Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Greenpeace desafía a la Rusia petrolera en el Ártico para evitar una catástrofe climática planetaria

23/09/2013 13:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si el Ártico se deshiela, habría inundaciones globales en zonas y ciudades costeras del mundo. Sevilla quedaría inundada, a Holanda se la tragaría el mar, al igual que Río de Janeiro, Montevideo y Buenos Aires

El hielo del Ártico, del que todos dependemos, está desapareciendo. Y lo está haciendo rápido. En los últimos 30 años se han perdido tres cuartas partes de la capa de hielo flotante de la cima de la Tierra. El hielo refleja gran cantidad de calor solar hacia el espacio y mantiene así fresco al planeta y estabiliza los sistemas meteorológicos. Proteger el hielo significa protegernos a todos. ¿Hasta cuando?

Que el Ártico se derrita afecta al mundo ya que es vital para el funcionamiento global del clima del planeta. Para evitar los impactos más catastróficos del cambio climático, es necesario mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC. Si la temperatura aumentara por encima de esos 2ºC el Ártico desaparecería. Lo cual nos puede sonar lejano. Y, ¿sin el Ártico protector qué pasará a la vez en todos los rincones del planeta? Las estaciones, las cosechas, los alimentos que podemos cultivar, los bosques, las playas y el nivel del mar, las especies de animales cambiarán de manera irreversible.

El Ártico está amenazado por las prospecciones de petróleo, la pesca industrial y los conflictos. Las compañías petroleras y los gobiernos quieren buscar petróleo en las aguas desheladas del Ártico.

Shell, BP, Repsol, Exxon, Shell, Total y Gazprom, entre otras, son petroleras que se han unido a la fiebre del Ártico y prefieren arriesgarse a un vertido por poder extraer petróleo aunque no cubra la demanda global durante tres años. Claro que cada una lo hace mirando a sus intereses particulares.

Para perforar el Ártico, las petroleras tienen que apartar los icebergs que sus plataformas encuentran en el camino, y derretir el hielo flotante con mangueras gigantes de agua caliente. Si permitimos que lo hagan, la llegada de un vertido catastrófico es sólo cuestión de tiempo. Y con esta política el deshielo del Ártico está cada vez más próximo.

Al depender todos de la salud del Ártico. ¡Salvar el Ártico es salvar mucho más que los intereses de unas multinacionales!

Todos debemos sumarnos a la cadena virtual para proteger el Ártico y pedir a los líderes mundiales que la zona alrededor del Polo Norte sea declarada santuario global. La última palabra la tiene la Asamblea General de Naciones Unidas. Cuantos más seamos, la presión en los líderes mundiales será mayor. ¡Tienen que escuchar al ciudadano de a pie!

La Antártida, santuario global, la Antártida está protegida por el Tratado Antártico que establece que el territorio se utilizará solamente para fines Pacíficos.

En 1979 Greenpeace, junto a millones de personas como cada uno de nosotros se unieron a la causa, comenzaron una dura campaña para proteger la Antártida. Las oficinas de Greenpeace en todo el mundo respaldas por gente de todo el planeta presionaron a sus gobiernos para que asumieran una posición de responsabilidad en la protección, uniendo fuerzas con otras organizaciones no comprometidas y obtuvieron el apoyo de muchas personalidades mundiales.

Y finalmente, tras 7 años, la Antártida se convirtió en un símbolo global de protección del medio ambiente. El Tratado antártico establece la libertad de investigación científica y prohíbe toda actividad militar en el continente así como la reclamación de soberanía territorial. La presión de millones de personas consiguió que la Antártida fuera protegida. Hoy volvemos a necesitarte, porque salvar el Ártico es salvar mucho más ¡Unámonos a la causa!

La extracción de petróleo en el Ártico ruso podría tener consecuencias desastrosas debido a la falta de tecnología e infraestructura

Rusia no está capacitada para hacer frente a un posible derrame, han advertido todos activistas del medio ambiente. Tampoco lo estaban las petroleras norteamericanas o ingleses en casos de derrames como el Exxon Valdés o el Golfo de México.

Greenpeace y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) dieron a conocer un informe de evaluación de los riesgos de un derrame de petróleo en el mar de Pechora, en el Ártico ruso, donde la petrolera estatal Gazprom ha instalado una plataforma de perforación enorme.

El informe concluye que un eventual derrame importante de la plataforma Prirazlomnaya podría contaminar áreas protegidas y reservas naturales en la costa, así como islas cercanas en las siguientes 20 horas, mientras que los equipos de emergencia necesitarían al menos tres días para llegar a la zona. La plataforma está a unos 1.000 kilómetros (620 millas) de Murmansk, el puerto más cercano. El informe fue encargado por las dos organizaciones ambientales y compilado por un centro de investigación independiente con sede en Moscú.

