Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Biologiayantropologia escriba una noticia?

El catolicismo que sirve

13/03/2014 17:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El catolicismo que sirve

Publicado en Levante, 12 de marzo de 2014

José Luis Villacañas , a quien leo con mirada escrutadora, por su fino análisis de la realidad, titula hoy en Levante " Mi catolicismo me sirve a mi ". Es una pieza bella y hábil en la que disecciona un tema muy interesante: la distinción entre delito y pecado, conceptos claramente diferentes, uno de carácter social-penal, el otro de tipo religioso. No hay que olvidar, sin embargo, que en un Estado de Derecho bien constituido, los delitos suelen ser pecado; y no al revés, como bien explicita el autor. Sin embargo, este detalle no hace superfluo, como se apunta en el artículo, ambas nociones, cada una en su ámbito, sino que más bien se complementan; ni conviene hacerlos irreconocibles e inconciliables. La fe ha de purificar la razón. Por razones de Estado, y contra toda justicia, se han cometido –y se siguen cometiendo- las mayores atrocidades que la historia jamás haya visto. Pero también la razón, en ese diálogo fructuoso, puede purificar, quitar la ganga, la demagogia, de una fe fanática, pseudoreligiosa o supersticiosa.

Europa ha surgido de esa mutua relación y fecundidad entre razón y fe. Pero no siempre fue así y podría no seguir siéndolo. Esto nos retrotraería a la barbarie. No se puede suprimir, sin grave daño y perjuicio, la instancia última de que todo derecho está basado en justicia y que su fundamento es la de un Dios justo. En caso contrario, tratar de fundamentar por "consensos" la última razón del derecho, nos llevaría a un callejón sin salida.

Conviene volver a las raíces cristianas de Europa, sin las cuales nosotros mismos somos incapaces de explicarnos nuestra cultura y nuestro pensamiento; y naturalmente de distinguir entre pecado y delito, entre lo moralmente inaceptable y lo legalmente permitido. La crisis económica que padecemos es precisamente la historia entre lo legal y lo inmoral. Y esto se agudiza especialmente en sociedades "monotheas", de pensamiento único, en las que la "fe" –en el progreso científico, en el partido, en lo políticamente correcto, etc.- confunde lo lícito con lo virtuoso. Ni todo pecado es delito, ni todo lo permitido es moral. La conciencia está por encima de la ley.

Cuentan de Juan XXIII , que pronto será canonizado, que, en cierta ocasión, fue despertado a las tantas de la madrugada. Su secretario le avisó: ¡Santidad, la abadesa de tal convento ha dado a luz un bebé! El papa bueno, somnoliento, le contestó: ¡La próxima vez despiérteme si el que da a luz es el abad, porque esto sí que sería algo extraordinario! ¡Que lo haga una mujer es algo que sucede todos los días!

Para contrastar con el artículo reseñado de D. José Luis Villacañas, vid.

Http://www.levante-emv.com/opinion/2014/03/11/catolicismo-sirve/1088622.html


Sobre esta noticia

Autor:
Biologiayantropologia (163 noticias)
Fuente:
biologiayantropologia.blogspot.com
Visitas:
396
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.