Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gooji escriba una noticia?

Idioma siríaco

23/05/2016 10:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El siríaco un idioma semítico hablado en Oriente Medio

El siríaco (ܣܘܪܝܝܐ suryāyā), también llamado asirio o caldeo, es un conjunto de dialectos del arameo, un idioma semítico hablado en Oriente Medio; el cual, alguna vez, durante su apogeo, se habló en la mayor parte del Creciente Fértil.

El arameo ha existido al menos desde el siglo xii a. C. y ha evolucionado con el correr de todos estos siglos; mientras que el siriaco hizo su aparición durante el período helenístico y no tuvo una escritura propia, sino alrededor del siglo i d. C., en que se creó la escritura siríaca, la cual proviene del alfabeto arameo.

El siriaco clásico llegó a ser la principal lengua literaria del Medio Oriente desde el siglo iv d. C. hasta el viii d. C., así como un vehículo de transmisión cultural y religiosa del cristianismo ortodoxo sirio, difundiéndose a través de Asia hasta lugares tan lejanos como las costas malabares de la India y el oriente de China. E, incluso, también llegó a servir a árabes y persas (aunque en menor medida para estos últimos) como medio de comunicación y diseminación cultural. Al tiempo que el idioma clásico de Edesa se preservaba en una vasta colección literaria.

Siendo principalmente un medio de expresión cristiano, el siriaco tuvo una fundamental influencia cultural y literaria en el desarrollo de la lengua árabe, la cual lo reemplazaría hacia el fin del siglo viii. En la actualidad, el siriaco sigue siendo el idioma litúrgico para los cristianos sirios.

De un modo general, el término siríaco se utiliza para referirse a todo el arameo clásico de la antigüedad tardía; pero, más específicamente, se refiere a la lengua clásica de Edesa, que se convirtió en el idioma litúrgico de la Iglesia siria oriental.

Difusión

El siriaco fue originalmente un dialecto arameo del norte de Mesopotamia; el cual, en su forma actual, se ha desarrollado bajo la influencia del cristianismo. Antes de que el árabe se convirtiera en la lengua dominante, el siriaco era un idioma importante entre las comunidades cristianas del Oriente Medio, Asia Central y Kerala.

A comienzos del siglo xxi, los dialectos siriacos son hablados por aproximadamente 400 000 personas muy dispersas geográficamente; sin embargo, se encuentran localizadas principalmente en el sureste de Turquía y en el norte de Irak, así como en pequeñas comunidades de Líbano, Siria, Irán, Armenia, Georgia y Azerbaiyán, donde se hablan frecuentemente con una marcada influencia de las lenguas locales dominantes.

El siglo xx vio la aparición de ideologías nacionalistas, en ocasiones intolerantes, que perjudicaron enormemente a las comunidades de habla aramea. De hecho, debido a problemas políticos y religiosos inherentes al Medio Oriente, el uso de la lengua siriaca, ya de por sí reducido, ha retrocedido fuertemente. La emigración masiva que ha afectado a los cristianos orientales ha causado que se encuentren, desde hace algunas décadas, comunidades de habla siriaca en América del Norte y Sur, así como en Europa.

Evolución

La evolución del siriaco puede agruparse en tres fases distintas:

  • Siriaco antiguo — El idioma del Reino de Osroena.
  • Siriaco medio — «Literario», se subdivide en:
    • Siriaco medio occidental — Lengua literaria y eclesiástica de los cristianos sirios y maronitas.
    • Siriaco medio oriental — Lengua literaria y eclesiástica de los cristianos caldeos y asirios.
  • Siriaco moderno — Grupo de dialectos arameos que persisten hasta nuestros días con reminiscencias de la lengua clásica.

El arameo

El arameo aparece en Siria y Mesopotamia, al menos desde el 1.er milenio anterior a nuestra era. Desde el siglo xii a. C., tribus arameas provenientes del sur se instalaron en lo que hoy es Siria e Irak.

Los arameos de la antigua Siria jamás fundaron un imperio unitario, no obstante lograron consolidarse en diversas Ciudades-Estado tales como Damasco, Hamath y Arpad.

