Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Cuando el estatismo decreta el significado de las ideas

19/04/2013 02:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Autor: Antonella Salomon Marty

Fuente: HACER

A lo largo de la historia, el estatismo no ha hecho más que desprestigiar y desacreditar a todas aquellas ideas que proclaman la libertad, y ha utilizado al liberalismo como chivo expiatorio para atribuirle la culpa de los males que el mismo estatismo ha originado, creando así una visión del liberalismo que claramente no ilustra lo que en verdad es y que lamentablemente muchos legitiman de manera inmerecida. De esta forma, el capitalismo suele tener sinónimos tales como "crisis" y "pobreza"; la globalización se interpreta en términos de "desigualdad"; y al liberalismo – o "neoliberalismo" como los enemigos de la libertad suelen llamarlo- como "desinterés por los pobres". Lo cierto, es que todos estos sinónimos atribuidos por el estatismo son ampliamente erróneos y ficticios.

Desde hace siglos, el estatismo –enemigo de la libertad en todos sus aspectos- ha regido sobre la vida privada de cada individuo, decidiendo cómo debemos manejar nuestro sueldo, qué debemos disponer y qué no, qué debemos escuchar y leer, qué contenido deben tener los programas de estudio, cómo deben ser las relaciones personales, cómo debemos interpretar las ideas, entre otras tantas descabelladas regulaciones.

Una etiqueta que tiende a ser asociada al liberalismo es la de "derecha". Es importante examinar qué hay detrás de etiquetas tales como "izquierda" o "derecha" y olvidar este tipo de clasificaciones que no hacen más que encasillar erróneamente a las ideas. Para comenzar, éste tipo de clasificación tan particular y predominante en la política actual tuvo su florecimiento en los parlamentos europeos, específicamente el francés. Allí aquellos que apoyaban a la monarquía –digamos oficialismo, para transportar el concepto a la actualidad- se sentaban a la derecha del monarca y aquellos que se oponían a la misma se sentaban a la izquierda.

Por el momento, razonando y poniendo en tela de juicio a este tramposo concepto, vale aclarar la abundancia de gobiernos de corte "socialista" o de "gran tamaño" que se presentan ante nosotros a lo largo y ancho del mundo. En este caso y de acuerdo al origen de la "izquierda" y "derecha", ¿no debería el liberalismo encasillarse en la llamada "izquierda" por no compartir y oponerse a las políticas oficialistas que predominan en la región? Es aquí cuando se ve cómo éste concepto ha sido claramente tergiversado y hoy no es más que una simple y falaz etiqueta que no tiene mucho que sostener. El liberalismo no es de "derecha" ni de "izquierda".

Para comenzar, dentro de las ideas y principios de carácter liberal, cada individuo tiene el derecho a vivir su propia vida de acuerdo a sus elecciones personales -siempre brindando respeto a la libertad y a los derechos de los demás y nunca perjudicando a terceros.

Un punto vital a tener en cuenta, son los llamados "derechos naturales" expresados en "la libertad, la vida y la propiedad privada", los cuales forman los pilares fundamentales del liberalismo, siendo denominados de esta manera debido a que rigen desde antes que haya sido creado el gobierno y, es a partir de este punto cuando el rol del gobierno debe ser puesto bajo lupa: la principal razón de existencia del gobierno es proteger los derechos de los individuos y protegernos de la violencia que terceros puedan provocar sobre nosotros.

Por lo tanto, ¿debería un gobierno controlar y fijar precios, expropiar propiedades en nombre del "estado" y el "bien común", regular nuestras vidas imponiendo trabas arbitrarias en la economía y en la vida privada? Si su respuesta es "Sí", entonces continuemos aclarando de qué se trata y a qué lleva "el gobierno de gran tamaño".

