Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Los gritos del silencio. Última réplica a Victor Chigne sobre la "Unión Civil"

14/05/2014 13:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los gritos del silencio Mi última réplica al empresario Víctor Chigne

image

Héctor Ñaupari [1]

Cuanto me alegra decepcionar al tigre de papel del liberalismo Víctor Chigne, quien, inconmovible como una tapia, cree que sólo son liberales los que deben comulgar con las propuestas en debate sobre la unión civil. Los demás somos ominosos hipócritas, réprobos e indignos de llamarnos liberales, que no hicimos nada por la libertad. No pues, no todos los liberales estamos de acuerdo con estas propuestas en debate ?lo recalco? pero sí ?es mi caso al menos? con que las personas se unan como quieran y por el tiempo que prefieran, pactando voluntariamente las protecciones patrimoniales, pensionarias, hereditarias, o las que deseen, no dejándolas al amparo de leyes que no leen ni saben cómo cumplir.

Si el empresario en mención estuviese dedicado a su empresa ?lo que le recomiendo hacer? no tendría tiempo para estas réplicas. Con no poca premura ?y le prometo al blogger que nos acoge que, por mi parte, es mi último comentario sobre este asunto, porque entiendo que las posiciones están claras y le corresponderá al Congreso decidir cuando tenga que hacerlo? le robo unos minutos a mi familia y a la noche para contestar al empresario extirpador de silencios e hipocresías lo que me pide.

En relación al punto 1) de su comentario, la consagración de un modo de vida en la legislación es una forma o variante de imposición legal, como se enseña desde introducción al derecho. Las leyes, incluso las más declarativas, conllevan obligatorio cumplimiento para todos los ciudadanos. El monopolio de la fuerza por parte del Estado tiene razón de existir para garantizar dicho cumplimiento. Baste que esté sancionado, entonces, para que una ley deba cumplirse, por la fuerza si es necesario. Así, si un ciudadano se niega, por razones de conciencia, a cumplir con una norma, es pasible de ser sancionado y encarcelado. En este caso particular, la cosa se agrava, porque se consagra legalmente ?y, por ende, se impone a quienes no quieran reconocerlo ni compartan tal comportamiento por razones de conciencia, morales, ideológicas o religiosas, o simplemente porque no les agrade? un modo de vida que no es mayoritario entre la población, ni tiene un devenir histórico preeminente en nuestra sociedad, como sí ocurre en el caso del matrimonio monógamo entre varón y mujer, que tiene una sanción legal, histórica y cultural favorable en el Perú desde antes de la llegada de los españoles, como también lo fue la poligamia (entre muchas culturas pre incas) y el incesto (entre los incas, uno de cuyos mandatos era el ama waqlla , no seas afeminado o pervertido ), pero siempre entre varones y mujeres, por si no lo sabe. Para saberlo, le sugiero al empresario que lea a María Rostworowski y Waldemar Espinoza, entre otros historiadores.

Sobre el punto 2) de su comentario, es errado legislar sobre las diferencias entre las personas, porque se discrimina a quienes no son comprendidas en dicha diferencia legislativa. Es un tema de principio: el legislador no puede ser generador de diferencias sociales. No puede crearlas ni fomentarlas. Chigne ignora ?supongo que por estar dedicado a su empresa? que la ley, como regla general, debe tener una vocación necesaria por la generalidad y la abstracción ?precepto que los liberales hemos creado, desarrollado y sofisticado desde los presocráticos hasta Hayek, pasando por todo el constitucionalismo clásico y moderno? quedando proscrita la posibilidad de que el Estado, a través del legislador, pueda ser generador de factores discriminatorios de cualquier índole. Además, por un efecto práctico: sería imposible regular a través de la ley todas las diferencias entre los ciudadanos. En este caso, privilegiando sólo a los homosexuales, se discrimina otras múltiples diferencias de poder unirse civilmente, y que no están comprendidas en la reforma, por ejemplo: los bígamos, los polígamos o los poliándricos. De esta suerte, los musulmanes y los mormones ?creencias religiosas opuestas que instituyen la poligamia? no estarían comprendidos en la reforma, porque ello supondría, por cierto, eliminar la bigamia del código penal, una medida con la que estoy de acuerdo, pero Chigne no, porque la lógica de su argumento sólo consagra relaciones monógamas, de distinta o la misma preferencia sexual. Al legislar de esta forma, todas las propuestas en discusión son inconstitucionales al contravenir el artículo 103° de la constitución, que el empresario debería leer: " pueden expedirse leyes especiales porque así lo exige la naturaleza de las cosas, pero no por razón de las diferencias de las personas". Por ello es mejor ?incluso para los promotores de este desacierto? despojar de contenido sexual a las uniones civiles y al concubinato en el Código Civil, como han recomendado algunos distinguidos especialistas. No así al matrimonio porque es una institución no tocada por los proponentes de la reforma, según sus propias palabras.