La difusión geográfica del arameo se debe al hecho de que se oficializó el uso de esta lengua bajo la hegemonía de los antiguos Imperios Asirio, Babilonio y, luego, Persa. Por ello se encuentran sus hablantes actuales dispersos por todo el Medio Oriente.

En ese tiempo, fue la lengua franca del Medio Oriente, en una versión relativamente uniforme y muy rica, conocida con el nombre de «arameo imperial», que fue reemplazando progresivamente otras lenguas semíticas como el hebreo (siglo vi a. C., luego del exilio de Babilonia) y el fenicio (siglo i a. C.), aunque éste último sobrevivió por algún tiempo más en el norte de África a través de su variante púnica.

Orígenes

El siriaco comenzó como un dialecto sin escritura del antiguo arameo en el septentrión mesopotámico. La primera evidencia que tenemos de tales dialectos es su influencia en el arameo imperial escrito a partir del siglo v a. C.

Tras la conquista de Siria y Mesopotamia por Alejandro Magno, el sirio y otros dialectos arameos empezaron a escribirse en reacción al helenismo; aun cuando, después de la introducción del griego, el arameo se mantuvo como lengua de intercambio. La ortografía siriaca se adoptó de la del arameo arsácida.

En 132 a. C., el Reino de Osroena se fundó en Edesa y se adoptó el siriaco, el dialecto arameo local, como lengua oficial del reino. Todavía los sirios consideran Edesa como la cuna de su lengua.

Como idioma oficial, al siriaco se le dotó de una relativa uniformidad en su forma, estilo y gramática, de la cual carecían otros antiguos dialectos arameos orientales, siendo la norma de Edesa la prevaleciente. Y, con la aparición del cristianismo, substituyó al arameo imperial a principios de nuestra era como versión estandarizada del arameo, difundiéndose por el antiguo oriente.

Se conocen como ochenta inscripciones que corresponden al siriaco antiguo y datan del siglo i al iii d. C. El ejemplo más temprano de lo que ya puede considerarse siriaco, más que arameo imperial, se encuentra en una inscripción del año 6 d. C. y el pergamino más antiguo que se haya encontrado en siriaco se trata de la escritura de una venta del año 243 d. C. Ninguno de estos dos escritos es cristiano.

El siríaco literario

En el siglo iii, las iglesias de Edesa comenzaron a usar el siriaco como lengua de culto. Hay evidencia de que su adopción, en su condición de lengua vulgar, fue con un propósito misionero. Circunstancialmente, por aquel tiempo, un magno esfuerzo literario se llevaba a cabo en la producción de una traducción autorizada al siriaco de la Biblia (la Peshitta).

Aun así, fue a partir del siglo siguiente que floreció una rica literatura siriaca; siendo su edad de oro, pues se afirmó como la más extraordinaria de entre las letras arameas. Efrén el Sirio, prolífero autor cristiano y doctor de la Iglesia, fue una de las figuras más representativas de esta época, ya que produjo la más valiosa colección de poesía y teología siriaca.

En aquel tiempo, la literatura siriaca se compuso de una gran cantidad de obras versadas en poesía, prosa, teología, liturgia, himnodia, historia, filosofía, ciencia, medicina e historia natural. Además de que se tradujeron numerosos textos griegos al siriaco por autores como Sergio de Reshaina. Por su parte, la generalización del uso de la Biblia Peshitta favoreció la expansión del siriaco paralelamente al cristianismo. De modo que las ediciones críticas o traducciones modernas siriacas no son más que una sombra de lo que fueron en el pasado.

La Biblia siríaca

Una de las más antiguas versiones conocidas del Nuevo Testamento está escrita en siriaco y es parte de la Biblia conocida como Siríaca (Peshittô o Peshitta en siríaco), actualmente en uso en ciertas iglesias orientales. Fue traducida a partir de la versión griega escrita en koiné, la más antigua que se haya conocido.

