Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Escriva escriba una noticia?

Happy birthday, Mr. President Por Augusto Álvarez Rodrich

24/05/2009 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Alan García sigue siendo el rey (de la selva)

La ministra de Justicia tiene reputación de buena abogada, pero en su paso por el gobierno exhibe disposición a subordinarla al interés político, como en la denuncia penal contra el presidente de Aidesep “por alentar la rebelión, sedición y conspiración”.

Hace una semana, Alberto Pizango tuvo el desatino de anunciar, con la negociación entrampada, una insurgencia que esta columna calificó de error garrafal porque no tiene sentido, ni se dan las condiciones establecidas en la Constitución y, finalmente, porque iba a ser utilizada por los que creen que este ‘lío de chunchos’ se arregla con cárcel y bala.

Eso es, precisamente, lo que significa la denuncia ante el Ministerio Público del procurador de la PCM y que la ministra Rosario Fernández anuncia, con bombos y platillos, que no parará hasta que salga una sentencia condenatoria.

La insurgencia fue una declaración lamentable que no pasó de ser justamente eso –una declaración lamentable– y que se rectificó inmediatamente por una gestión dialogante de la Defensoría, pero que ahora la ministra quiere usar como ‘play de honor’ de la mesa de diálogo creada, en teoría, para resolver los problemas de los decretos que motivaron la protesta.

Las normas se promulgaron, por la filosofía presidencial del perro del hortelano, sin la consulta indispensable que correspondía. El gobierno se pasó meciendo a Aidesep y recién se interesó en el tema un mes después de iniciada la protesta.

Sin duda, esta es fundamental para el progreso, pero ello no puede significar la renuncia al diálogo con los discrepantes, el cual está reservado para los amigos del gobierno

Nunca se puede apoyar el reclamo violento ni los excesos que están ocurriendo en algunas zonas de la amazonía, pero tampoco se puede respaldar al burócrata indiferente que espera, en su cómoda oficina limeña, la explosión de la bomba.

La denuncia a Pizango no es una buena manera de iniciar el diálogo con la dirigencia amazónica. Pero esa es la actitud general del segundo gobierno del presidente Alan García, quien a los sesenta años ya no cree en el diálogo ni en la capacidad de la gestión pública sino únicamente en la inversión privada.

Sin duda, esta es fundamental para el progreso, pero ello no puede significar la renuncia al diálogo con los discrepantes, el cual está reservado para los amigos del gobierno. El resto son perros del hortelano con los que no se pierde tiempo.

Eso proyectan expresiones como la denuncia de Fernández, la declaración con tono Villa María de la ministra Mercedes Aráoz contra Aidesep, o el premier Yehude Simon diciendo ayer, con tono zalamero hacia el jefe del Estado (“podría estar en su casa tomando desayuno y gozando del sábado”), que “aquí, en el cumpleaños del señor presidente, decimos: nosotros amamos a los nativos pero lo que no queremos es que se aprovechen de los nativos”. O sea, happy birthday, Mr. President. Diario La Republica.Peru.


Sobre esta noticia

Autor:
Escriva (204 noticias)
Visitas:
252
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.