Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Raul Villanueva Pasquale escriba una noticia?

La Haya, la Convemar, y una agenda de estercolero.

07/09/2012 02:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Comete delito de traición a la patria TODO PERUANO [...], cuando atenta deliberadamente, DE CUALQUIER MANERA, CONTRA LA INTEGRIDAD DE LA NACIÓN EN TIEMPO DE PAZ. Después de Dios, la Patria." (en mayúsculas en el original)

"La primera vez que el tema llegó al Congreso, fue cuando los 3 asesores chilenos en Palacio consiguieron que Toledo ordene una millonaria campaña en todos los medios, para que los peruanos aprueben la adhesión."

"No es hora propicia para dividir –traicionar- al Perú. ... Quienes impulsen por las vías que fuesen dinámicas ociosas e inútiles para el Perú, son proditores y hay que llamarlos por su nombre y apellido y singularizarlos en un cuadro de oprobio que deben repudiar los buenos ciudadanos... los diplomáticos majaderos ... que consultaban sus decisiones con militares sureños ... no merecen respeto alguno. Tampoco esos viejos podridos .... Es hora que se callen ¡de una buena vez!

El lector lo habrá entendido, nos encontramos en pleno "debate" (¿a la peruana?) sobre la Convemar. A decir de Álvarez Rodrich, el tema fue puesto en agenda pública, hace unos días, merced a un artículo del embajador Pérez de Cuellar aparecido en El Comercio. Otro artículo de Vasquez Kunze dejaría entender que el asunto se encuentra efectivamente ya inscrito en la agenda del gobierno, con calidad de urgencia.

En realidad, en torno a la Convemar no existe ningún debate. Sólo existe lo que el lector habrá podido apreciar líneas arriba: una retahíla de insultos y acusaciones donde el manoseado motejo de traidor a la patria, tan caro a los patrioteros, es lo primero que le cae encima a cualquiera que se atreva a sostener las ventajas que proporciona ese instrumento.

Y es que el verdadero debate se dio antes de la Convemar, y feneció con su aprobación en 1982. Ese debate, que echa sus raíces en los instrumentos que a mediados del siglo pasado extendieron nuestra zona marítima más allá de las 3 millas, oponía, por un lado, a los partidarios de una extensión pura y simple de la soberanía nacional hasta la distancia de las 200 millas, a quienes se vino a llamar "territorialistas"; y, por otro lado, a quienes sostenían que lo que se buscaba era el establecimiento de una zona, distinta al mar territorial, sobre la cual debía reconocerse al estado ribereño ciertos derechos que, si bien derivan de la soberanía del Estado, no constituían por lo tanto soberanía plena. Estos derechos estaban relacionados principalmente con la capacidad de control sobre la caza y pesca con fines de protección de las especies y riquezas del mar. En el Perú, ese vetusto debate que aun hoy día sigue siendo causa de que no hayamos ratificado la Convención del Mar, más por una razón de vacas sagradas que por consideraciones de alguna otra especie, estuvo encabezado, por el lado de los territorialistas, por el ex-presidente José Luis Bustamante y Rivero y los juristas Andrés Aramburu Menchaca y Julio Vargas Prada, mientras que por el lado de los zonistas estuvieron Enrique García Sayán, co-firmante del DS 781 y Alberto Ulloa Sotomayor, miembro de la Comisión jurídica a la que le tocó redactar la Declaración de Santiago y presidente de la delegación peruana en la Convención de Ginebra sobre derecho del mar de 1958.

Por lo que se refiere al ex-presidente Bustamante y Rivero, su vocación territorialista es más bien tardía. En efecto, en un temprano artículo de su autoría, al que no en vano titula, "Exposición de motivos del decreto supremo expedido por el Gobierno del Perú el 1° de agosto de 1947", señala que:

"la proclamación de la soberanía peruana sobre las aguas del nuevo mar territorial o faja costera de las doscientas millas en el decreto de 1947, no implica un propósito de apropiación absoluta de esa zona ni la creación de un dominio exclusivo y excluyente sobre ella

Y más adelante agregaba:

