Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Cuando democratizar significa totalizar

19/12/2012 14:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Agustin Laje Fuente: Prensa Popular La batalla cultural de la que alguna vez habló Cristina Kirchner, es en última instancia una batalla que se libra en la dimensión del lenguaje. La lógica subyacente es bastante simple: se pueden obtener iguales e incluso mejores resultados cambiando el significado de las cosas, de los que se obtendrían mediante el uso de la fuerza directa y desembozada. Para entender lo anterior, antes debemos considerar dos características fundamentales que guarda el lenguaje. En primer lugar, las palabras (los "significantes") no tienen significado en sí mismas. No tienen esencia . El significado es, por el contrario, el resultado de diferencias. El propio abecedario es un sistema de diferencias, en tanto que nuestra comprensión de cada letra particular, se establece por la diferencia que ella tiene con las demás. En segundo lugar, así como existen palabras que están despojadas de contenido valorativo, las sociedades suelen adjudicar a muchos de sus vocablos contenido moral. Las palabras "democracia" o "totalitarismo", por ejemplo, provocan en nosotros sensaciones y juicios de valor específicos, que no generan palabras moralmente neutras como "silla" o "puerta". De estas dos consideraciones básicas, puede deducirse que si las palabras no tienen significado intrínseco, el lenguaje es altamente inestable y lo que cada cosa significa puede ser alterado. Tal alteración puede ser el resultado inconsciente de cambios sociales en sentido amplio, o puede ser el resultado de una estrategia deliberada de un grupo determinado. Por otra parte, si existen palabras que pueden albergar en su seno contenido moral, la política es, en última instancia, una puja por apropiarse de esas palabras, o por legitimar moralmente otras. Todo esto que suena tan abstracto y lejano a los problemas políticos de Argentina, se vuelve relevante, concreto y actual si tenemos en cuenta que mantiene estrecha relación con el pensamiento de Ernesto Laclau, intelectual estrella del régimen. En efecto, Laclau sostiene que los "significantes vacíos" son palabras que, si bien han perdido significado (ya no significan realmente nada concreto), incrementan su fuerza política, deviniendo imprescindibles para la construcción hegemónica del poder. Así pues, el kirchnerismo ha ido imponiendo sus "significantes vacíos" desde que hace de la política un conflicto de amigos y enemigos al estilo de Carl Schmitt. En sus inicios, cuando su enemigo máximo eran las Fuerzas Armadas, la "memoria" fue el significante vacío que se impulsó contra "los genocidas", "la derecha", entre otros "demonios". En 2008, ya diezmadas moral y materialmente las FF.AA., el lugar del mal absoluto pasó al campo y esa "oligarquía" a la que se opuso el significante vacío de lo "nacional y popular". Con el cese de ese conflicto, le tocó a los medios de comunicación independientes del gobierno, calificados como "monopólicos" y "corporativos", en cuyas antípodas se ubicó el significante vacío de lo "democrático", con el auxilio de lo "nacional y popular" por supuesto. Ahora le llegó el turno a la Justicia que, tras algunas insubordinaciones y muestras de republicanismo aisladas en el marco de la puja por la "ley de medios", le hizo sentir al kirchnerismo que no está aún del todo subordinada a sus caprichos como en verdad aquellos quisieran. Es cierto que fue un Juez (Alfonso) el que declaró constitucional el desguace de Clarín; pero no menos cierto es que aún existen otros jueces que no han caído en las garras de la dominación kirchnersita. El estropeo de la fiesta del 7D fue muestra (imperdonable) de ello. Que no nos sorprenda, por todo esto, que la próxima "batalla cultural" se emprenda contra la Justicia. El kirchnerismo ya la ha vinculado a supuestos "resabios de la dictadura" y empieza instalar la idea de que "necesita democratizarse". De ahora en más, insistirán con esto en cada oportunidad que se les presente; y si no tienen oportunidades, las crearán a esos efectos. Después de todo, con el fin de Clarín necesitan de un nuevo enemigo. Todo el peso de las palabras o, más concretamente de los "significantes vacíos", estarán ahora dirigidos, como si se trataran de proyectiles que tuercen su dirección, contra el Poder Judicial. La aniquilación de la República, en orden a hacer total e incontrolable el poder del Ejecutivo, es la meta final. ¿Pero qué significa en concreto "democratizar"? Un significante vacío no tiene significado concreto; significa aquello que quieren significar quienes tienen poder sobre él. Por lo tanto, la pregunta debe ser: ¿Qué significa en particular, para el kirchnerismo, "democratizar"? Significa, en la práctica, concentrar la suma del poder público en un solo grupo que busca establecer una relación supuestamente directa, a través de su líder, con "el pueblo". Y ello implica destrozar toda intermediación molesta. Democratizar, para el kirchnerismo, significa totalizar. Un trágico contrasentido que anuncia la muerte de nuestra República.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2245 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
172
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.