Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aicrag escriba una noticia?

El gobierno sufre su primer ataque de pánico

14/06/2018 16:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Derogar la reforma laboral no es posible sin un amplio consenso en la cámara o un decreto ley, y la ministra Magdalena Valerio no contempla esta opción como buena

La práctica totalidad de los conflictos que pueden originársele al Gobierno deben imputarse a su debilidad parlamentaria. La complejidad de sacar adelante una completa reforma laboral no es un hecho aislado, no se trata de variables dicotómicas, como la ministra quiere hacernos ver; esto no va de considerar si regresar a la legislación de 2009, porque ya por aquel entonces nuestro país superaba el 30% de temporalidad. Ni tampoco de percatarse ahora de que el apoyo parlamentario es arduo y engorroso y su propia fuerza en el Congreso muy endeble. Y menos aún se trata de frenar en este momento, con la excusa como cebo, de trabajar como inicio en un nuevo estatuto de los trabajadores para ponerlo en marcha en 2020. Lo que de este Gobierno espera su pueblo es que avance hacia una nueva norma, buscando los apoyos necesarios en el Congreso y negociando con los empresarios para intentar sumarles a esta normativa moderna, necesaria para un país europeo que se abre a un proceso de evolución que no socave más los derechos de los trabajadores y que entrecruce y armonice la estructura empresarial con la organización laboral.

En España hay hoy un empobrecimiento desmedido y escandaloso de la calidad del empleo. Prevalece sobre el convenio colectivo el convenio de empresa; esto representa la herencia conservadora y por lo tanto la continuidad. Seguimos sujetos a las modificaciones en las condiciones de trabajo a voluntad de la empresa; se hace necesario replantear desde otro ángulo más despejado los fundamentos aceptados hasta ahora en este aspecto. Y no entremos en temas como el contrato por relevo o, las subcontratas, son muchos los trabajadores españoles que se sienten impotentes y sometidos ante tan contundentes despropósitos hacia el trabajador.

En España hay hoy un empobrecimiento desmedido y escandaloso de la calidad del empleo

Si es necesario un decreto ley, pues se hace; Rajoy abusó de ellos para causas menos nobles. Así que el hecho de que venga ahora la ministra diciendo que no le atrae esta opción, porque en su día criticó el abuso que el Gobierno anterior hizo del decreto ley, parece en el mejor de los casos un frenazo en sus anteriores intenciones de derogar esta reforma nefasta, o un ataque de pánico en toda regla; miedo escénico. Porque creer que era sólo pose no quiero creerlo.

Son absurdos e inútiles todos los esfuerzos que se hacen para encaramarse a falsas actitudes de una manera artificiosa, postiza. Porque, cuánto mejor no sería admitir sin más las verdaderas intenciones para las que se han ofrecido. ¡Qué ganas de convertirse en perdedores pudiendo conducirse como ganadores!


Sobre esta noticia

Autor:
Aicrag (281 noticias)
Visitas:
6136
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.