Más sobre

Respecto al punto 3) de la réplica, el empresario, además de no leer las propuestas que defiende, que no disponen para los homosexuales los mismos requisitos y plazos de reconocimiento que para los convivientes, confunde una situación real con una posibilidad somera. Poner lo que existe y, a renglón seguido, lo que podría existir, como si ocurriesen al mismo tiempo, es confundir realidades con intenciones, algo que hacen sus nuevos amigos, los comunistas, para desacreditar a los liberales. En segundo lugar, desconoce los padecimientos de las convivientes peruanas para obtener aquello a lo que tienen derecho, y se ve que no le interesan, porque centra su defensa en los homosexuales, cuando las personas del mismo sexo pueden, de convivir, heredar ?para eso está el testamento y el tercio de libre disposición? compartir una propiedad común ?y para esto está el régimen de la copropiedad? entre otras muchas variantes. Para remate, y lo que es más grave, no sabe que, en virtud de la Ley 30007, los convivientes ya tienen los mismos derechos que los casados, y dice, sin reflexionarlo debidamente, que si éstos quieren tener los mismos derechos que aquellos, deben contraer matrimonio, cuando no necesitan hacerlo. Póngase a leer esa ley primero, empresario, antes de acusar de hipócritas a otros.

Sobre el punto 4) de su comentario, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Toda la izquierda nacional ha hecho cuestión de estado a favor de estas propuestas ?baste leer los artículos de sus voceros al respecto? pero no ?a mi entender? porque su interés sea a favor de los homosexuales, ni de la libertad, sino porque quieren destruir a la familia y a las creencias religiosas, y en eso son consistentes con su ideología desde que ésta fue padecida por el mundo. El autor de la nota, además de no haber leído el Manifiesto Comunista ni escuchado la frase de Marx "la religión es el opio del pueblo" ?que supongo comparte dado su visceral ateísmo? es cómplice y comparsa con esa meta subalterna. Entiendo que no sea capaz de verlo, pero debería leer lo que el (la) presidente(a) del MHOL ?su actual compañero(a) de viaje? declara en contra de la inversión privada y sostiene que "el neoliberalismo mata". Que estos personajes no hayan dicho nada sobre cómo la izquierda revolucionaria abusó de los homosexuales en el Perú ni hayan perdido perdón por ello, lo que él bien relata, y que tampoco le hayan reconocido la debida autoría a Aldo Mariátegui con esta propuesta, los pinta de cuerpo entero. Le deseo suerte con sus nuevas amistades.

Para terminar, claro que deseo más libertad para todos. Así se titula uno de mis libros, por cierto ?otra lectura más que el empresario echa en falta? que Carlos Alberto Montaner tuvo la fineza de prologar. Que todas las opciones sexuales tengan la posibilidad de unirse si así lo desean, y poner claramente y por escrito los términos de sus derechos y obligaciones, pactando con clara conciencia y voluntad sobre los mismos, lo que no ocurre en ningún caso en el Perú, y que causa tanta trágica violencia doméstica en nuestra patria. Tanto deseo la libertad, que la vengo defendiendo desde hace más de 20 años, con nueve libros publicados, en el Perú y en el extranjero, el último de ellos, Sentido liberal , con Unión Editorial, la prestigiosa editorial liberal hispanoamericana, y una multitud de artículos y conferencias en todo el mundo. Fundé y presidí la Red Liberal de América Latina, RELIAL, que cumple ahora 10 años promoviendo el liberalismo en la región. Participé en la redacción de normas para concesionar los recursos naturales, crear fondos privados para nuestras áreas naturales, sancionar y evitar el acoso sexual en el empleo y reformar el Estado. ¿Qué tiene que mostrar el empresario Chigne en defensa de la libertad? He ahí el verdadero silencio. Hele allí, la hipocresía de quien cree tener la autoridad de señalar a otros falsas carencias, sin ver las propias, reales y más visibles. Sólo puedo desearle adquirir, en el futuro, el buen tino y mejor criterio para elegir debidamente sus batallas, y a sus aliados. Si éstas son por la libertad, tendrá en mí, además de al amigo, al socio más decidido. Que así sea.

Surco, 1 de mayo de 2014.


[1] Presidente del Instituto de Estudios de la Acción Humana (www.ieah.org). Ex presidente y fundador de la Red Liberal de América Latina (www.relial.org). Autor de Sentido liberal, el sendero urgente de la libertad ; La nueva senda de la libertad, cuatro ensayos liberales ; Políticas liberales exitosas 2 ; Libertad para todos ; y, Páginas libertarias , entre otras publicaciones.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2274 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
251
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.