"los actos de soberanía que el Estado Peruano realice sobre la zona estarán limitados a los solos fines de la proclamación, esto es, a la protección, conservación y defensa de los recursos naturales allí existentes y, consiguientemente, a la vigilancia y reglamentación de esos intereses económicos nacionales. Lo cual, en definitiva, importa un anuncio del ejercicio de cierto control y de cierta jurisdicción circunscritos a tales fines; vale decir, algo que en el fondo es idéntico a lo anunciado por los Estados Unidos en 1945. Quiéralo, pues, o no, la "Proclamación Truman", jurisdicción y control son actos de soberanía; bien que soberanía relativa y parcial, aplicada a determinada materia y dentro del orden o sistema de la comunidad internacional.

image

La Memoria peruana

En ese artículo, Bustamante explicaba que los reparos a la proclama peruana provenían de los equívocos a los que se prestaba el empleo de la palabra "soberanía" debido a una noción estrecha, y ya arcaica para la época, de aquel concepto. Esa estrechez de la noción, debida más que nada a las limitaciones del lenguaje, fue superada años más tarde con la adopción de concepto de Zona Económica Exclusiva de la Convemar, que no hace otra cosa que recoger una a una las ideas expresadas por Bustamante en su exposición de motivos allá en 1955.

Como el lector podrá apreciar, se trata pues de un debate en el que todos los argumentos se agotaron ya hace unas tres décadas, y en consecuencia todo lo que queda a los valedores de aquellos "viejos conceptos" a los que aludía Bustamante son los "lúcidos" razonamientos recopilados al inicio.

Y en esas andamos ad portas del inicio de la fase oral en La Haya.

Hildebrandt en sus heces

Con motivo precisamente de ese próximo evento, fui contactado la semana pasada por el semanario de César Hildebrandt, a fin de que les concediera una entrevista sobre nuestro asunto en La Haya. Como el oficio de periodista parece consistir en informar a los demás sobre lo que ellos mismos ignoran, la entrevista resultó más bien anodina en lo que respecta a los temas centrales del diferendo. De modo tal que no hubo ocasión de pasar más allá de algunas generalidades sobre instrumentos como del DS 781, la Declaración de Santiago y el Convenio del 54, a propósito de los cuales proporcioné mi opinión personal. Hablamos también, en términos igualmente generales, de lo que había sido el trabajo del equipo peruano de juristas, de la posición chilena. Le comenté que en realidad todo aquello del paralelo como límite no pasaba de ser un invento fabricado por Orrego Vicuña, actual juez ad-hoc de Chile, y por ahí abordamos el tema del famoso informe de esa cancillería. Tomaron algunas fotos de las carátulas de los alegatos y se fueron.

Algunos días después de la entrevista, me entero sin embargo que Hildebrandt anda como loco buscando una supuesta fotografía en la que aparecería Allan Wagner al lado de Pinochet. La foto, de existir, habría sido tomada tras un atentado del que Wagner habría sido víctima, en su vivienda, cuando se encontraba en misión en Chile en los años setenta. Otra cosa que anda buscando Hildebrandt es un facsímil de las actas de 1968 y 1969 sobre el tema de los faros, documentos que son públicos, conocidos y cuyo contenido está al alcance de un solo click, pero donde anhela encontrar la rúbrica del embajador Pérez de Cuellar.

¿Para qué quiere Hildebrandt la supuesta foto de Wagner con Pinochet? ¿Para qué quiere la fotostática del original de las actas de los faros? ¿Para ilustrar la nota sobre el Diferendo marítimo que sirvió de pretexto a que me entrevistara a mí y a algunos otros internacionalistas?

¡Vamos! Aquí lo que se nos viene es otra andanada contra la Convemar, con el mismo tipo de argumentos mostrados líneas arriba, más algún aporte gráfico, y con la finalidad de detener su adhesión antes de la fase oral.

Pero bueno, de todo ello nos enteraremos mañana, si acaso encontraron su material pornográfico.


Sobre esta noticia

Autor:
Raul Villanueva Pasquale (25 noticias)
Fuente:
raulvillanuevapasquale.net
Visitas:
371
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.