Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Velada escriba una noticia?

El milagro de Calanda

24/02/2021 13:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El milagro de Calanda, y la actividad Mercantil a su alrededor

Este milagro hace referencia al que se vivió en un pequeño pueblo Zaragozano, su protagonista fue Miguel Juan Pellicer Blasco, nacido en el mes de marzo de 1.617.

 

El propio ayuntamiento de Calanda publica en su página Web los hechos sucedidos, los cuales voy a resumir.

 

Miguel con 19 años, a finales del año 1.636, deja la casa de sus padres y se traslada a Castellón. Un día de finales de julio de 1.637, un carro cargado de trigo y tirado por 2 mulas, sobre una de las cuales iba Miguel, cayó a tierra, pasándole una rueda del carro sobre su pierna derecha, fracturándole la tibia en su parte central.

 

Es trasladado a Valencia e ingresa en el Hospital Real el día 3 de agosto de 1.637, según consta en el Libro de Registro, que aún se conserva. Desde este hospital es trasladado a Aragón. 

 

La primera visita que realiza en Zaragoza, nada más llegar, es al Templo de Nuestra Señora del Pilar. Después es ingresado en el Hospital General de Nuestra Señora de Gracia. Aquí se le amputa la pierna “cuatro dedos más debajo de la rodilla”. Enterrándose dicha pierna en el cementerio del hospital. Se le dio de alta en el hospital y se le colocó una pierna de madera y se le dio una muleta.

El 29 de marzo de 1.640, y después de la jornada de trabajo se va a dormir. Eran, aproximadamente, las 10 de la noche

 

Pidió limosna en una de las puertas del Templo del Pilar, en Zaragoza. Y aprovechaba para oír misa todos los días, a la vez que se aplicaba aceite de las lámparas el muñón de su pierna para suavizar el dolor.

 

Dos años después volvió a su casa en Calanda. Una vez allí, recorre la comarca para recoger algo que poder llevar a su casa. Muchas fueron las personas que pudieron ver a Miguel Juan con la pierna amputada en toda la zona.

 

El 29 de marzo de 1.640, y después de la jornada de trabajo se va a dormir. Eran, aproximadamente, las 10 de la noche. Más tarde, sobre las 11, entran sus padres en la habitación “a luz de candil”, y perciben una “fragancia y olor suave no acostumbrados allí”, y al acercarse su madre para comprobar como se había acomodado Miguel en el lecho improvisado de aquella noche, lo encuentra durmiendo, pero ve admirada que por debajo de la capa paterna asomaban dos pies cruzados.

 

En la actualidad se organizan fiestas para honrar la memoria de ese milagro. Al principio más de ámbito religioso, y en la actualidad más laico.

En la última hubo una fiesta en la que pinchaban disc Jockeys profesionales, y se organizó una feria en la que se dieron cita gentes de todas las partes del País.

Dos años después volvió a su casa en Calanda


Sobre esta noticia

Autor:
Velada (10 noticias)
Visitas:
2316
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.