La mayoría de los casos en los que un gobierno ha intentado jugar el rol de "estado empresario" ha conducido no más que al fracaso y al derrumbe de la economía o de la misma empresa que pretende manejar. Pero, ¿a qué se debe esta falla? Es indudable que los gobiernos bajo ninguna circunstancia poseen creatividad, y mucho menos incentivos para la producción. Estos puntos son la clave para la generación de riqueza, y es evidente que se hallan en la naturaleza de los individuos y no del Estado. Las empresas estatales han demostrado estar carentes de eficiencia, han evidenciado la falta de innovación y han demostrado ser capaces de gastar dinero –por supuesto, dinero de los contribuyentes- de manera irresponsable.

Una de las herramientas del "gobierno de gran tamaño" para quitar incentivos a los individuos –de las más antiguas y excesivamente utilizadas además de la expropiación- es el impuesto. Es así como una considerable fracción del fruto del esfuerzo de cada individuo "debe" ser destinada –y de manera forzosa e imperativa- a financiar aquel aparto estatal que cada día aumenta su tamaño de manera exorbitante.

He aquí cómo mediante la imposición de los distintos impuestos de carácter nacional, provincial y municipal, el individuo crece y se desarrolla con la idea de que es la responsabilidad de todo individuo que "ama y defiende a su patria" el entregar una contribución – involuntaria por cierto- para otorgar "ayuda" al resto de sus "compatriotas" y brindar apoyo al gran Estado; y por supuesto, uno de los tantos puntos que "no se ven": financiar el sueldo de los políticos y burócratas del gobierno –sueldo que aumenta junto con la cantidad de empleados públicos.

Empero, todavía no se ha hecho mención de los problemas que genera que el Estado se encargue de manipular y operar la economía: desempleo, inflación, desincentivo, surgimiento de monopolios, nacionalización de industrias. Y no siendo un dato menor, cuando el "gobierno de gran tamaño" interviene la economía, florece –inevitablemente- otro de los grandes enemigos de la libertad: la corrupción.

Actualmente la falta de crecimiento económico en distintos puntos del globo se debe principalmente a la ilimitada intervención del Estado en el ámbito económico, no se debe al capitalismo o a la globalización –como quizás muchos estén acostumbrados a oír- el caso es totalmente opuesto: el capitalismo y la globalización han producido enormes mejoras. De esta manera, si vemos más allá de los simples enunciados que los populismos han logrado imponer en la mentalidad humana, allí donde hay crisis hay un gobierno interviniendo de manera dilatada.

Por esto, el liberalismo se opone fervientemente a un gobierno de tamaño descomunal que se adjudique roles que no le corresponden y que no se hallen en su naturaleza. Defendiendo así una sociedad libre donde el gobierno esté bajo control y vigilancia constante.

Es menester tener presente que los individuos no somos "iguales" tal como los gobiernos han pretendido e intentado imponer. Cada individuo piensa por sí mismo, es único y posee su propia cuota de exclusividad. Es por esto la importancia de puntos tales como el respeto y la tolerancia.

Karl Popper expresaba en "La sociedad abierta y sus enemigos" que "la tentativa de llevar el cielo a la tierra produce como resultado invariable el infierno". Y efectivamente esto es lo que han originado los gobiernos desde el comienzo de la historia. Es así como bajo las promesas de lograr "igualdad de oportunidades", de eliminar la pobreza mediante la "redistribución", y quitando a "quienes más tienen" para darle a los que no producen, solo han logrado algo que es evidente y lo opuesto a lo que buscan establecer: más crisis, más pobreza, y menos oportunidades.

Durante las últimas décadas, los gobiernos de carácter estatista han hecho dependientes a millones de individuos, quitándoles la pasión y el incentivo de superarse a sí mismos y desarrollarse como seres humanos productivos. Hoy ha llegado el momento de eliminar esa dependencia y de comenzar a comprender que el crecimiento es posible sin estar anclado a un gobierno que nos ofrezca limosnas y nos haga creer que "sin su ayuda" es imposible crecer.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2285 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
255
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.