Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamvas escriba una noticia?

Los excesos del mercado tecnológico

09/01/2019 08:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Matthew Lynn, El Economista

Rebobinad seis meses, todo se veía muy diferente. Apple estaba celebrando que se había convertido en la primera empresa de la historia en romper la barrera del valor de mercado de un billón de dólares. Amazon no se quedó atrás, rompiendo trece dígitos y confirmando la posición de Jeff Bezos como el hombre más rico del mundo. El padre de Google, Alphabet, no parecía estar muy lejos, e incluso Microsoft se estaba acercando mucho a ese número mágico. En medio de la euforia por el auge de los gigantes de la tecnología, un billón estaba empezando a convertirse en la nueva normalidad.

¿Y ahora? Apple ha caído en valor, al igual que Amazon. Parece que pasará un tiempo antes de que cualquier compañía vuelva a tener ese tipo de valoraciones. De hecho, un billón se ha convertido en la nueva señal de venta. ¿Por qué? Porque significa que se ha desarrollado una burbuja, porque llegará mucha más competencia y porque cualquier negocio que haya crecido tanto va a ser objeto de un intenso escrutinio. Cuando una acción vale tanto, es hora de que los inversores salgan.

La carrera para convertirse en la primera empresa con un valor de un billón de dólares fue una etapa atractiva para el mercado alcista de tecnología que se evaporó en medio de una ola de ventas a finales del año pasado. Al final, el concurso fue ganado por Apple cuando, el 2 de agosto, sus acciones alcanzaron los 207, 05 dólares, superando esa barrera. Le siguió Amazon, que se abrió paso el 4 de septiembre, y durante un tiempo pareció que todo un grupo de empresas se uniría a él. En Silicon Valley, y en Seattle, los dos centros clave de la industria tecnológica estadounidense, una capitalización de mercado de un billón era el último símbolo de estatus imprescindible. El problema es que siempre fue una enorme valoración para un negocio que vende teléfonos y otro que vende libros y algunas otras cosas en línea. Un billón de dólares, después de todo, sigue siendo una enorme suma de dinero. Es más que el PIB de 183 de los 199 países para los que el Banco Mundial recoge datos, incluidos los más importantes como Turquía o los Países Bajos. Es más que el valor total de la bolsa española, y equivale al 5% del PIB total de América, o al 1% de todo el mundo. Había que tener una fe absoluta en ambas compañías para creer que valían tanto.

Resultó que no lo merecían. El choque desde entonces ha sido muy violento. El precio de las acciones de Apple ha caído de un máximo de 230 dólares en octubre a sólo 142 dólares en la actualidad, especialmente afectado por el estancamiento de las ventas de iPhone, en concreto en el crucial mercado chino. Ahora tiene un valor de poco más de 700.000 millones de dólares. En total, 300.000 millones de dólares de ese valor de mercado se han esfumado. Amazon ha caído de 2.000 dólares la acción en septiembre del año pasado a 1.350 dólares justo antes de Navidad, y su valor se ha reducido a 770.000 millones de dólares, muy por debajo de la marca mágica del billón. Por supuesto, hubo factores específicos detrás de esas caídas. Además de la desaceleración de las ventas en China, tanto Amazon como Apple se han visto afectadas por la mayor venta de acciones tecnológicas, así como por la degradación de todo el mercado de valores a medida que el crecimiento mundial comienza a enfriarse y la Reserva Federal, al menos hasta la semana pasada, parecía decidida a subir los tipos de interés. Pero lo importante es esto. Está empezando a parecer que un billón es la nueva señal de venta, una señal de que es hora de que los inversores salgan de una empresa. Aquí está el porqué.

Primero, casi inevitablemente significa que hay una burbuja. En realidad, ninguna empresa puede llegar a ese tipo de valoración sin un cierto grado de publicidad injustificada. En Apple, los inversores suponían que podrían seguir subiendo los precios de sus modelos de gama alta y convencer a sus clientes de que siguieran actualizándose cada dos años, a la vez que se expandían a servicios como la música y el streaming de películas. En Amazon, estaban comprando la visión de Jeff Bezos de la "tienda de todo" que podría proporcionar cualquier cosa con un simple movimiento de cabeza hacia el dispositivo Alexa. Ambos estaban comenzando a comerciar en proporciones extraordinarias. Un Amazon apenas rentable tenía un precio de más de 250 veces sus ganancias reales (y en un momento dado estaba por encima de los 3.000), mientras que Apple llegó a alcanzar los 40 en su punto álgido. Claro, ambas son grandes compañías a su manera. Pero no necesariamente son tan grandes.

Además, inevitablemente atrae la competencia. Cuando una compañía tiene un éxito tan fabuloso que su valor supera el billón, entonces muchas otras personas empiezan a darse cuenta y deciden que también les gustaría una parte de esa acción. En un mercado libre, e Internet sigue siendo un escenario ferozmente competitivo, los beneficios desmesurados se agotan muy rápidamente. Se puede ver de forma más clara en Apple, donde los fabricantes de teléfonos rivales, especialmente el Huawei de China, han comenzado a fabricar dispositivos brillantes que se venden por mucho menos. Amazon trabaja en tantos ámbitos diferentes en su imperio que no tiene ni un solo competidor, aparte de Alibaba en China. Pero tiene muchos rivales más pequeños pugnando, y el impacto de eso se puede ver en sus delgados márgenes. Cuando eres así de grande, todo el mundo intenta derribarte, y aunque no lo consigan, los golpes duelen.

Finalmente, una compañía también atrae más escrutinio. A medida que se vuelve más y más dominante, un negocio se enfrenta a una reacción inevitable. Los políticos van a empezar a quejarse de que está abusando de su poder de mercado, de que no paga suficientes impuestos, de que sus trabajadores no reciben un trato justo y de que sus competidores están siendo aplastados. Tanto Apple como Amazon han visto una ola de quejas en su contra, desde multas masivas y demandas de impuestos por parte de la Unión Europea hasta una posible regulación antimonopolio en Estados Unidos. El senador demócrata Bernie Sanders incluso introdujo una ley Stop Bezos, que busca "detener a los malos empleadores mediante la reducción a cero de las subvenciones", para que no quedara ninguna duda de quién era el objetivo. Además, los analistas de Wall Street y los hedge funds empiezan a analizar los modelos de negocio en busca de cualquier defecto. Se puede ganar dinero esperando a que se produzca el cortocircuito de una empresa de un billón de dólares si se logra identificar lo que podría salir mal. Eso, inevitablemente, hace la vida mucho más difícil.

Un mercado libre es muy efectivo a la hora de detectar empresas sobredimensionadas. Un día, un valor de mercado de más de un billón podría ser algo común. ¡Diablos! Tal vez hasta M&S llegue allí eventualmente. Por el momento, sin embargo, es una señal de que una empresa se ha sobrevalorado, ha crecido demasiado y está a punto de enfrentarse a más regulación y más competencia, lo que significa que es hora de que los inversores salgan.


Sobre esta noticia

Autor:
Mamvas (4682 noticias)
Fuente:
mamvas.blogspot.com
Visitas:
1199
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.