Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Estos si saben para quién trabajan

10/11/2012 15:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Cecilia Valenzuela

La reacción de Nicolás Lynch frente a Sendero Luminoso en Buenos Aires no debería sorprendernos, esa ha sido, por desgracia, la actitud que ha tenido la izquierda frente a la violencia desde 1980: "Yo no estoy aquí para juzgarlos". Con esa frase resumió el rol que su grupo político ha jugado frente al terrorismo en el Perú. Si se trata del image Estado, la cosa cambia, claro, ahí sí están, y en ristre, para juzgar errores, debilidades, excesos y cómo no, dudar de los aciertos.

Sin embargo, lo que sí debería llamar nuestra atención es el tenor de su carta de renuncia, la razón de su enfado, la causa que le ha impedido a un intelectual de su experiencia, negarse a la más mínima autocrítica:

"Es una lástima que algunos medios de comunicación hayan alcanzado poder de veto en la política exterior del Perú" le dice Lynch al presidente Humala en su renuncia. Y añade: "(pero) la razón de fondo (para vetarme, se infiere) es la oposición al impulso que su gobierno le da a UNASUR....en el actual mundo en crisis no hay otra forma de lograr un lugar bajo el sol. Debemos aspirar a (que UNASUR) se convierta en la conducción política de la integración sudamericana."

¿Cómo? Lynch no fue a la Argentina a fortalecer nuestras relaciones bilaterales, a agilizar nuestras exportaciones, a tender puentes para incrementar nuestro comercio. ¿Por qué nos enteramos recién que fue a impulsar UNASUR?

La pregunta pertinente entonces es a quién impulsa realmente nuestro país cuando impulsa a UNASUR; porque en política no hay coincidencias y no es coincidencia que la izquierda castrista y bolivariana en el Perú haya preferido, a la hora de la repartición de los panes, el ministerio de RR.EE. y no el de Inclusión para trabajar por los pobres en los programas sociales, o el de Agricultura para sumar esfuerzos a la productividad en el campo; y la Comisión de RR.EE. del Congreso antes que la de Fiscalización; y las embajadas de Argentina y Uruguay, antes que la oficina de solución de conflictos.

Hasta Salomón Lerner Ghitis, se ha tragado su despecho y después de ser Primer Ministro ha aceptado la comisión de UNASUR que ve el tema de Paraguay. ¿Por qué?

Rafael Roncagliolo, ha puesto en riesgo su idoneidad -a pesar de la proximidad de la fase final del proceso que nuestro país tiene en La Haya- antes de condenar las declaraciones que su ex embajador ofreció a la prensa Argentina, y Javier Diez Canseco ha tenido que exponer su sistema gastrointestinal para blindarlo.

¿Qué se juega? Una doble sobrevivencia. El Estado peruano es para esta izquierda, su plan de retiro, y UNASUR es el plan de retiro de los cubanos que gobiernan la Isla. La sobrevivencia de esos cubanos pasa por su necesidad de elaborar una fachada que les permita insertarse y sobrevivir a su decadencia. Cuba pretende un rostro "democrático" lavado por UNASUR para poder recomponer sus relaciones, pero siempre con los Castro en el poder y haciéndole la guerra y la contraparte a la OEA.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2281 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
282
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.