Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Los humanos serán capaces de recrear formas de vida extraterrestre e imprimirlas utilizando una impresora 3D

08/10/2013 13:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Según Craig Venter, seremos capaces de enviar una secuencia del genoma humano controlada robóticamente a otros planetas. Lo dice el que descifró por primera vez la secuencia completa de un organismo vivo

Los humanos serán capaces de diseñar formas de vida extraterrestre e imprimir organismos simples utilizando el equivalente biológico de una impresora 3D. Craig Venter, el científico que ayudó a mapear el genoma humano, lo ha pronosticado, informa 'The Telegraph'.

Los microbios sintéticos o células serán primero diseñados en una computadora, permitiendo a los científicos incorporar las características en el ADN que las hacen útiles en la medicina o la industria. Según Venter, tales logros serán parte de la revolución de la genética. Incluso será posible el envío de robots al espacio para leer la secuencia de formas de vida extraterrestre y reproducirlas después en la Tierra. La NASA parece interesada.

"En los próximos años será posible la creación de una amplia variedad de células (sintéticas) diseñadas con el 'software' de computadoras. La creación de células a partir de cero abrirá posibilidades extraordinarias", dice en su último libro, 'La vida a la velocidad de la luz: desde la doble hélice de la Aurora a la Vida Digital' ('Life at the Speed of Light: From the Double Helix to the Dawn of Digital Life').

El científico predice que las máquinas del futuro serán capaces de analizar la composición de los genomas y transmitirlos a través de Internet o incluso el espacio, creando más posibilidades en la búsqueda de vida extraterrestre, informó el 'Sunday Times'. La creación de células a partir de cero abrirá posibilidades extraordinarias.

"Pronto seremos capaces de enviar una unidad de secuenciación del genoma controlado robóticamente a otros planetas para leer la secuencia de ADN de cualquier vida microbiana extraterrestre que pueda estar allí. Si podemos traerlos a la Tierra debemos ser capaces de reconstruir sus genomas", dice. "La versión sintética de un genoma de Marte podría ser utilizada después, para volver a crear vida marciana en la Tierra".

En 2010 el doctor Venter y su equipo lograron crear un nuevo cromosoma a partir de ADN artificial y lo colocaron a una celda vacía donde se multiplicó, siendo esta precisamente la definición de ser vivo.

Lo sospechoso en las creaciones y algunos hallazgos de Craig Venter es que están siempre avalados por millones de dólares y precedidos de patentes

Craig Venter participo en la Guerra de Vietnam y prestó servicios en un hospital como auxiliar. Al volver estudió la carrera de medicina generalista, pero por fin se pasó a la Bioquímica en 1972 e hizo un doctorado en Farmacología en 1975, ambos por la Universidad de California, en San Diego. Después de trabajar en la Universidad de Buffalo de Nueva York, ingresó en el National Institutes of Health en 1984.

Mientras estaba en el Instituto Nacional de la Saud (NIH), Venter aprendió la técnica para identificar rápidamente gran parte de los ARN mensajeros presentes en una célula, y comenzó a utilizarlo para identificar rápidamente genes del cerebro humano. Las secuencias que usaba son las conocidas como EST. En un controvertido proceso legal, Venter intentó patentarlas, pero no pudo hacerlo legalmente. Perdió el caso.

Fue presidente y fundador de Celera Genomics, haciéndose famoso al iniciar su propio Proyecto Genoma Humano en 1999, al margen del consorcio público, con propósitos comerciales y utilizando la técnica shotgun sequencing. Su compañía usó el ADN de cinco individuos diferentes para generar la secuencia del genoma humano; hay quien afirma que uno de los 5 voluntarios teóricamente anónimos del proyecto fue el mismo Venter. A principios del 2002, Celera despidió de repente a Venter, después de quedar patente que vender los datos del genoma no sería rentable, mientras él hacía esfuerzos para oponerse a un cambio estratégico de dirección de la compañía.

Uno de sus logros fue descifrar por primera vez la secuencia completa de un organismo vivo: la bacteria Haemophilus influenzae.

Fundó The Institute for Genomic Research (TIGR) en 1992. Y hasta entrados los 2000 era presidente del J. Craig Venter Institute, creado y fundado por el TIGR. En 2005, cofundó Synthetic Genomics, una firma dedicada al uso de microorganismos modificados genéticamente para la producción de etanol e hidrógeno como combustibles alternativos.

Venter fue objeto de varios artículos en Wired, The Economist, Science y en la revista australiana de ciencia Cosmos en 2005. Le proporcionaron notoriedad.

En 2004 inició una navegación alrededor del mundo con su yate de lujo Sorcerer II que consideró una actualización de los grandes viajes científicos de los siglos XVIII y XIX a bordo del HMS Beagle y del HMS Challenge, calcando a Charles Darwin. En el viaje capturó el ADN de los virus y bacterias en papel de filtro y los envió para ser secuenciados y analizados en sus prefecturas de Rockville, Maryland. La esperanza era descubrir decenas, o incluso centenares de millones de genes nuevos, toda la posible información sobre la biodiversidad de la Tierra. Aseguró que de este modo será posible extrapolar estadísticamente la vida de la Tierra, poniendo todo lo que olvidó Darwin en contexto.