El director de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, dijo en una conferencia de prensa que el informe refleja "una realidad muy posible: un derrame de petróleo en el Ártico sería prácticamente imposible de limpiar".

Un derrame de petróleo que libere 10.000 toneladas métricas de crudo durante cinco días contaminaría medio millón de kilómetros cuadrados (cerca de 300.000 millas cuadradas) de agua, según el informe. Además las empresas petroleras rusas nunca han operado en condiciones meteorológicas tan duras como las que se encuentran en el Ártico.

Los ambientalistas insisten en que la producción petrolera en el Ártico no es rentable y que no puede sobrevivir sin los subsidios del gobierno. "Las compañías petroleras no se apresurarían al Ártico con tanto entusiasmo si no fuera por los políticos que les empujan a hacerlo", dijo el martes Igor Chestin, director de WWF en Rusia.

Gazprom es pionera en el desarrollo del sector petrolero de Rusia en el Ártico y fue la primera compañía rusa que envió un equipo de perforación al mar de Pechora, en el noroeste del país, año pasados.

Los ambientalistas sostienen que la perforación ártica representa un riesgo que la humanidad no se puede permitir, ya que no existen tecnologías comprobadas que pueden enfrentar derrames en semejantes condiciones, particularmente bajo capas de hielo.

En septiembre de 2012, la capa de hielo del Ártico registró una pérdida de 3.3 millones de kilómetros cuadrados. El Antártico está en peligro

El volumen de hielo en la Antártida es un 4, 6% más grande de lo que se pensaba previamente.

Son solo algunas de las conclusiones que los especialistas extraen a partir del análisis de un nuevo mapa de la Antártida presentado por la Prospección Antártica Británica (British Antarctic Survey, el operador nacional antártico del Reino Unido), el más detallado jamás visto. El proyecto bautizado como 'Bedmap 2' supone "una mejora significativa" respecto a los datos anteriormente recolectados de la Antártida por su antecesor, el Bedmap, que fue elaborado hace más de 10 años, según la Nasa.

Según informes de la Organización Meteorológica Mundial, la superficie del Ártico se ha reducido al mínimo, a un tamaño nunca antes visto. Alcanzó su nivel más bajo de los últimos 33 años, como explica Martin Norman: “Empezamos a medir estas masas de hielo en 1979, en estos años las masas se han contraído de manera muy rápida y este año se registraron pérdidas récords, que ya suma el 45 % de lo que se registraba en 1979.”

La perdida de la capa de hielo antártica en 2012 es comparable al tamaño de la superficie de la India o casi dos veces el territorio de México.

El hielo del ártico se reduce durante el verano boreal y se vuelve a formar durante el invierno. Pero el deshielo ha sido tan acelerado, que algunos científicos han prendido la alarma.

El deshielo del Ártico inundará grandes regiones costeras y ciudades en todos los continentes. España no se librará

Puede ser una muy mala noticia o muy buena, para las petroleras multinacionales la relativa a las ciudades a las afectaría el deshielo de Ártico. Pero las petroleras lo calculan todo en cifras de dólares, y no hacen caso omiso de unos pirados que son los ambientalistas o ecologistas que están cercanos a los terroristas. En las elecciones alemanas no han sacado un solo voto al parlamento, y el dato ha sido festejado por los antis y los neos.

Se estima que en el Ártico existe una tercera parte de las reservas de petróleo no descubiertas del mundo, alrededor de 90 mil millones de barriles probables. Con el deshielo de la banquisa y el retroceso de los glaciares, las posibilidades de exploración de petróleo en aguas profundas, serían más accesibles. Y así Estados Unidos, Rusia, Canadá, Francia, Noruega y Dinamarca y otros se están ya disputando el botín.

Organizaciones ambientalistas como Greenpeace, Amigos de la Tierra, etc… promueven una resolución ante Naciones Unidas para declarar el Ártico como un santuario mundial que permita preservar este ecosistema que regula el clima del planeta.

Las petroleras y sus gobiernos jamás mantienen en su agenda el calentamiento global y el respectivo deshielo ni han pensado que en el continente europeo el deshielo del Ártico podría borrar del mapa y de la faz de la Tierra toda Holanda, Río de Janeiro, Montevideo y Buenos Aires.

Según calculan los científicos, al derretirse el hielo de la Antártida el nivel del mar en el planeta podría llegar a subir, potencialmente, entre 58 y 60 metros. Si esto ocurriera, prácticamente desaparecería la totalidad de los Países Bajos. Gran parte de la costa de Alemania también sería borrada de la faz de la Tierra y ciudades germanas del interior como Hannover y Berlín también resultarían afectadas. Las localidades costeras del Reino Unido desaparecerían en su gran mayoría, mientras que Londres resultaría sacudido por un Támesis anegado.

