Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tu Web Coach escriba una noticia?

Cómo fracasar estrepitosamente al crear tu negocio online

25/11/2014 06:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si es cuestión de hacerse una web como diversión, para pasar el rato, para aprender, o para expresar nuestras opiniones en un blog, con ningún otro fin que el de manifestar nuestras inquietudes, me parece estupendo. Pero hacer de tu negocio online un experimento es harina de otro costal

“Hacerse una web” se ha convertido en algo aparentemente tan fácil que, como dirían un inglés o un americano, “Everybody´s doing it”.

Sin pretender sonar condescendiente, he redactado algunos de los puntos comunes de emprendedores, profesionales y autónomos que quieren despegar en internet con pocos medios, cosa que, por otro lado, les honra.

De hecho, siempre he manifestado mi predilección por “mis novatos” porque parece que son siempre los grandes olvidados en estos temas. Cuando buscas información al respecto en internet, casi toda la que puedes encontrar se dirige a personas que ya tienen un cierto conocimiento sobre ello. Poca cosa sobre lo básico, como entender la diferencia entre dominio y alojamiento, o saber qué son, de verdad, las palabras clave, por poner dos ejemplos nada más.

Así que, sin más dilación, si quieres que tu negocio online fracase, no dejes de seguir estos consejos. Si quieres saber cómo crear una web en condiciones o mejorar la que ya tienes, invierte los consejos o visita mi web.

1) Confundir presencia en internet con visibilidad en internet.

A diario recibo consultas a través de mi web, Coach2Coach.es, de profesionales que tienen problemas con su web, ya la hayan hecho ellos mismos o la hayan encargado. Se lanzaron a montar su negocio online sin tener en cuenta todo lo que conlleva, no solo hacerla (presencia en internet) sino que la mayor cantidad de gente posible sepa de su existencia (visibilidad). La mayoría cree que teniendo su web lista, los clientes le lloverán enseguida. Después empiezan a preguntarse, “Hm, ¿por qué no me contacta nadie por la web?”.

2) Contratar un servicio de posicionamiento ipso facto.

Investigando un poco, se enteran de que hay una cosa que se llama posicionamiento orgánico, o SEO y que hay unos profesionales que, por una moderada cantidad al mes, les pondrán su página entre los primeros puestos. A la larga se dan cuenta de que, bueno, quizá la web aparece en mejores puestos que antes, pero tampoco es para echar cohetes. Entonces deciden rescindir el contrato y piensan: “Hm, mejor ya me lo hago yo porque no veo yo los resultados de lo que llevo gastado en estos últimos 6, 12, 18 meses”.

3) DIY (Acrónimo de Do it yourself, Hazlo tú mismo).

Descubren que esto del posicionamiento lo puede hacer cualquiera, igual que la web. “Vaya, si lo hubiera sabido antes…”. Bueno, conlleva algo más de esfuerzo, pero lo intentan. Escriben uno o dos posts a la semana, siguen las instrucciones que encuentran en internet sobre cómo posicionar tu web, publican sus cosillas en las redes sociales como Twitter, Facebook, LinkedIn, pero aquello… no cambia. “Jo, ¡vaya curro que lleva esto! Es que no es solo investigar, “estudiar” y escribir. ¡Si solamente publicar y estar en las redes lleva un montón de tiempo!”. Entonces tienen dos alternativas: seguir como están, haciendo un esfuerzo tremendo, o …

4) Contratar un Community Manager.

La respuesta para tener la visibilidad que necesitan está en las redes sociales, y los profesionales que se dedican al Social Media te dan ese servicio. Se trata de publicar y difundir tus posts de forma regular y constante, para que la gente en las redes te vaya conociendo. ¡Claro! Después de unos meses pagando a un experto en redes sociales, en efecto, tu popularidad en las redes ha aumentado, tienes miles de seguidores en Twitter y miles de “Me gusta” en tu Fan Page de Facebook. Pero, oh, sorpresa. Ni un solo cliente te ha llegado de las redes sociales. Todos los clientes que tienes, te los has currado tú por otro lado. “Hm, … ¿qué estaré haciendo mal?” - te preguntas -. Lo cierto es que no estás haciendo nada mal. Solo desconoces la operativa del mundo online, simplemente porque no es tu profesión. Es lógico. Te das cuenta de que caíste en uno de los errores más comunes al empezar tu web…

5) No planificar ni estructurar correctamente.

Para que los planes salgan bien, ya no en estas cosas, sino en todo en la vida, hay que planificar. A menos que esperes que la suerte te toque con su varita mágica. Vale, cierto que a veces lo espontáneo tiene mejores resultados, pero no es lo habitual, y menos en el mundo de los negocios. Si no planificas, significa que no tienes un resultado en mente, y si no tienes un resultado en mente, ¿cómo esperas conseguirlo? Establecer unos objetivos y una hoja de ruta para conseguirlos es lo mínimo que hay que hacer, máxime cuando se emprende un negocio. Pues lo mismo ocurre cuando este negocio es online. Y dentro de la planificación, la arquitectura web y la estructura web, son básicas para los resultados a medio y largo plazo. Falla en la estructura y es como si el esqueleto de tu web no existiese. Error de base, que suele venir ligado con el siguiente.

