Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Plasencia escriba una noticia?

El flujo de caja en tiempos de crisis

23/05/2009 22:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Planifique con información concreta sus requerimientos de liquidez

Todo empresario debe saber cómo mantener un flujo de efectivo equilibrado (en inglés cash flow) especialmente en situaciones de crisis, ya que su adecuada administración se asemeja a usar gasolina de 97 octanos en autos nuevos, en los que sus conductores tendrán que predecir las necesidades de combustible en función del kilometraje recorrido pues, de no hacerlo, se corre el riesgo de quedarse sin gasolina, con los perjuicios que ello implica.

Así las empresas deben basar la construcción de un flujo de caja sobre un método sencillo que sirva para proyectar las necesidades de efectivo futuras. Estas pueden obedecer a tres formas: optimista, conservador y pesimista; para luego, compararlo con una proyección de ingresos futuros. Lo que resulte de la diferencia entre los ingresos y costos se lo conoce como saldo de efectivo.

Este puede ser a favor, cuando el saldo resultante es positivo, y en contra cuando el saldo resulte negativo. Esta última situación obligará al empresario o administrador a que vaya en busca urgente de capitales de corto plazo, que ayuden al manejo de los gastos de capital de trabajo habituales en toda empresa, como pueden ser el pago de planillas, las compras de insumos, el pago a proveedores, entre otros.

UN MODELO SENCILLO

Hoy en día se pueden utilizar desde los modelos más sencillos que involucran el manejo de una hoja de cálculo (Excel) hasta los programas más sofisticados y costosos. En este artículo revisaremos el método más sencillo, de construir en la hoja de cálculo una matriz con columnas y filas.

En las columnas se pondrán los períodos, por lo general, en meses, pudiendo ser en semanas o días; luego, en las filas colocaremos los ingresos y las salidas de dinero.En el registro de los ingresos se deberá consignar todo el dinero que ingresa a la empresa, producto de su actividad productiva o de servicios, así como por la venta de algún activo. Mientras que en las salidas se deberá llevar un registro al detalle de los principales componentes del costo y gasto, tales como los necesarios para llevar a cabo la actividad productiva, ya sea de bienes o servicios. Es preferible clasificar los costos en fijos —aquellos que se tienen que pagar independientemente de que se produzca o no algún bien o servicio— y variables —aquellos cuyos desembolsos varían de acuerdo con una mayor producción.

RECOMENDACIONES

Tenga en cuenta la correcta organización de su programa de facturación, ya que cuanto más rápida sea la rotación de sus cuentas por cobrar, mayor será el capital que podrá destinar al crecimiento de su empresa. Para ello se recomienda utilizar algún software de contabilidad. Igualmente, le convendrá aplazar sus cuentas por pagar hasta la fecha máxima permitida, lo que en términos prácticos significa hacer uso de los créditos de sus proveedores que generalmente oscilan entre 60 y 90 días. Esto le permitirá ahorrar en los gastos que involucra el uso de una línea de crédito bancario de corto plazo.

Trate también de aprovechar los incentivos que ofrecen para los pagos por adelantado. Es decir, si su proveedor le ofrece un descuento adelantado aprovéchelo, ya que un descuento de 3% sobre una factura a 30 días equivale a tener una ganancia de 36% anual y si esa cantidad se invirtiera los rendimientos a lograr serían mucho mejores.

Otro de los elementos importantes es revisar periódicamente la estructura de la fijación de precios, ya que muchas pequeñas empresas se rehúsan a aumentar sus precios por temor a perder clientes. Sin embargo, los clientes de hecho esperan que sus proveedores introduzcan pequeñas alzas periódica. Del mismo modo, será saludable mantener un inventario pequeño, pues de lo contrario corre uno el riesgo de dejar un monto de efectivo ocioso que se podría utilizar para otros fines.

AGREGAR EL SALDO ESPERADO AL FINAL

Finalmente, será conveniente que siempre se examinen las posibilidad de alquilar antes que comprar —en equipos de computación, automóviles u otras herramientas—, ya que si bien es cierto que algunos arriendos son un tanto altos al principio, luego los beneficios son mayores, ya que permiten la movilidad de otras fuentes internas de financiamiento y de activar los beneficios tributarios.

EL DATO

Para determinar el flujo de caja proyectado coloque los siguientes puntos en una hoja de cálculo:

1. Ingresos afectos a impuestos – egresos afectos a impuestos y gastos no desembolsados = utilidad antes de impuestos.

2. Si a esto le quitamos los impuestos, tendremos la utilidad neta.

3. A la utilidad neta hay que sumarle los ajustes por gastos no desembolsados – egresos no afectos a impuestos + beneficios no afectos a impuestos. El resultado será el flujo de caja.

LAS CLAVES

1. DEFINIR EL PRESUPUESTO DE LA EMPRESA. Lo primero será tener una idea clara de los antecedentes históricos de cómo evolucionan los ingresos y egresos de la compañía, para lo cual se deberá hacer una lista de todos los pagos y gastos producidos de 6 a 12 meses.

2. DECIDIR EL PAGO DE CADA RUBRO. Es importante también saber cuándo se recibirá o pagará cada suma en las transacciones habituales de la empresa, tales como alquileres, planillas, entre otros, con la finalidad de calzar los ingresos con los egresos de efectivo.

3. APUNTAR LAS TRANSACCIONES MES A MES. En un cuaderno, libro contable u hoja de Excel registre las transacciones en el mes en que se espera recibir o pagar la suma, sin tomar en cuenta cuánto se debe. No se deberá incluir ninguna operación que no se pague en efectivo o por medio del banco.

4. INCLUIR LA SUMA DEL SALDO INICIAL ESPERADO. Se deberá incluir también la suma del saldo inicial esperado en efectivo y el saldo estimado en el banco al inicio de cada período, de tal manera que nos permita visualizar el total de los fondos con que contamos.

5. AGREGAR EL SALDO ESPERADO AL FINAL. Una práctica común es tomar el saldo inicial de efectivo y del banco más el dinero que se ingrese durante ese mes o período de corte, que hayamos definido previamente, y descargarle el dinero pagado durante ese tiempo. Este luego se transformará en el saldo inicial del período siguiente. Diario El Comercio.


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Plasencia (350 noticias)
Visitas:
3353
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.