Las multinacionales del petróleo son iguales sean norteamericanas, rusas o noruegas y cuentan sólo en dólares y no en daños a los humanos

En España, la subida de los mares inundaría Sevilla y toda la desembocadura del Guadalquivir. El Mar Menor (Murcia) se uniría con el Mediterráneo. La huerta de Valencia, gran parte de Barcelona, Santander y Gijón, entre otras, serían solo un recuerdo.

En América del Sur, el mar se adentraría en el corazón del continente. El río de la Plata sufriría las consecuencias y Buenos Aires desaparecería del mapa. Y las aguas subirían hacia el Paraguay y lo mismo ocurriría con Montevideo y las ciudades costeras de Brasil, como Río de Janeiro, Porto Alegre y Santos. El panorama es desolador y eso que solo contempla la Antártida, sin tener en cuenta las aguas procedentes del deshielo de otras partes del mundo.

La campaña de Greenpeace contra la flota petrolera rusa en el Ártico es ilegal, pero sólo para las multinacionales

El barco rompehielos de Greenpeace, Arctic Sunrise, viajó a la Antártida decido a desafiar a la flota petrolera rusa y se enfrentó a un buque en el mar de Barents al norte de Rusia, para protestar contra Rosneft, la petrolera rusa que se prepara para perforar la región ártica en busca de petróleo. En seguida le salió al paso el buque Akademic Lazarev, contratado por la mayor petrolera del mundo, Rosneft, como vigilante contra intrusos y le exigió que dejara de operar inmediatamente.

La embarcación estaba realizando pruebas sísmicas con cañones de sonidos que crean mapas detallados de las zonas submarinas, para determinar la localización para la perforación petrolera. Este tipo de actividad, generada por cañones de aire, tiene un impacto significativo sobre las ballenas y otros animales salvajes de la zona, pero esta vez Greenpeace tenía interés sobre todo en las peligrosas perforaciones a alta profundidad para denunciarlo al mundo. El Mar de Barents es el hogar de los narvales, ballenas de Groenlandia, morsas y osos polares. Greenpeace advierte que las pruebas sísmicas en el Ártico son peligrosas para los mamíferos del lugar, pues la frecuencia de la señal interfiere con los sonidos que ellos emiten. Una ballena perdería el oído si se encuentra a 500 metros de la fuente de la señal, y a 150 metros puede morir.

La guardia fronteriza de Rusia detuvo al rompehielos "Arctic Sunrise" de de la “armada” ecologista que había entrado la víspera por el mar de Kara (Ártico ruso) sin contar con el permiso de las autoridades de este país. La oficina de la organización ecologista en Moscú, denunció: “estamos siendo atacados”. "Al día siguiente, una patrulla rusa subió a bordo del barco sin permiso del capitán", señaló Greenpeace en un comunicado publicado en su página web.

Los agentes fronterizos detuvieron el barco después de que los activistas (de Greenpeace) desembarcaran desde el "Arctic Sunrise" y se acercaran con lanchas neumáticas al barco de exploración sísmica "Geolog Dmitri Nalivkin", fletado por la petrolera rusa Rosneft y la estadounidense ExxonMobil, con pancartas "¡Salvemos el Ártico!".

"Representamos a 3, 5 millones de personas que quieren sacar toda la verdad a la luz sobre los bárbaros planes de explotación de petróleo en el Ártico. Las autoridades rusas tratan de bloquear nuestro paso ", denunció la coordinadora de la campaña de Greenpeace para la defensa del Ártico, Christy Ferguson.

María Favórskaya, portavoz del grupo en la capital rusa, informó al domingo siguiente que el "Arctic Sunrise" había llegado al mar de Kara para protestar contra las prospecciones de gas y petróleo en el Ártico.

La Administración de la Ruta Marítima del Norte (ARMN), el organismo ruso que extiende los permisos de navegación, rechazó varias solicitudes de Greenpeace al presidente Putin con el argumento de que la clasificación del "Arctic Sea" no estaba debidamente certificada.

Ferguson recalcó que Greenpeace no puede "permitir que el formulismo de las autoridades rusas evite una protesta para denunciar los riesgos que supone perforar en el Ártico".

En su opinión, si las petroleras comenzaran a extraer crudo en el área protegida o en sus cercanías, "un inevitable derrame podría tener consecuencias irreversibles para toda la región".

Después de este primer episodio, rusos armados con fusiles automáticos abordaron el “Artic Sea” de la organización ecologista que protestaba contra la extracción de petróleo en el Ártico ruso. Los efectivo armados descendieron por cuerdas desde helicópteros y amenazaron con su armas a la tripulación. Todo parecía el escenario de una película de ficción, no de un documental.

