Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Entre improvisados y ladrones

09/06/2014 14:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Iván Budinich Castro

Los partidos políticos muchas veces denostados, son organismos vitales para el funcionamiento de una democracia, cumplen las funciones de intermediar entre Estado y sociedad representando a los sectores cuyas expectativas son formuladas dentro de sus planes y programas. Sin partidos políticos la democracia puede ser cualquier cosa, pero indudablemente no es una democracia plena. Puede haber plena libertad de expresión, puede haber lucha competitiva por el poder dentro de un marco de formalidad legal, pero igual no estamos hablando de democracia. En la vida moderna y a despecho de los regímenes de corte autoritario que como Velazco o Fujimori en más de una ocasión los han enfrentado como sinónimo de divisionismo, ineficiencia y corrupción; democracia y partidocracia son términos sinónimos. Una democracia plena no es otra cosa que un estado de partidos y los partidos son los organismos que intermedian entre la sociedad y el aparato estatal llevando ante este las demandas de sus representados. imageSusana Villaran

De 1990 a la actualidad nuestro país atraviesa una crisis en el sistema de partidos a tal punto que solo tenemos un tímido esbozo de clase política, incluso el APRA sin García Pérez a duras penas alcanza un 5% del electorado y el PPC a pesar de ser la organización que más se ha esforzado en lograr un proceso de recambio generacional no puede armar una candidatura seria para el gobierno de Lima metropolitana sin evitar verse tocado por el escándalo. Lo terrible a estas alturas ya no es la gravedad de la crisis, lo terrible es que la sociedad peruana la haya normalizado al punto que no estallamos indignados por la situación crítica al interior del país donde muchos gobiernos regionales parecen haber caído en las fauces de bandas organizadas capaces de recurrir incluso al sicariato para liquidar a sus enemigos políticos. Tenemos hasta el momento tres presidentes regionales con orden de captura y los indignados profesionales que gozan fungiendo de conciencia moral del país, bien gracias, si no pasa en Lima y no afecta a sus amistades no importa un pepino.

En ese contexto resulta hasta "decente" y a poquísimos les llama la atención que toda una alcaldesa de Lima se vaya a la reelección sin un partido político propio luego de que el suyo fuera barrido en las urnas el año 2011. Si esta improvisación de tamaño descomunal no es un símbolo de desprecio por las formas más elementales de la política ¿Qué diablos es? imageCesar Alvarez

No sorprende que estemos como estemos entre improvisados y delincuentes, no existe una clase política con voluntad ni capacidad para resolver de una vez por toda la crisis de representación que atraviesa la institucionalidad partidaria fuera de una o quizás dos organizaciones que navegan a media vela, lo demás es caos y desconcierto.

Seguimos y todo indica que seguiremos sin ver en mucho tiempo un sistema de partidos políticos medianamente coherente. Mientras tanto los improvisados, los corruptos y los descaradamente mafiosos la tendrán fácil en su intención de subirse al coche del presupuesto público. Lastimosamente esto no tiene para cuando terminar.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2259 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
174
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.