Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

¿Hallada la tumba de Cleopatra?. Tras cinco años de trabajo, una dominicana encuentra restos, monedas y cree estar muy cerca

07/09/2011 05:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Kathleen Martínez, diplomática e intelectual ha dedicado muchos años en la búsqueda de esa tumba. Sabe más historia que muchos doctores egipcios. Su esfuerzo contradice a veces las teorías establecidas pero los hechos le dan la razón

La audacia de una joven dominicana fascinada con Cleopatra podría conducir al hallazgo arqueológico más importante del siglo XXI.

La arqueóloga Kathleen Martínez asegura que descubrió el lugar donde podría estar enterrada Cleopatra VII tras estudiar los detalles sobre la muerte de la última reina de la dinastía Ptolemaica.

Allí rebuscó Napoleón hace más de 200 años. Después lo hicieron arqueólogos húngaros e italianos. Ahora, la dominicana Kathleen Martínez está convencida de que ha dado con el lugar donde fue enterrada Cleopatra con su amante el triunviro Marco Antonio.

Por el momento, ya ha encontrado monedas con su rostro, ropas y una estatua que apuntan a que no va muy desencaminada.

Martínez dirige la misión del equipo de arqueólogos que ha encontrado suficiente evidencia para concluir que las tumbas de Cleopatra y Marco Antonio podrían estar debajo del templo de Taposiris Magna, en las afueras de Alejandría, en Egipto.

Martínez es madre de dos hijos de 11 y 13 años a los que pretende llevar con ella a Egipto, donde planea instalarse por unos años para concluir este proyecto y abandonar a corto plazo la abogacía, que actualmente compatibiliza con la arqueología.

Según la versión más extendida, Cleopatra se quitó la vida en el año 30 AC tras hacerse morder por una cobra egipcia (áspid), pero antes de morir designó el lugar en que sería enterrada junto a su amante, Marco Antonio, que ya se había suicidado tras ser derrotado por Octavio en su lucha por dominar el Imperio Romano.

Tras los pasos de Isis y Osiris

La científica dominicana creyó desde un primer momento que la reina seleccionó un templo en Alejandría dedicado a la diosa egipcia Isis.

"Llegué a esa conclusión porque comprendí que la picadura del áspid tenía un sentido religioso y que la muerte de ella estaba relacionada con un acto religioso que se inicia con la serpiente y concluye necesariamente con el entierro de ella en un templo", explicó Martínez a BBC Mundo.

Ya por los hallazgos logrados hemos podido cambiar preconceptos sobre la arquitectura de los templos egipcios lo que permite a los arqueólogos buscar y explorar en los templos ya conocidos.

La arqueóloga agregó que Cleopatra habría utilizado el templo para ser enterrada junto con su amante romano "para apoderarse de la leyenda de los dioses Isis y Osiris y convertirla en la de Marco Antonio y ella".

También llegó a la conclusión de que ese templo de Isis debía estar en la ciudad de Alejandría en Egipto, a donde se trasladó Martínez hace cinco años tras obtener el permiso del doctor Zahi Hawass, director del Consejo Supremo de Antigüedades egipcio.

Después de cinco años de excavaciones en un viejo templo a orillas del Mediterráneo, la arqueóloga cree que ha dado con el “lugar idóneo” donde puede estar la tumba de Cleopatra.

“Seguimos pensando que aquí hay una tumba real, y si mi teoría es correcta, puede ser la de Cleopatra”, afirmó hoy Martínez sobre los restos de un muro del templo de Abusiris, cerca de Alejandría,

En la antigua ciudad egipcia, la estudiosa de Cleopatra encontró ruinas de tres templos donde se adoraba a Isis en los tiempos antiguos.

"Llegué a este lugar (el templo de Taposiris Magna en las afueras de Alejandría) y entendí que estaba en el sitio que ella pudo haber escogido para enterrar a Marco Antonio", agregó Martínez.

Túneles y pasadizos

El Taposiris Magna era el templo más sagrado en su tiempo y fue construido por la dinastía griega de los Ptolomeo, que gobernó Egipto tras la muerte de Alejandro Magno.

Está localizado en el límite de la ciudad, "lo suficientemente lejos como para que los romanos que estaban en ese momento ya tomando control de Alejandría no pudiesen saber lo que estaba ocurriendo en sus adentros", indicó la arqueóloga.

