Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jalfocea escriba una noticia?

El diseño gráfico durante la II Guerra Mundial

22/02/2017 02:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Diseño Gráfico es un disciplina que hunde sus raíces tanto en el arte como en la comunicación. Su fin último es comunicar sin embargo, en lugar de emplear la palabra escrita, hace uso de una creativa combinación de formas, colores, imágenes, tipografías y otros elementos

El objetivo último del diseño gráfico es transmitir un mensaje de una manera única, original, innovadora, impactante, directa y, sobre todo, eficaz, a través de la creación de un producto visual innovador que comparte esas mismas características.

Una vez que comprendemos de manera básica en qué consiste y para qué sirve en diseño gráfico, resulta mucho más fácil comprender a su vez su importancia en el sector del marketing y la publicidad y en consecuencia, también dentro del ámbito de la propaganda. Así, con el ascenso de los totalitarismos desde la década de los años veinte, la propaganda política, económica, social, cobró un protagonismo máximo y junto a ella, como instrumento, también el diseño gráfico.

Ya durante el desarrollo de la II Guerra Mundial, y también en otros tantos conflictos bélicos) el diseño gráfico ostentó un papel crucial como instrumento de propaganda política.

Con el ascenso de los totalitarismos, la maquinaria de la propaganda política se puso en marcha a pleno rendimiento, y su dependencia respecto del diseño gráfico y el talento, el ingenio y la creatividad de los diseñadores gráficos, fue absoluta.

Durante este conflicto, los países de ambos bandos difundieron sus ideologías utilizando el arte del diseño gráfico, pero también para infundir entre su propia población el miedo al adversario, una práctica que se extendió durante toda la Guerra Fría hasta la caída del muro de Berlín a finales de 1989

Uno de los mayores ejemplos del diseño gráfico al servicio de la propaganda de Estados Unidos en la II Guerra Mundial fue el mítico cartel Rosie The Riveter (Rosie la remachadora), que expresa cómo en estos años muchas mujeres abandonaron su lugar tradicional como amas de casa para ocupar en las fábricas el puesto de sus maridos, ahora en la guerra. J. Howard Miller diseñó este cartel para la empresa Westinhouse Electric; en él vemos a una mujer fornida que saca músculo bajo el slogan “We can do it!” (podemos hacerlo).

En el bando contrario, los países del eje, a cuyo frente se encontraba Alemania, llevaron el concepto de diseño gráfico al servicio de la propaganda a su máxima expresión de la mano del dirigente nazi Joseph Goebbels. Uno de los mejores ejemplos de este período el cartel titulado “La victoria será nuestra”, que muestra a un soldado germano inmutable, impasible, con la cabeza alta y orgulloso, mirando fijamente al frente mientras, tras de sí, ondean las banderas nazis.

Estos son sólo dos ejemplos aislados que, sin embargo, marcan un antes y un después tanto en la historia en general, como en la historia del diseño gráfico en particular. Pero, como ya hemos dicho, el diseño gráfico al servicio de la propaganda todavía tenía que vivir una de sus épocas más doradas.


Sobre esta noticia

Autor:
Jalfocea (105 noticias)
Visitas:
6632
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.