Todo el personal del barco fue obligado a punto de metralletas a personarse en el helipuerto del buque, y arrodillarse boca abajo, mientras los efectivos de los servicios fronterizos del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) registraban el barco, según las mismas fuentes.

Dos activistas de Greenpeace, la finlandesa Sini Saarela y el suizo Marco Polo, permanecieron bajo custodia a bordo de un barco de la guardia fronteriza rusa después de ser detenidos la víspera en el Mar de Pechora durante una protesta.

Mientras, el gobierno ruso entregó al embajador de Holanda una nota de protesta por lo que han calificado como “acciones de provocación que amenazaban las vidas humanas y que podían acabar en una catástrofe ecológica”. El rompehielos de Greenpeace navegaba bajo la bandera neerlandesa.

Anteriormente, la guardia de fronteras rusa abrió fuego de advertencia contra el Arctic Sunrise cuando activistas de Greenpeace dejaron el rompehielos en lanchas neumáticas hacia la plataforma Prirazlómnaya, del consorcio gasístico ruso Gazprom, para atarse a ella en protesta contra la exploración de petróleo.

Hace unas semanas, el mismo rompehielos fue interceptado por la guardia fronteriza rusa en la ruta del Mar del Norte, donde los activistas de Greenpeace intentaron llevar a cabo otra acción de protesta.

En septiembre de 2012, varios miembros de Greenpeace asaltaron dicha plataforma en un intento por suspender sus actividades de exploración.

Greenpeace junto con Amigos de la Tierra y otras organizaciones vedes han reunido millones de firmas de apoyo para convertir el Ártico en una reserva natural en la que estaría prohibido explotar sus ingentes recursos energéticos e incluso escribió una carta al respecto al presidente ruso, Vladímir Putin.

La plataforma Prirazlómnaya, que explota un yacimiento cuyas reservas se estiman en 72 millones de toneladas, es considerada la primera del mundo que trabaja en zonas heladas como el Ártico y sus operarios están acostumbrados a cualquier tempera. Pueden trabajar los 12 meses del año, lo cual está vedado a las demás..

Gazprom planea comenzar la producción de petróleo en esa plataforma en el primer trimestre de 2014, lo que, según los ecologistas, aumenta el riesgo de que se produzca un vertido de petróleo en un área que contiene tres reservas naturales protegidas por la propia legislación rusa.

El gigante energético ruso, que explota gas y petróleo, espera convertirse gracias a este yacimiento en la primera compañía que comercializa crudo extraído del Ártico.

El Ártico no importa y los accidentes no es que puedan ocurrir sino que ocurren, aunque se silencian Sin ir más lejos en diciembre 2011 se produjeron varios muertos y 49 desaparecidos al naufragar la plataforma petrolera rusa Kólskaya que volcó y se hundió en el mar de Ojotsk a 200 kilómetros de la isla de Sajalín. Solo se lograron rescatar a 14 de las 67 personas que se encontraban en la plataforma, en medio de una tormenta de nieve y olas de hasta seis metros.

Las condiciones meteorológicas han impedido rescatar cuatro cuerpos que flotan en el agua sin señales de vida.

El naufragio se produjo cuando la plataforma petrolera era remolcada desde la península de Kamchatka hacia la isla de Sajalin y fue sorprendida por una fuerte tormenta que dañó su estructura. Los operarios esperaban ser rescatados por helicópteros pero la Kólskaya se hundió antes de que llegaran los equipos de salvamento.

Por esos días no estaba Putin, pero el presidente ruso, Dmitri Medvédev, ordenó prestar toda la ayuda necesaria a las víctimas e investigar las circunstancias que condujeron a la catástrofe, según un comunicado publicado por el Kremlin. Pero si hubo investigación, no fue publicada nunca. El petróleo ruso como el norteamericano y todos es secreto de estado.

Los 14 supervivientes fueron rescatados por el rompehielos Magadán y el remolcador Neftegaz-55. Posteriormente, a la búsqueda se sumaron helicópteros que hallaron vacías las cuatro balsas de salvamento con que iba dotada la plataforma.

Todos, según las autoridades rusas, disponían de medios individuales de salvamento, de chalecos y trajes hidrotérmicos especiales, que permiten resistir en las aguas de esas latitudes del Pacífico, con temperaturas al borde de los cero grados centígrados.

Según el capitán, las bombas del buque, que se encuentra a 320 millas del puerto más cercano, apenas logran evacuar el agua que se filtra en la sala de máquinas.

FUENTE: DIASPORAweb ESPECIAL PARA GLOBEDIA       


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1628 noticias)
Visitas:
8049
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.