Sin embargo, existe una controversia en relación al idioma original del Nuevo Testamento, ya que algunos especialistas piensan que la versión griega del Nuevo Testamento proviene de la traducción de textos siriaco-arameos anteriores a ella; mientras que la mayoría sostiene que la primera versión escrita del Nuevo Testamento fue directamente redactada en griego. Recordando que, incluso en la versión griega, aparecen frases arameas esparcidas en el texto, particularmente aquéllas pronunciadas por Jesús que fueron conservadas en la versión original por razones religiosas. También es cierto que Jesús predicó en la lengua popular de los judíos que era el arameo palestino.

Junto con el hebreo, el griego y el latín, el siriaco y el arameo son las lenguas más emblemáticas de la cristiandad.

Escritura

El siriaco se escribe de derecha a izquierda. Su alfabeto, como para las demás lenguas semíticas, proviene del fenicio y se compone de 22 letras que pueden unirse entre sí o no, según su posición en la palabra. Tiene, además, tres estilos de escritura:

EstrangelâTérmino que proviene de la descripción griega de esta tipografía, στρογγυλη, 'redondeado'. Ha caído en desuso, pero en ocasiones es utilizada por los especialistas. Las vocales pueden indicarse por medio de pequeños signos.SertâLineal. El siriaco occidental es el que más se escribe con esta tipografía que es una simplificación del estilo estrangelâ. Las vocales son indicadas por un sistema diacrítico procedente de las vocales griegas.MadnhâyâOriental. Se utiliza para escribir el siriaco oriental. Se llama a veces nestoriana porque se consideraba que los siriacos del este eran seguidores de las ideas de Nestorio. Es más semejante al estrangelâ que el serta. Las vocales se indican gracias a otro sistema diacrítico: puntos alrededor de las consonantes, parecido al árabe.

Cuando el árabe comenzó a imponerse en el Creciente Fértil, los cristianos, en un principio, lo escribían con caracteres siriacos. Estos escritos son llamados karshuni o garshuni. A su vez, el alfabeto árabe fue tomado del nabateo, una escritura aramea utilizada en la región de Petra.

Gramática

Las palabras siriacas, al igual que como sucede en los demás idiomas semíticos, se construyen a partir de raíces triconsonánticas, un grupo dado de tres consonantes con un significado “base”, entre las cuales se colocan una serie variante de vocales a manera de "soldadura" para la composición de conceptos afines. Por ejemplo, la raíz ܫܩܠ - ŠQL, tiene el significado básico de "tomar", con lo que tenemos las siguientes palabras que pueden formarse a partir de esta raíz:

  • ܫܩܠ — šqal: "él tomó-cogió-agarró"
  • ܢܫܩܘܠ — nešqûl: "él tomará-cogerá-agarrará"
  • ܫܩܠ — šāqel: "él toma-coge-agarra / él es tomado-cogido-agarrado"
  • ܫܩܠ — šaqqel: "él levantó"
  • ܐܫܩܠ — ašqel: "él se fue"
  • ܫܩܠܐ — šqālâ: "una toma, carga, porción o sílaba"
  • ܫܩ̈ܠܐ — šeqlē: "recaudaciones, ganancias, impuestos"
  • ܫܩܠܘܬܐ — šaqlûṯā: "una bestia de carga"
  • ܫܘܩܠܐ — šûqālâ: "arrogancia"

Sustantivos

La mayoría de los sustantivos se construyen, como ya se ha dicho, a partir de raíces triconsonánticas. Llevan género (masculino o femenino), pueden ser singulares o plurales en número (solo unos cuantos son duales) y pueden estar en alguno de los tres estados gramaticales para el siriaco; la función de estos estados es parcialmente correspondiente a la de los casos gramaticales en otros idiomas.

  • El Estado absoluto es la forma básica del sustantivo — ܫܩܠܝ̈ܢ, šeqlîn, "impuestos".
  • El Estado enfático representa un sustantivo particular — ܫܩ̈ܠܐ, šeqlē, "los impuestos".
  • El Estado construido señala un sustantivo en relación a otro — ̈ܫܩܠܝ, šeqlay, "impuestos de...".

Sin embargo, mientras se desarrollaba el siriaco clásico, el estado enfático se fue imponiendo con rapidez como la forma ordinaria del sustantivo y los otros dos estados, el absoluto y el construido, fueron relegados a ciertas expresiones simples; tales como: ܒܪ ܐܢܫܐ / ܒܪܢܫܐ, bar nāšâ, "hombre", literalmente "hijo del hombre".

