Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

La primera esposa de Donald Trump, agente de la inteligencia checoslovaca

7
- +
30/10/2018 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Informaciones del rotativo británico the Guardian y de la revista checa Rrespekt demuestran que Ivana Trump, la que fuera durante diez años esposa del actual presidente de Estados Unidos, estuvo trabajando para la inteligencia exterior checoslovaca «pasando» información

 

Según se acaba de desvelar, Ivana Trump, de soltera Zelnícková, fue agente de la inteligencia checoslovaca, y espió a su marido durante los años ochenta el pasado siglo.

Un antiguo agente de la inteligencia checoslovaca, más conocida como Státní Bezpečnost, (StB), ha confirmado que se espió al actual presidente de los Estados Unidos ya que ya en aquella época era una persona interesante debido a las buenas conexiones que tenía en la política norteamericana.

De hecho, un viaje a la Unión Soviética que realizó el matrimonio Trump, invitado por el embajador de la URSS en Washington, fue organizado por Intourist, una empresa «tapadera» del extinto KGB.

Un «topo» en el dormitorio de Donald Trump

La organización de una compleja operación de espionaje sobre Donald Trump por la Seguridad del Estado, esa es la traducción más aproximada de Státní Bezpečnost, no fue fruto del azar.

Ya a mediados de los años ochenta del pasado siglo, Donald Trump tenía muchos contactos entre el establishment político de Washington, por lo que el StB decidió que podía ser una pieza importante del espionaje que desarrollaba en Estados Unidos.

El StB hiló tan fino que logró colar en el dormitorio de Donald Trump a una agente, que no era otra que Ivana Trump, de soltera Zelnícková, que se casó con el magnate inmobiliario en el año 1977.

La operación se supervisaba desde la ciudad de Zlín, un núcleo urbano provinciano en el suroeste de Checoslovaquia, en el que había crecido la modelo que encandiló a Donald Trump.

De hecho, quien informaba de los movimientos políticos y económicos de Donald Trump no era otro que el padre de Ivana, Milos Zelnícek, que mantuvo una estrecha relación con la inteligencia checoslovaca hasta la caída del régimen comunista de aquel país del otro lado del telón de acero.

Donald Trump, un «activo» muy interesante

El interés del StB por Donald Trump comienza en el año 1988, año en el que George Bush logra la presidencia de los Estados Unidos; los movimientos políticos del constructor neoyorquino llaman la atención del Primer Directorio del StB.

El citado Directorio, encargado de la inteligencia exterior de Checoslovaquia, comienza a articular un plan con el que tener un mayor acceso y un mayor control del que con el tiempo se ha convertido en el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos.

Todos estos datos, de los cuales informa el periódico británico the Guardian y la revista checa Rrespekt, han sido confirmado por Vlastimil Danek, un antiguo agente del Primer Directorio del StB.

El interés del StB en Trump era sobre todo por su agenda: ya a mediados de los años ochenta del pasado siglo tenía acceso al establishment económico y político norteamericano y contaba con muchos contactos, tanto empresarios como alta clase política, al otro lado del Atlántico.

A partir de ese momento se requiere a Zelnícek para que recabe información más específica sobre su hija: política exterior de EE. UU., política interior, economía e inteligencia

Una investigación auspiciada por el KGB

Aunque el operativo fue planificado y ejecutado por la inteligencia checoslovaca, el propio Danek confiesa que el KGB estaba interesado en la operación, ya que el Comité para la Seguridad del Estado, eso es lo que significa KGB en ruso, «tutorizaba» a todos los servicios e inteligencia de más allá del telón de acero.

De hecho, y no es ninguna novedad, muchos agentes de la StB eran realmente «topos» del KGB en el servicio de inteligencia checoslovaco; además, el servicio de información que creara Félix Dzerzhinski tenía unas grandes oficinas en Praga.

Se trató de una operación de gran calado y que duró una década, esto es, los diez años que duró el matrimonio de Ivana Zelnícková con Donald Trump.

Un extraño viaje a Moscú y Leningrado

En el año 1987 Ivana y Donald Trump visitan, invitados por el embajador de la URSS en Washington, las ciudades de Moscú y Leningrado; la empresa que gestiona el viaje es Intourist.

Se trata de una empresa «tapadera» tras la cual se encontraba la inteligencia soviética. Tras el viaje, Donald Trump anuncia que está pensando en presentarse a las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos, aunque finalmente no lo hace.

Un año después, estamos en 1988, Ivana transmite las primeras informaciones: George Bush ganará las elecciones a la presidencia. Milos Zelnícek transmite la información al StB.

Las elecciones presidenciales confirman la previsión de Ivana y a partir de ese momento la modelo y mujer de Trump se convierte en un importante activo de inteligencia: no solo tenía acceso al establishment económico norteamericano, sino también a los cenáculos del poder político.

A partir de ese momento se requiere a Zelnícek para que recabe información más específica sobre su hija: política exterior de EE. UU., política interior, economía de la primera potencia y hasta las actividades de la inteligencia norteamericana.

Los servicios de inteligencia del Este buscaban una «fuente tipo»

Al menos eso de desprende de los documentos desclasificados de la época soviética, tanto los que afectan al KGB como a otros servicios de información del lado oriental del «Muro de Protección Antifascista».

En el caso del KGB, desde la dirección se instruía a los agentes del Primer Directorio, inteligencia exterior, a que intimasen lo más posible con posibles informantes de cara a poder tener «topos» en los centros de poder occidentales.

De hecho, desde la KGB, se llegó a confeccionar un perfil del tipo de informantes que se debían de captar en el bloque occidental.

Entres las características que deberían de reunir se encontraban: ser corruptible, ser orgulloso y narcisista, tener tendencia a la infidelidad y tener pocas capacidades analíticas.

Al mismo tiempo, el «caladero» donde «pescar» informantes se debía de centrar en el mundo de la política y de los negocios, buscando individuos en ascenso.

Fuente - El DiarioStátní bezpečnost en Wikipedia / Ivana Trump en Wikipedia  / KGB en Wikipedia / Muro de Berlín en Wikipedia

Según se acaba de desvelar, Ivana Trump, de soltera Zelnícková, fue agente de la inteligencia checoslovaca, y espió a su marido durante los años ochenta el pasado siglo


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (95 noticias)
Visitas:
65
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.