Martínez estaba convencida de que, si su teoría era correcta, "en este templo que íbamos a excavar necesariamente teníamos que encontrar túneles y pasadizos y cámaras en el subsuelo". El equipo de Martínez ha encontrado cámaras subterráneas, pasadizos y un complejo de túneles.

Sin embargo, el doctor Hawass insistía en que su teoría era incorrecta ya que, según le dijo en aquel momento el funcionario, los pasadizos y túneles en los templos egipcios están construidos por fuera.

No obstante, la arqueóloga dominicana logró en 2005 que el Comité Permanente de 100 profesores universitarios de Egipto le diera dos meses para demostrar que sí había túneles y pasadizos dentro del Taposiris Magna.

"Y casi a los dos meses de excavación, lo que es nada en términos arqueológicos, tuvimos la suerte de que encontramos la primera cámara subterránea". De ahí en adelante su proyecto obtuvo el apoyo del gobierno ya que el descubrimiento revela que el lugar "es el primer templo egipcio que tiene ese tipo de estructura".

Martínez agregó que "en la actualidad tenemos más de 10 cámaras subterráneas, tenemos pasadizos a 35 metros de profundidad y un complejo completo de túneles que se entrelazan unos con otros y hacen el lugar sumamente interesante". La expedición de Martínez ha hallado monedas con el rostro de Cleopatra. "Ya por los hallazgos logrados hemos podido cambiar preconceptos sobre la arquitectura de los templos egipcios lo que permite a los arqueólogos buscar y explorar en los templos ya conocidos", dijo con orgullo la científica dominicana.

En el lugar también se encontraron mesas de ofrenda, jarras de vino y de cerveza, así como 22 monedas con el rostro de la reina Cleopatra y Alejandro Magno y una máscara funeraria de un hombre con una hendidura en barbilla, muy semejante con las imágenes que se conocen del general Marco Antonio.

Asimismo, localizaron diversos objetos personales pertenecientes al periodo grecorromano. Esto confirma, agregó la investigadora, que en el lugar están sepultados restos faraónicos y señaló que están "cada vez más cerca..".

El año pasado, los arqueólogos hallaron en el lugar una estatua de bronce de la diosa Afrodita, la cabeza de alabastro de una estatua de Cleopatra y una estatua sin cabeza de la era ptolemaica.

Zahi Hawass, jefe de arqueología de Egipto, dijo que la estatua y las monedas, que muestran un rostro atractivo, reafirman una teoría reciente según la cual la reina no era "tan fea".

Las monedas con la imagen de Cleopatra generan la discusión de si era bella o fea. Pero la cosa es que son reliquias no conocidas hasta ahora

"Los hallazgos en Taposiris revelan encanto... indican que Cleopatra de ninguna manera carecía de atractivos", dijo Hawass en el comunicado.

Académicos británicos de la Universidad de Newcastle sostuvieron en que la legendaria reina no era atractiva. Una moneda romana de un denario con su efigie la muestra con nariz filosa, labios delgados y mentón prominente.

La experta aficionada pretende combatir la imagen frívola de Cleopatra, ya que considera que “la historia ha sido injusta con ella” y “escribir su verdadera historia, como diosa, como reina, como una de las primeras mujeres que gobernó”.

Entre las novedades que han aportado los trabajos está la localización de seis cámaras funerarias, algo que no se había encontrado hasta ahora en los templos egipcios, así como otros elementos que “nos indican que estamos ante un mausoleo”.

Los trabajos se centrarán a partir de ahora en un área “que está intacta”, en la que se ha encontrado un desnivel de 35 metros de profundidad excavado en la roca, aunque no ha sido posible avanzar más por ahora por la presencia de agua, pero “las expectativas son muy prometedoras para la próxima temporada”.

Estos descubrimientos han supuesto ya novedades notables sobre “lo que se conocía en los libros sobre el templo. Uno de los hallazgos mas importantes fue el de las placas con las inscripciones que indican que fueron los griegos quienes construyeron el templo. En base a esos datos se están escribiendo ya libros y artículos”, reveló.

Tras cerca de cuatro años de excavaciones, los descubrimientos de la expedición han ido en aumento, como la placa de fundación del templo -en el 300 AC-, monedas con el rostro de reyes Ptolomeos como el de Cleopatra y el de Alejandro Magno, cuya tumba en Alejandría aún no se ha descubierto. Pero el más importante de todos ha sido el hallazgo de un cementerio que para los arqueólogos "indica la presencia de una tumba real", afirmó Martínez.

