Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guiadelandreu escriba una noticia?

Isla De Mallorca Hotel & Spa (palma De Mallorca - Islas Baleares)

08/04/2016 06:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image ISLA DE MALLORCA HOTEL & SPA (****)

Pilar Juncosa 7

07014 Palma de Mallorca (Islas Baleares)

Habitación: 016

Fecha de entrada: 21/03/2016

Tarifa:

A un paso del Castillo de Bellver; a unos cuantos más del Paseo Marítimo y a otros más del centro histórico de Palma, en la zona alta de la ciudad encontramos una parcela con dos edificios de corte moderno. Uno de siete alturas, el otro, más pequeño de tres. Un pequeño jardín con más cemento que verde los separa. En el de la izquierda, el más alto, se encuentra la recepción a la que se accede tras unas puertas de cristal automáticas. Mucha luz, natural de día (no en vano todas las paredes son de cristal) y artificial, algo fría, de noche. Mármol color curdo en el suelo. El espacio, de techos bajos alberga separado por cristales el bar y el restaurante buffet. La sensación es de calma y tranquilidad. Madera y mármol negro en el mostrador de recepción, en forma de U. Dos posiciones de ordenador. Dos recepcionistas.

El mismo rollo de siempre. La tarjeta, el DNI, a copiar datos y más datos. Aunque el trato es simpático y amable da la sensación de que están haciendo más cosas a la vez que nuestro check in. Es imposible tardar tanto. Por fin nos entrega la llave de la habitación y la clave del wifi. Es gratuito, en todo el hotel, pero cada media hora aproximadamente se corta y hay que volver a introducir la contraseña. Nuestra habitación está situada en la planta calle del edificio de enfrente. En él se encuentra el SPA.

Unas escaleras y otra puerta automática de cristal nos lleva a un recibidor doble en el que se encuentra el ascensor, las escaleras y el acceso a la primera planta. El pasillo es corto. Pero algo frío. pese a la madera clara de las paredes y puertas y a la moqueta azul -bastante deteriorada- del suelo. Al fondo, justo antes de nuestra habitación, una puerta de cristal lleva a una terraza.

Introducimos la tarjeta en la puerta y el espacio de la habitación resulta agradable y nueva. Suelo de madera clara bastante bien cuidada, paredes en un gris muy claro. Se le nota renovado, porque hay algún detalle que recuerda tiempos pasados: el mando del aire acondicionado, y la puerta de madera de un armarito cerrado con llave que debe guardar el cuadro eléctrico.

A la izquierda el interruptor general y la rendija para colocar la llave. A continuación la puerta del baño. El corto pasillo acaba en el dormitorio. Amplio. La luminosidad de las paredes y del mobiliario contrasta con una escasa iluminación artificial. Un punto de luz en la entrada, otro en el armario ropero y dos sobre las mesillas. Sin duda falta algo para iluminar la mesa de trabajo. Alargada, de madera blanca, con una revista sobre ella y varios enchufes para los aparatos tecnológicos. Resulta cómoda, no así la butaca, que es cómoda para sentarse, pero no para el trabajo. Y es la única silla que hay en la habitación -quizá falte alguna cosa cómoda para sentarse a descansar junto a la ventana-. Sobre la mesa, un plasma que ni encendemos. Bajo la mesa una "escandalosa" papelera con una bolsa blanca. Junto al escritorio, un maletero también de madera blanca.

El remate de la habitación es una enorme cristalera que da paso a una coqueta terraza con vistas a la calle posterior del hotel. Dos sillas y una pequeña lampara. La ventana la protege un foscurit y un visillo en tonos azul metálico algo hortera. y que además no consigue hacer parar la luz del Mediterráneo por la mañana. El hotel es tranquilo, y el barrio también, por lo que la insonorización exterior es perfecta. No así la interior. Desde la habitación se escucha excesivamente cualquier cosa que pase en el pasillo y en las habitaciones contiguas. El aire acondicionado, que se maneja desde un antiguo display que no ofrece la función de auto no sabemos si funciona o no. Parece que no es necesario y no pasamos ni frío ni calor, pero por la máquina no notamos que salga aire alguno.

Más sobre

Frente al escritorio encontramos la cama. Cómoda, pero sin tirar cohetes. Vestida en blanco con sábana y manta y un plaid grisáceo en los pies. Cuatro almohadas de distinto grosor y dureza. Doble. Grande para ser individual, algo justa para ser de dos personas. A cada lado una mesilla sobre las que hay varios enchufes e interruptores. En una de ellas se presenta el teléfono y una pequeña guía con los servicios del hotel. Detrás de la cama, un largo cabecero de madera blanca en el que se empotran dos lámparas de noche que son las únicas luces de la habitación, de las que cuelgan dos lamparitas de lectura de correcto funcionamiento. El interruptor de la luz de la mesilla apaga toda la luz. No hay mucha, la verdad.

Frente a la ventana, al otro lado de la cama, está el armario. Tres piezas. Una es un armario ropero de colgador alto protegido por un cristal traslucido. En medio hay otra zona en la que se ofrece el minibar (con sólo dos botellas de agua) y unas estanterías de cristal con un par de vasos. En la tercera parte, también con puerta de cristal traslúcido, hay varias baldas y la caja fuerte además de la gamuza limpi azapatos.

El baño también resulta moderno. Cerámica gris clara en el suelo. Más oscura en las paredes. A la derecha una encimera de mármol rosa algo machacada con el lavabo. Delante de él un espejo grande. El único que hay en la habitación. Se hecha en falta uno de cuerpo entero en el dormitorio. Sobre la encimera el set de amenities (dos geles y dos champús en un curioso formato como los petitsuises esos para beber de los niños, unos kleenex y un gorro de ducha) y una toalla pequeña de manos. Colgando de la encimera dos toallas más grandes.

Frente al lavabo el bidet, el inodoro, y una escobilla de baño que da un poco de repelús. El inodoro tiene la cisterna incrustada en la pared y dos pulsadores sobre la pared permiten la descarga. El baño se remata con una enorme cabina de ducha protegida por una puerta de cristal. Dentro de la ducha, hay una tira de ventana de cristal traslúcido que deja pasar la luz de la calle. La presión y el caudal resulta formidable, aunque la falta de mantenimiento de la alcachofa hace que el agua salga disparada en varias direcciones.

Dos toallas más completan el set lencero muy nuevo y generoso en dimensiones y en calidad.

A la salida por la mañana no nos preguntan por el minibar, pero el trámite para cargar los datos de la empresa, la factura y demás resultan un poco tediosos. Al menos el trato es cercano y cordial. Sin más.

Calidad/precio:

Servicio: 7

Habitación: 7

Baño: 8

Estado de conservación: 8

Valoración General: 7.5


Sobre esta noticia

Autor:
Guiadelandreu (94 noticias)
Fuente:
guiadelandreu.blogspot.com
Visitas:
2535
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.