En el siriaco antiguo y clásico temprano, el genitivo se construía casi siempre usando el estado construido. Por ejemplo, ܫܩܠܝ̈ ܡܠܟܘܬܐ, šeqlay malkûṯâ expresaba la idea de "los impuestos del reino". Pero la relación construida no tardó mucho en ser abandonada por el uso de la partícula relativa ܕ, d-. De manera que la misma frase nominal ahora queda: ܫܩ̈ܠܐ ܕܡܠܟܘܬܐ, šeqlē d-malkûṯâ, en donde ambos sustantivos están en estado enfático. Aun así, en siriaco se tiene la posibilidad de reforzar aún más la relación gramatical entre ambos sustantivos mediante la adición de un sufijo pronominal. Por tanto, la misma frase también puede escribirse como sigue: ܫܩܠܝ̈ܗ ܕܡܠܟܘܬܐ, šeqlêh d-malkûṯâ. En este caso, ambos sustantivos continúan estando en estado enfático, pero el primero lleva el sufijo que hace referencia al otro, su complemento; es decir que lo modifica de suerte que se entienda como "sus impuestos" en alusión a "reino", dando a la frase el sentido literal de "sus impuestos del reino".

Los adjetivos siempre concuerdan en género y número con los sustantivos que modifican. Van en estado absoluto si son predicativos; pero, si son atributivos, concuerdan con el estado de su sustantivo. Así, ܒܝܫܝ̈ܢ ܫܩ̈ܠܐ, bîšîn šeqlē, significa "los impuestos son malos", mientras que ܫܩ̈ܠܐ ܒܝ̈ܫܐ, šeqlē ḇîšē, significa "los malos impuestos".

Verbos

La mayoría de los verbos también se construyen de raíces triconsonánticas. Los verbos finitos indican persona, género (excepto en la primera persona) y número, además del tiempo y la conjugación. Las formas verbales infinitas son el infinitivo y los participios pasivos.

El siriaco tiene solamente dos tiempos morfológicos verdaderos: perfecto e imperfecto. Y aunque estos tiempos fueron originalmente aspectuales en el arameo, llegaron a constituir un verdadero tiempo pasado y futuro, respectivamente. Mientras que, por su parte, el presente se expresa con el participio seguido de un pronombre subjetivo; con excepción de la tercera persona, en la que se omite el pronombre. Este uso del participio para indicar el tiempo presente es el más común de un número de tiempos compuestos que pueden construirse para expresar las más distintas nociones de tiempo y aspecto.

En siriaco también se hace uso de conjugaciones verbales, tal y como acontece en otras lenguas semíticas; éstas suponen modificaciones regulares de las raíces verbales para expresar otros cambios de significado. La primera conjugación es el estado base o pə`al (su nombre sigue la forma de la raíz); forma verbal que porta el significado normal de la expresión. El siguiente es el estado intensivo o pa``el; forma verbal que implica un significado intensificado. El tercero es el estado extensivo o ap̄`el; forma verbal, a menudo, de significado causativo. Asimismo, cada una de estas conjugaciones tiene su equivalente pasivo: eṯpə`el, eṯpa``al y ettap̄`al respectivamente; a fin de que estas seis conjugaciones cardinales puedan ser añadidas a algunas formas irregulares; tales como šap̄`el y eštap̄`al, que tienen un significado extensivo.

Fonología

El siriaco clásico tiene dos modos principales de pronunciación: el occidental y el oriental. No obstante, hay algunas variaciones en la pronunciación del siriaco en sus distintas modalidades. Los diversos dialectos vernáculos del arameo oriental moderno tienen pronunciaciones completamente distintas y éstas a veces influyen en la forma en que se habla la lengua clásica, como por ejemplo, en una oración pública. Sin considerar la gran influencia que reciben de las lenguas dominantes de las regiones en que subsisten.

Fuente: Wikipedia

Sepa Más en Gooji.org


Sobre esta noticia

Autor:
Gooji (132 noticias)
Visitas:
2716
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.