Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

La inconclusa construcción del Estado laico

05/05/2013 16:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El preámbulo de la Constitución de 1993 expresa lo siguiente: "EL CONGRESO CONSTITUYENTE DEMOCRÁTICO, INVOCANDO A DIOS TODOPODEROSO, OBEDECIENDO EL MANDATO DEL PUEBLO PERUANO Y RECORDANDO EL SACRIFICIO DE TODAS LAS GENERACIONES QUE NOS HAN PRECEDIDO EN NUESTRA PATRIA..." Una declaración lirica en primera instancia pero importante dado que sabemos que habitamos un país de mayoría católica o que al menos dice ser de mayoría católica. No es por nada, pero apuesto que solo una ostensible minoría de esos católicos va a misa todos los domingos o se abstiene de comer carne los viernes y menos todavía suele comulgar con regularidad. La mayoría de la población cree en la existencia de un ser supremo, pero esa creencia no se restringe y no debe hacerlo en torno a una confesión particular. image

La constitución política del Perú también nos dice en su Artículo 43: "La República del Perú es democrática, social, independiente y soberana. El Estado es uno e indivisible. Su gobierno es unitario, representativo y descentralizado, y se organiza según el principio de la separación de poderes."

Dejemos claro entonces que a pesar del llamado deísta del preámbulo constitucional, el Estado peruano es UNO y no está supeditado a ningún otro Estado ni a ninguna confesión religiosa. Por ello mismo en su Artículo 50 de la constitución se establece que:

"Dentro de un régimen de independencia y autonomía, el Estado reconoce a la Iglesia Católica como elemento importante en la formación histórica, cultural y moral del Perú, y le presta su colaboración. El Estado respeta otras confesiones y puede establecer formas de colaboración."

No podía ser de otra manera puesto que la Iglesia Católica es parte fundamental de la forja de la identidad peruana y como primera minoría religiosa del país es natural que tenga un trato digamos que diferenciado en algunos aspectos frente a otras confesiones.

Tenemos pues claro que el Estado peruano es un Estado laico entendido este como un Estado que respeta y defiende la libertad de ideologías y de cultos, Estado e iglesia se hallan plena y felizmente separados. No es como bien nos lo recuerda Ricardo Mayta, un Estado ateo, un Estado donde esta prohibido profesar una religión determinada.

Para los liberales el laicismo es una condición esencial del Estado ya que se considera la única manera real de garantizar la libertad de credos.

La reciente tentativa de la jefa del Concytec de eliminar la exhibición de imágenes religiosas de la institución que se supone promotora del desarrollo científico en el Perú fue solo producto de la necesidad de adecuar la realidad a la norma. Entiendo el sentir religioso de muchos de mis amigos católicos que se han sentido ofendidos y hasta estigmatizados, pero no se trataba en ningún momento de una persecución contra su fe, la cual son libres de ejercer en su ámbito privado; se trataba de adecuar el Estado peruano al secularismo y a la modernidad.

Esta discusión entre fe y razón, entre público y privado; es algo que ha acertado en señalar el periodista Marco Sifuentes, en una reciente columna, debió ser zanjado en nuestra sociedad durante el siglo XIX. Desgraciadamente nuestros políticos tan decididos ellos dejaron todo para después en la creencia de que aquí los problemas se resuelven solos o no se resuelven nunca y porque sabían que problemáticas de este tipo no suman adhesiones ni votos. Pareciera que como apunta nuestro amigo y colaborador en el blog Dante Bobadilla, la nuestra es una sociedad pagana aun muy inmadura para el advenimiento de un Estado laico.

Dicen que en política la forma es fondo y la jefa del Concytec se equivoco de cabo a rabo en la manera en que planteo su buena intención, aquello de "impulsar el pensamiento crítico basado en la evidencia" tiene un claro tufillo autoritario, ateo y anticristiano. Para que seamos claros, fue una tremenda cojudez que desmarco por completo lo que es en el fondo una propuesta inteligente de modernización y acatamiento de la ley en el Estado peruano.

Si por el contrario, su visión la hubiera planteado dentro de la vía administrativa por intermedio de un reglamento de manera acorde con la norma burocrática con tacto, tino y elegancia, se hubiera anotado un gol de media cancha en lugar de tener que verse obligada a retroceder y sumar una deslegitimación más a las muchas que ya acumula el Estado peruano.

Lamentablemente una vez más la discusión se perderá en lo anecdotico, pero es bueno que aunque sea de manera episódica y a destiempo estos debates sacudan nuestra sociedad o a los pocos que nos encontramos interesados en vez del último episodio de "Combate" o cual fue la ultima burrada que dijeron los participantes de "Esto es Guerra".

Iván Budinich Castro ivanbudinich@yahoo.com @ibucas


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2281 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
319
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.