"Tus palabras clave no suelen ser las que crees que son"

6) Darle más importancia a la apariencia.

Una imagen vale más que mil palabras… salvo en el mundo online. Cierto que tu web ha de ser atractiva, pero de nada sirve si quienes llegan a ella (sobre todo Google) no entienden de qué va o les cuesta navegar porque es un follón. La usabilidad web y la experiencia del usuario son factores clave a la hora de que Google te califique mejor o peor con respecto a tu competencia. Y tu posicionamiento depende de esa calificación. Menospreciar la operativa de Google es echar por tierra tu visibilidad.

7) Fundamentar toda tu estrategia online en una sola actividad.

El marketing online consta de múltiples líneas de acción, desde el uso de las redes sociales al email marketing, pasando por el marketing de afiliados o el guest blogging. Céntrate en una sola línea de acción y merma considerablemente tus resultados. Combina varias y multiplícalos de forma exponencial. Tú eliges.

8) Seguir creyendo que tus palabras clave son las que piensas que son.

Cuando pregunto a mis clientes y a compañeros coaches a los que aconsejo por sus palabras clave, todos creen tenerlas súper claras. Coaching, coach, coach en Madrid, Coaching para…, talleres de Coaching, por ejemplo. Intenta posicionarte solamente como Coaching o como coach en Madrid. Entre 82.000 búsquedas al mes de la palabra coaching solamente en español, y con una competencia altísima, ¿cuál crees que será tu resultado? Si quieres que tu web sea un fracaso, no identifiques más palabras clave que las que ya tienes en mente, no pienses en lo que tu cliente potencial pondrá en el buscador de Google para encontrarte, que seguramente no será Coaching, sino miles de otras posibilidades como “para qué sirve el Coaching” o “cómo salir de la zona de confort” o “cómo cambiar las creencias limitantes” o… un sinfín de opciones por las que sí podrás posicionarte.

9) Olvidarte del SEO off-page.

Es sabido entre los expertos en SEO que el linkbuilding y los backlinks que obtengas de webs de otros es un factor crítico a la hora de posicionar tu web y negocio online. No así entre neófitos y principiantes. La mayoría siguen este consejo a rajatabla, se olvidan del linkbuilding porque, sencillamente, no saben que existe. Si supieran que un solo backlink de una web de mayor reputación que la propia, “vale” más a ojos de Google que un montón de posts publicados en nuestra web, estoy segura de que pondrían más énfasis en el tema del SEO off-page. Un enlace entrante de otra web con mejor PageRank que el nuestro le dice a Google, primero: “Eh, Google, pásate por esta web en cuanto puedas”, y segundo, “Merece la pena, confía en mí”, así que, ¿qué mejor manera de empezar a ser indexados por Google que a través de un voto de confianza de una web mejor que la nuestra?

10) Publicar contenido a la torera

Estamos hablando de tener un blog, con lo que, de todas todas, publicarás contenido (posts, artículos, entradas) de vez en cuando, ¿no? Publica sin planificar, así, cuando te venga la inspiración, de forma totalmente irregular y sobre todo con poca frecuencia. De esta forma te asegurarás de que Google rastree tus páginas del mismo modo, es decir, pocas veces y cuando a ellos les venga bien. Muy al contrario, si publicas de forma regular y frecuente, por ejemplo y como mínimo una vez a la semana, tu contenido se rastreará e indexará con mayor regularidad y frecuencia, obvio. Que Google rastree e indexe tus páginas de este modo es clave para tu posicionamiento. Si no lo hace, tu PageRank, la calificación que Google da a todos los documentos HTML que encuentra en la www, no despegará del suelo (de cero) nunca.

Hasta aquí los mejores consejos que podrás conseguir en la web para hacer que tu negocio online vaya francamente mal desde el minuto uno hasta que tengas que hacer borrón y cuenta nueva porque tu web se ha ido por el retrete. Sí, porque, si sigues estos consejos quedará tan destrozada, tan para el arrastre, que no te servirá prácticamente de nada querer volver a darle vida. La reanimación, en este punto, llegará, casi con toda seguridad, demasiado tarde.

Y ONCE:

De modo que, mi último consejo es que, mejor, tengas esto otro muy presente: desde el día en que des de alta tu dominio, empieza a hacer tu web con cabeza y, por qué no, con corazón.

Esther Roche

Web Coach en Coach2Coach


Sobre esta noticia

Autor:
Tu Web Coach (7 noticias)
Visitas:
3186
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.