Los microorganismos también pueden tener la clave para generar una casi infinita cantidad de energía, desarrollar poderosos fármacos y limpiar la contaminación producida por los humanos. El viaje también era también provechoso para responder preguntas sobre la microevolución y la supervivencia de las especies. El gobierno norteamericano subvencionó la travesía a cuenta del Departamento de Energía.

En octubre de 2007, Craig Venter consiguió crear un cromosoma artificial a partir de elementos químicos, como paso previo para la creación de la primera forma de vida artificial de la Tierra.

En julio de 2009 firmó un acuerdo con la empresa petrolera Exxon Mobil para conseguir producir hidrocarburos a partir de algas fotosintéticas. La idea es conseguir que el CO2 de la atmósfera se convierta en combustible. Venter pone los conocimientos, Exxon el dinero: 600 Millones de dólares. Muchos admiradores lo consideraron un atrapadólar del Tío SAM y le volvieron la espalda.

En 2010 la revista Science publicó una noticia que calificaba de histórica: Venter, y su equipo lograron crear una célula bacteriana con el genoma sintético o artificial. Para ello crearon un genoma totalmente artificial en laboratorio. En concreto, los investigadores fabricaron en una máquina de su laboratorio todo el genoma de la bacteria 'Mycoplasma mycoides' basándose en una copia del de la bacteria original.

Después de fabricar el genoma artificial, vaciaron una célula de otra especie de bacteria del mismo género, Mycoplasma capricolum, y lo introdujeron en esta célula recipiente. A partir de ese momento la bacteria huésped, sólo expresaba las proteínas de la bacteria sintetizada y sus características eran las que confería el genoma sintético fabricado en el laboratorio, por lo que se convertía en una especie diferente. Algunos investigadores, si bien destacan el logro científico, no coinciden que se pueda hablar de una forma de vida artificial, ya que la bacteria en que se insertó el ADN sintético era completamente natural.

Venter patentó la primera forma de vida creada por el ser humano en laboratorio a la que llamará Mycoplasma laboratorium. Se espera que esta línea de investigación lleve al desarrollo de bacterias manipuladas para generar reacciones específicas que permitan, entre otras cosas, producir combustibles o fármacos, o ayudar a combatir el cambio climático.

Para Introducir el ADN sintético. Lo hizo en una bacteria (micoplasma micoide). La membrana celular se ablanda y el nuevo ADN sintético se insertado en la bacteria, produce en 3 días resultados. El organismo nuevo se reconoce por que es de color azul. Las colonias, se observan fácilmente, a simple vista.

Los chilenos, con el famoso Dr. Chang al frente, sostienen la teoría inversa a la de Craig Venter, es decir, que fueron científicos extraterrestres los que desarrollaron vida en el planeta Tierra

Varios científicos criticaron duramente a Venter “Más o menos lo que dicen todos es que no ha inventado nada nuevo, se llevan metiendo genes en células desde hace 40 años, es increíble como ha conseguido la síntesis de un genoma entero, pero eso no es un éxito de la biotecnología, es un éxito de la ingeniería química.

Ian J. Smith dijo: “Yo siempre he pensado lo mismo, Venter hace cosas espectaculares, pero más que gracias al talento lo puede hacer al dinero que tiene detrás, cuando secuenció el genoma humano había dos "corrientes", una pública que consistía en "partir el DNA" en varios pedazos, ordenarlos un poco y secuenciarlos para acabar de secuenciar y la privada de Venter que consistía en partir el DNA a lo bruto, secuenciar todo 6 veces y luego ordenar. Así consiguió en dos años lo que los otros tardaron seis, pero tenía como siempre muchos dólares para hacerlo y otros no. Entidades gubernamentales invirtieron alrededor de 50 o 54 millones de dólares en el desarrollo de esta tecnología.

Se hallan en Chile cantidad del ADN humano que es de fuera del mundo en su origen. Esos genes son secuencias no codificadas hace miles de años. Es la inversa de la teoría de Venter

Un grupo de investigadores oficiales que trabaja en el Proyecto Genoma Humano indican que han hecho un descubrimiento científico asombroso: creen que el supuesto 97% de las secuencias no codificadas en el ADN humano es nada menos que código genético de formas de vida extraterrestre.

Las secuencias no codificadas son comunes a todos los organismos vivos sobre la Tierra, desde los mohos a los peces y a los seres humanos. En el ADN humano estas secuencias constituyen la mayor parte del genoma total, dice el profesor Sam Chang, líder del grupo.

La mayoría abrumadora del ADN humano es de fuera del mundo en su origen. Los aparentes “genes basura extraterrestres” meramente “disfrutan del paseo” con el duro trabajo de los genes activos, pasados de generación a generación.

