18.

Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas. San Juan 3: 19.

El nombre del unigénito Hijo de Dios, es Miguel Arcángel.

La Luz.

Y dijo Dios: Sea la luz: y fué la luz. Y vió Dios que la luz era buena: y apartó Dios la luz de las tinieblas. Génesis 1: 3, 4.

En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz en las tinieblas resplandece; mas las tinieblas no la comprendieron. San Juan 1: 4, 5.

Y dijo: Poco es que tú me seas siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures los asolamientos de Israel: también te dí por luz de las gentes, para que seas mi salud hasta lo postrero de la tierra. Isaías 49: 6.

Yo Jehová te he llamado en justicia, y te tendré por la mano; te guardaré y te pondré por alianza del pueblo, por luz de las gentes. Isaías 42: 6.

Librándote del pueblo y de los Gentiles, a los cuales ahora te envío, Para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, remisión de pecados y suerte entre los santificados. Hechos 26: 17, 18.

¿Y quién es esa luz?

Y la luz de Israel será por fuego, y su Santo por llama que abrase y consuma en un día sus cardos y sus espinas. Isaías 10: 17.

La promesa para aquellos que conocen a Dios.

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la peña; Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y combatieron aquella casa; y no cayó: porque estaba fundada sobre la peña. San Mateo 7: 24, 25.

El que guarda la ley es hijo prudente: Mas el que es compañero de glotones, avergüenza a su padre. Proverbios 28: 7.

Si me amáis, guardad mis mandamientos. San Juan 14: 15.

El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquél es el que me ama; y el que me ama, será amado de mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. San Juan 14: 21.

Respondió Jesús, y díjole: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos con él morada. San Juan 14: 23.

Y en esto sabemos que nosotros le hemos conocido, si guardamos sus mandamientos. 1ra Juan 2: 3.

Estudio recopilado de las enseñanzas del Maestro EZEQUIEL ATAUCUSI GAMONAL.


Sobre esta noticia

Autor:
Javiernoriegafebres (63 noticias)
Visitas:
3213
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.