Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Estridencia podemita

13
- +
18/09/2020 12:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El nuevo modelo de asignación salarial de los cargos públicos de Podemos subvierte las pautas de donación creando con ello una casta entre sus miembros, al establecer que los que más cobren menos donen, un procede paradójico en un partido que defiende subir los impuestos a las rentas más altas

Uno de los principios fundacionales de Podemos disponía que su finalidad era agrupar todas las opiniones y ponerlas en común, un precepto fugaz toda vez que con su promulgación se extinguía su vigencia, como políticamente ocurre cuando de nacer como un movimiento social pasas a actuar como un partido caudillista donde la cohesión militante se mide en atención a la adhesión incondicional al líder, a sus planteamientos y propuestas.

Aquel proyecto sustentado sobre los pilares del 15M, que hizo pensar a muchos que la política podía ser otra cosa, en la actualidad ha perdido toda su esencia, al convertirse Podemos en un partido a la vieja usanza donde la verticalidad de su estructura y las luchas internas marcan la pauta, incurriendo con ello en el anacronismo de la izquierda obsoleta y arcaica que paradójicamente ahora rescata Iglesias, como referente ideológico.

Una deriva que indujo una desilusión entre los electores hartos de evidenciar que el debate político de su organización de referencia no giraba en torno a ideas o propuestas, sino alrededor de sillones y camarillas; con el agravante de estar cerrado a cal y canto a la participación directa como pone de manifiesto la desmovilización de los círculos municipales, aquella herramienta que utilizando la teoría de la inteligencia compartida fue con la que se edificó el partido y se expandió por España, que ahora por su inactividad hace que la formación morada avance con paso firme hacia su desaparición.

El cúmulo de despropósitos de la cúpula dirigente es de tal calibre que hasta fuentes internas asumen estar en caída libre y que su creciente descapitalización implicará una notable pérdida de escaños en el Congreso hasta el punto que de celebrase actualmente comicios generales les situarían por debajo de los 18 diputados, 17 menos de los actuales 35.

Quebranto en cuanto a la confianza de los electores, como consecuencia de la renuncia programática a sus principios esenciales, habiendo de sumar a ello su contraproducente enredo judicial que además de mermar credibilidad dirigente anula toda capitalización como socio de Gobierno.

Por el débil arraigo ideológico de su equipo dirigente todos los valores que fueron seña de identidad y referente distintivo de la organización morada se derrumbaron uno tras otro, pasando de defender la aniquilación del sistema y la Constitución de 1978 a erigirse en defensores a ultranza de esa misma Carta Magna sin que la incongruencia de tal mutación supusiese un obstáculo para su consumación

Quien alardea de ser políticamente consecuente y resulta cuestionado, debe asumir que está más expuesto a que la gente juzgue su comportamiento con mayor severidad

Las contradicciones se hicieron más notorias cuando para satisfacer sus aspiraciones a formar parte del gobierno se renunció a la derogación de la reforma laboral. que además de ser una de las reivindicaciones estrella del partido desde su fundación en 2014, el propio Pablo Iglesias se reafirmó en su pretensión de revocarla durante la última campaña electoral.

Habiendo de añadirse a ello otros asuntos de gran calado que al final quedaron igualmente pospuestos como los relativos al Impuesto a las grandes fortunas, la derogación del artículo 135 de la constitución, la creación de una banca pública, la devolución del rescate bancario, etc., aspectos todos ellos que vienen a confirmar que la participación en el Gobierno central más que reportarle ventajas acentuó el declive electoral de la organización capitaneada por Pablo Iglesias que lleva camino de recortar su espacio hasta el techo histórico de IU.

Quien alardea de ser políticamente consecuente y resulta cuestionado, debe asumir que está más expuesto a que la gente juzgue su comportamiento con mayor severidad, y que las urnas pasen factura a su contradictorio proceder, pero tal dicotomía parece no preocuparle lo más mínimo a los jerarcas podemitas, que a pesar de las horas bajas que atraviesa la organización no dudan en acentuar la disensión en el momento más inoportuno sacando de la manga el "nuevo protocolo sobre las donaciones de los cargos públicos de Podemos en todos los niveles de representación pública".

Una reforma por la que no solo dejarán de donar el excedente de los famosos "tres salarios mínimos" sino que contribuirán económicamente con el partido de forma progresiva, es decir, que quienes desempeñen cargos más ilustres como ministros o miembros de gobiernos autonómicos, abonarán menor cuantía que quienes ocupen otros puestos de menor rango.

Un cambio que fundamentado en la proporcionalidad viene a favorecer a los miembros de la élite morada a pesar que su aplicación es antagónica con la filosofía del partido, lo que además de una incongruencia supone darle munición a los adversarios políticos.


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (445 noticias)
Visitas:
270
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.