Después de un análisis extenso con la ayuda de otros científicos, programadores informáticos, matemáticos y otros eruditos sabios, el Profesor Chang se había preguntado si el aparente “ADN basura humano” fue creado por algún tipo de “programador extraterrestre”. Sobre los pedazos extraterrestres dentro del ADN humano, el profesor Chang observa que “tiene sus propias venas, arterias, y su propio sistema inmunitario que resiste vigorosamente todas nuestras medicinas anti-cancerígenas.”

El profesor Chang concluye que “nuestra hipótesis es ahora que una forma de vida extraterrestre superior se ocupó de crear nueva vida y plantarla en diversos planetas. La Tierra es solamente uno de ellos. Quizás, después de programarlo, nuestros creadores nos hicieron crecer del mismo modo en que nosotros cultivamos bacterias en los platos de Petri. No podemos conocer su motivos, si fue un experimento científico, o un modo de preparar nuevos planetas para la colonización, o es un asunto en curso a largo plazo de sembrar vida en el Universo.”

El profesor Chang indica que “si pensamos sobre ello en nuestros términos humanos, los evidentes “programadores extraterrestres” estaban trabajando muy probablemente sobre un gran código consistente en varios proyectos, y los proyectos habrían producido diversas formas de vida para diversos planetas. También ellos intentaron diversas soluciones. Escribieron “el gran código”, lo ejecutaron, no les gustó alguna función, la cambiaron o añadieron una nueva función, lo ejecutaron otra vez, hicieron más mejoras, y lo intentaron una y otra vez.”

Por fin decidieron cancelar todos sus planes idealistas para el futuro cuando se concentraron en un programa básico diseñado para la Tierra.” Los programadores extraterrestres pueden haber cortado drásticamente todo lo demás”. El profesor Chang es solamente uno de los muchos científicos y otros investigadores que han descubierto orígenes extraterrestres en la humanidad.

Los Coordinadores del Proyecto Genoma Humano encuentran prueba absoluta de contacto extraterrestre con los 'humanos terrestres' vía la evidencia del ADN.

¿Son representaciones de los ‘Astronautas Antiguos?. Quienes escriben sobre los ‘antiguos astronautas’ creen que fue una raza de seres extraterrestres inteligentes que visitaron y/o colonizaron a la Tierra en el pasado remoto con lo cual ellos mejoraron el homínido primitivo Homo Erectus mediante la ingeniería genética para crear la raza humana como la conocemos: Homo sapiens.

La evidencia de esta idea se encuentra (a) en la improbabilidad de que apareciera tan súbitamente el Homo Sapiens de acuerdo con los principios del Darwinismo ortodoxo; y (b) en los mitos de las civilizaciones antiguas se describen a dioses que se veían como humanos bajando de los cielos y creando a la humanidad ‘a su propia imagen’. El Homo Sapiens lo consideran algunos como un ser híbrido que incorporó una mezcla de genes terrestres del Homo Erectus y genes extraterrestres de una considerada “raza de los dioses”.

Antes de la era moderna del viaje espacial y la genética, no pudiera haber sido concebida esta teoría de los orígenes de la humanidad. Y aún ahora, en el siglo XXI, hay mucha gente que la consideraría como ciencia ficción. Sin embargo, a la luz de los problemas con la teoría ortodoxa de la evolución humana, la idea de una intervención genética por parte de una especie inteligente parecida al humano (quienes por sí mismos evolucionaron en otro planeta durante un más creíble marco de tiempo) sí requiere ser tomada en serio como una solución potencial al misterio.

Los exponentes más famosos de una intervención de astronautas antiguos son el escritor suizo Erich von Daniken y el escritor Americano Zecharia Sitchin. El último, en particular, ha argumentado el caso en gran detalle

El profesor Chang y sus colegas investigadores muestran esos huecos, lagunas o intervalos evidentes de programación extraterrestre en la ordenación del ADN precipitados por un apresuramiento para crear la vida humana sobre la Tierra presente en la humanidad con un crecimiento ilógico de masas de células que conocemos como el cáncer.”

“Antes o después -dice el profesor Chang- tenemos que enfrentarnos con la noción increíble de que cada vida sobre la Tierra lleva el código genético de su primo extraterrestre, y que la evolución no es lo que nosotros creemos que es.”

Las implicaciones de estos hallazgos científicos reforzarían las afirmaciones de otros científicos y observadores de tener contacto con supuestos seres humanos de fuera del mundo que parecen extraterrestres.

Se ha afirmado que los seres humanos de fuera del mundo que parecen extraterrestres han proporcionado algo de material genético para la evolución humana, y que muchos de estos extraterrestres han permitido que algunos de su personal encarnen como semillas estelares sobre la Tierra en familias humanas.

Estas semillas estelares, niños de las estrellas o gente estelar, son descritos por Brad y Francie Steiger como individuos cuyas almas estaban encarnadas formalmente sobre mundos de otros sistemas estelares, y luego viajaron a la Tierra y decidieron encarnar aquí con el fin de estimular el desarrollo espiritual evolutivo de la humanidad.

FUENTE: DIASPORAweb ESPECIAL PARA GLOBEDIA       


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1770 noticias)
Visitas:
10025
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.