Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

El desafío del siglo XXI

13/02/2013 16:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Se han preguntado, ¿por qué la educación es uno de los grandes temas pendientes de los políticos, las sociedades y los gobernantes en América Latina y de muchos otros lugares del mundo?, pero ¿quién debe brindar la solución para hacer más accesible la educación, el Estado o a través de otras formas más eficientes de hacerlo?

Vamos a realizar un pequeño análisis de la situación para enfocarnos en la posible solución que planteo, para eso veamos el acceso a la educación; en promedio, en América Latina, hay un 82.43% de acceso a la educación primaria, luego esta baja a un 68.56% en secundaria; el gran tema es el acceso a las universidades donde tenemos índices por debajo del 41.87%. Luego tenemos que la deserción en primaria se logró bajar al 11.06% y en secundaria, al 21.36%, pero la cifra se vuelve alarmante en las universidades porque llega al 40.25%.

¿Podemos, con estos índices tan alarmantes, salir algún día de la pobreza? Estos datos que les presento son un compendio del Banco Mundial y la Unesco. Ambos informes en sus conclusiones indican que las personas que no completaron un nivel secundario tendrán menores ingresos que los que sí lo terminaron, y los que culminaron estudios universitarios tendrán acceso a mejores remuneraciones en sus empleos.

Ambas instituciones hacen un análisis de la calidad de la educación en torno a la inversión pública y dejan entrever que la región pasó de una inversión del 2.2% del producto interno bruto (PIB), en la década de los 90, a un 4.4% del PIB a partir del año 2000. Muchos países han tenido notables avances en la reducción de la pobreza extrema, otros han ido más allá y han mejorado la condición de la pobreza, elevando su nivel de vida.

Pero el gran problema y el desafío en la educación es que es una de las herramientas con las que el individuo puede salir de la pobreza.

Y es en ella que el Estado tiene que gastar de una manera más eficiente, combinando una serie de cambios en la estructura educativa de cada país. La realidad en nuestra región es que se trata de escuelas y colegios públicos administrados por ministerios ineficientes que han sido entregados políticamente a los gremios de izquierda o populistas de derecha, que se benefician de los recursos para sí y no para las mentes jóvenes, ávidas de aprender, y el Estado representado en el gobierno de turno no puede desembarazarse de los políticos que manejan la educación, porque necesitan sus votos en el Congreso o Asamblea, o por el simple hecho de que estos gremios pueden realizar huelgas violentas y alterar el orden constitucional.

Pero hay formas; el modelo que propongo es que la base del sistema incluya los vouchers o bonos educativos (es decir, el Estado entrega un bono al padre de familia o cabeza de hogar por la educación de cada uno de los hijos, y él elige en qué colegio inscribir a cada hijo).

Ya que no se puede dejar a los políticos –que controlan la educación– a un lado en esta reforma, les damos las siguientes opciones: dejar a ciertos colegios públicos con el sistema actual (el ministerio los financiaría); que los que deseen ir a régimen de control de los municipios se financien con el sistema de bonos; que los que quieran ir a un modelo privado, en el que los profesores sean dueños de la empresa educativa, el Estado tenga la potestad de alquilarles o venderles los bienes y estos también se financiarían con el sistema de bonos.

En el caso de los colegios públicos que deseen optar por un modelo de privatización abierta, en el que los padres de familia y los maestros sean dueños de la empresa educativa, al igual que la anterior opción, el Estado tendría la potestad de vender o alquilar las instalaciones y se financiarían a través del sistema de vouchers.

Estos colegios también podrán ser administrados por fundaciones privadas, especializadas en educación o por comunidades religiosas, se financiarían con el sistema de vouchers.

Y por qué solo hablar de colegios públicos, los privados también podrían recibir los vouchers educativos.

Esa es la propuesta, solo falta la decisión política para que la región no se lamente por no contar con los científicos ni con el desarrollo de las tecnologías y, sobre todo, para que podamos cultivar con la educación en cada individuo una semilla de emprendimiento, que seguro lo hará vencer la pobreza más rápido que cualquier acción del Estado.

Saludos,

José Isidro Twitter: @joseimorante

Publicado en Diario La Prensa Panamá: http://www.prensa.com/impreso/opinion/el-desafio-del-siglo-xxi-jose-isidro-morante-erazo/156254

Más informacion acerca del autor en: http://ec.globedia.com/perfil/jose-isidro/ http://facebook.com/ joseimorante


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2245 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
279
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.