Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jaferlui escriba una noticia?

El juez y el escarabajo

21/10/2009 02:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuán importante puede ser el más humilde

Un juez muy sabio, que vivía en un país gobernado por un hombre injusto y ambicioso, fue condenado a prisión en una torre, porque al Gobernador le molestaba el que la gente del pueblo le tuviese tanto cariño y respeto al juez. Era la torre muy alta, y el juez fue condenado a vivir solo, en ella, toda su vida.

Hacía ya mucho tiempo que el juez estaba preso, sin esperanza de salir de este estado, cuando una noche se asomó a una ventana y vio a su pobre mujer esteba llorando amargamente al pie de la torre.

El juez la llamó y le dijo:

No llores querida, y oye bien lo que voy a decirte: busca un escarabajo, un poco de mantequilla, una madeja de seda, una pita y una soga. Si me traes pronto esto, podré salvarme.

· ¿Pero qué tiene que hacer todo lo que pides para conseguir tu libertad?

· Obedece querida, lo que te he dicho y confía en mí.

La mujer se alejó corriendo y antes de una hora volvía al pie de la torre con lo que su esposo le había encargado.

El juez le dijo desde lo alto:

Tengamos cuidado la próxima vez que tengamos a un ser humilde al frente

· Pon un poco de mantequilla en la cabeza del escarabajo, amárrale la madejita de seda al cuerpo y ponlo en la pared con la cabeza hacia arriba.

La mujer hizo todo esto cuidadosamente. El escarabajo, que es muy aficionado a la mantequilla, al sentir el olor hacia arriba, “creyó” que ésta estaba en la pared, subió por el muro impulsado por su apetito.

El juez lo esperaba en la ventana con gran ansiedad, y, cuando estuvo a su alcance, lo cogió. Tomó el extremo de madeja de seda e indicó a su mujer que amarrase el cordel en el otro extremo, y cuando subió el cordel se sirvió el prisionero de él para subir la soga.

Entonces, aseguró un extremo de ésta en el interior de la torre, y agarrado de ella, se fue deslizando desde la ventana hasta el pie del muro, donde lo aguardaba su mujer llena de alegría y al mismo tiempo de asombro, al pensar que un mísero escarabajo había servido para realizar una obra tan importante.

El autor de este cuento es anónimo, encierra mucha sabiduría, amigo lector, tengamos cuidado la próxima vez que tengamos a un ser humilde al frente.


Sobre esta noticia

Autor:
Jaferlui (116 noticias)
Visitas:
4672
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.