La emoción que siente la dominicana por los resultados que ha logrado con su trabajo la delatan cuando habla sobre la satisfacción que sintió el día en que inició las excavaciones.

Pero confiesa que cuando encontraron la primera moneda "me sentí completamente conmovida y sobre todo porque el rostro que salía de esa moneda que tenía 2.000 años ahí bajo las arenas era el rostro de Cleopatra".

Por el momento, el hecho de haber encontrado monedas con su rostro, ropas y una estatua hacen de la exploración un éxito.

Después de tantos años de excavaciones en un viejo templo a orillas del Mediterráneo, la arqueóloga dominicana afirma estar en el “lugar idóneo” donde puede encontrar cualquier día la tumba de Cleopatra. “Seguimos pensando que aquí hay una tumba real, afirma sobre los restos de un muro del templo de Abusiris.

La dominicana, abogada de profesión y arqueóloga por devoción, no es la primera que busca dónde está enterrada Cleopatra con su amante romano, el triunviro Marco Antonio, una relación que se ha visto alimentada por la ficción del cine y la literatura.

Napoleón, en 1801, fue el primero que ordenó excavaciones en este sitio de Burg al Arab, 50 kilómetros al este de Alejandría.

A los franceses les siguieron húngaros e italianos, hasta que en 2004 Martínez logró convencer a las autoridades egipcias para seguir buscando en el templo de Abusiris.

“Hace cinco años, cuando llegué aquí, me decían que no había nada por descubrir”, recordó la experta dominicana al presentar parte de sus descubrimientos a un grupo de embajadores latinoamericanos. “Hemos hecho ya importantes hallazgos que cambiarán para siempre la historia de este lugar”, insistió.

Aparte de las monedas con el rostro de Cleopatra VII y una máscara de Marco Antonio, momias envueltas con ropas doradas y, más recientemente, una estatua de Ptolomeo IV, un predecesor de Cleopatra VII, confirman que se trata de un lugar relevante.

Kathleen Martínez es agregada cultural de la embajada de la República Dominicana y que vive largas temporadas en la cercana ciudad de Alejandría. Cleopatra VII fue el último eslabón de la dinastía Ptolemeica, que gobernó en Egipto durante tres siglos. Mujer de gran cultura, que sabía nueve idiomas, según los textos históricos romanos, logró embelesar primero a César, con quien tuvo un hijo, y a Marco Antonio después, con quien tuvo dos vástagos.

La última reina egipcia, según la teoría de Martínez, no podía estar enterrada en su palacio sino en un templo dedicado a Osiris e Isis, más al poniente, siguiendo una tradición de los faraones, que buscaban su descanso eterno lejos de los pasillos de sus palacios.

“No creo que (Cleopatra) fuera enterrada en Alejandría, en el palacio que está bajo el agua”, afirmó Hawas, mientras explica ahora el egipcio.-

Hawas no parece compartir hoy el entusiasmo de la diplomática dominicana sobre si al final se llegarán a encontrar los restos de Cleopatra y Marco Antonio, pero la búsqueda se mantiene y, según Kathleen Martínez, empleará tanto tiempo como sea necesario.

“Creo que próximamente vamos a llegar a algún lugar”, indicó. De los 24 templos que rodean Alejandría, Martínez defiende que el de Abusiris es el único que reúne las características. “Tenemos importantes evidencias que hacen pensar que este es el lugar idóneo”, insistió la arqueóloga, vestida de traje de campaña.

De hallarse la tumba real, el descubrimiento sería clave para determinar la última etapa de la dinastía griega que gobernó durante tres siglos antes del dominio romano. Pero también sería importante porque hasta ahora “sólo se ha encontrado una tumba intacta, la de Tutankamón”, y el resto han sido objeto de los saqueos y el expolio de muchas generaciones.

“Este lugar equivaldría al valle de Luxor para la dinastía griega”, concluyó Martínez al referirse al sitio arqueológico donde están enterrados muchos faraones del Egipto antiguo.

“Me produce mucha satisfacción, sobre todo porque represento a la República Dominicana, un país que no ha tenido la oportunidad de desarrollarse en el campo de la arqueología”, concluye.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1692 noticias)
Visitas:
4323
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.