Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Fidel, Chávez y la izquierda internacional

05/11/2012 16:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Diosmel Rodríguez Fuente: partidoortodoxo

image Fidel Castro y Hugo Chavez

Fidel Castro siempre fue un miembro útil de la izquierda mundial, aunque los líderes soviéticos ostentaran la supremacía jerárquica de la izquierda internacional, bajo el fundamento ideológico, logístico y estructural de la Internacional Socialista.

Con la desaparición de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y del llamado campo socialista, esa fuerza ideológica, comúnmente conocida como izquierda, necesita de Fidel Castro para mantener su estandarte ideológico a nivel mundial en medio de esta crisis de credibilidad del socialismo real.

De todo este descalabro político, quien resultó favorecido fue Fidel Castro, que heredó todo el liderazgo y capital político de los otroras dirigentes soviéticos. Cuba se convertía en la meca del socialismo mundial, uno de sus últimos reductos y la reafirmación de que el socialismo seguía siendo una alternativa de organización económica y social, y con éxito, ver en Cuba las llamadas conquistas revolucionarias. Se puede decir que Fidel Castro salvó ese bache histórico del socialismo, permitiendo que se reorganizara la izquierda y rediseñara su nueva estrategia política, que incluye además de las llamadas acciones revolucionarias para llegar al poder, utilizar la vía electoral para lograr igual propósito, pero con las herramientas de la democracia.

Fidel Castro asumió el liderazgo de esa izquierda de línea dura, confrontativa y descalificadora del sistema capitalista, en la que se enrolan muchos países del mundo árabe y que también dio pie al surgimiento de gobiernos de ese corte político, como Hugo Chávez y Evo Morales, porque en algunos países, durante esa crisis, tratando de preservar la ideología socialista o al menos seguir formando parte de las diferentes fuerzas políticas de sus respectivos países concibieron la idea de realizar un híbrido socioeconómico que denominaron la izquierda light, como es el caso de Chile, Brasil, Argentina, etc.

La izquierda basa su estrategia en potenciar toda agenda política que vaya en contra del orden establecido por la sociedad capitalista, que forma ya parte de una cultura y para lograrlo une sus fuerzas y propósitos a las facciones étnicas y religiosas que también se empecinan en destruir la civilización occidental.

En medio de todo este contexto histórico, comienza a llegar el final biológico de Fidel Castro y la izquierda se apresura en encontrar un sustituto. En Cuba por las mismas características del sistema, que nadie puede hacerle sombra al líder, ni asumir funciones que así lo califiquen, impidió que surgiera un líder carismático, que pueda darle continuidad al proceso y siguiera siendo la bandera de la izquierda internacional.

Hugo Chávez, que se había lanzado en busca de ese protagonismo histórico, fácilmente fue percibido y captado por la izquierda, como su candidato ideal para sustituir a Fidel Castro como figura representativa de la izquierda ortodoxa o de línea dura, con capacidad de alternar o lidiar tanto con acciones diplomáticas como de orden bélico, incluyendo las acciones armadas que interactúan con las acciones terroristas.

Para Cuba -como régimen, gobierno o sistema político- perder la supremacía de una de las principales corrientes ideológicas contemporáneas es en extremo perjudicial, ese ropaje ideológico le ha permitido mantener a Fidel Castro un régimen de fuerza, violar los derechos más elementales de los ciudadanos y luego recibir el respaldo propagandístico de la izquierda, que le hace parecer ante el mundo como Cristo redentor.

Venezuela en cambio, con Hugo Chávez al frente, puede jugar un papel importantísimo, cuenta con mayores recursos económicos, que le permite adquirir a corto plazo las condiciones que hacen a la izquierda ideológicamente fuerte, el capital político. Eso, mediante la creación y exportación de servicios de salud, educación, deportivos, culturales, etc. y a su vez apoyar y financiar los movimientos subversivos a nivel mundial, fundamentalmente de América latina.

Si Venezuela quiere asumir y mantener la supremacía ideológica de la izquierda, debe cuidarse de no expandirse demasiado en el soporte económico de sus subalternos ideológicos, evitando cometer los mismos errores que hicieron fracasar a la Unión Soviética.

Miami, Septiembre/2006


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2281 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
342
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.