Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Jaque a las reuniones sociales para "salir del túnel": "O tomamos medidas más drásticas o no nos despertaremos"

0
- +
15/01/2021 00:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mientras el ministerio de Sanidad sigue registrando máximos históricos en las cifras de contagios de coronavirus, las comunidades autónomas se han visto obligadas a tomar medidas más duras tras las festividades, poniendo el foco fundamentalmente en las reuniones sociales, los aforos y la movilidad.

El Sistema Nacional de Salud, cerca de colapsar, sufre ahora las consecuencias de las aglomeraciones usuales en las fechas navideñas; y son muchos los médicos, expertos e incluso autonomías (como Andalucía, Castilla y León o Murcia), que han pedido al Gobierno central un confinamiento como el de marzo. Pero desde Sanidad siguen descartando esta opción y, apelando al estado de alarma vigente, abogan por delegar en los gobiernos regionales la potestad para tomar las medidas oportunas en cada territorio.

En general, la mayoría de autonomías coincide al señalar a las reuniones sociales como principal culpable de la acusada curva de contagios; aunque las nuevas restricciones que vienen anunciando al respecto -o tienen pensado anunciar en los próximos días- presentan variaciones.

Unas apuestan por prohibir directamente las reuniones entre no convivientes (como es el caso de la Región de Murcia, Mallorca e Ibiza en las Baleares o Tenerife en las Islas Canarias). Otras, reticentes todavía a medidas tan drásticas, han decidido reducir a cuatro el número de personas permitidas en reuniones sociales; o directamente apelan a la responsabilidad ciudadana para pedir que, en la medida de lo posible, se queden en casa y eviten encuentros con no convivientes.

"Los contagios se siguen produciendo en las reuniones familiares y sociales", aseveró este miércoles el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, dejando caer que las medidas que la consejería de Sanidad tiene previsto anunciar este viernes irán dirigidas a limitar esos encuentros. Ahora bien, ¿no habría sido más prudente haber tomado estas medidas antes de navidades? ¿Serán efectivas ahora las nuevas restricciones para frenar una ola que se presenta peor que la anterior? ¿Aplanará la curva de contagios la limitación de personas en reuniones sociales?

Hasta ahora se ha tratado de evitar grandes aglomeraciones mediante medidas como el toque de queda nocturno (que muchas comunidades ya han ampliado recientemente) o restricciones a la hostelería (cuyos bares han tenido que echar la persiana en varios territorios); pero los datos epidemiológicos no parecen reflejar la efectividad de esas decisiones, encaminadas fundamentalmente a mantener el equilibrio entre sanidad y economía.

Precisamente con ese fin se relajaron las restricciones en diciembre, por Navidad, cuando el Gobierno permitió la movilidad entre comunidades para los reencuentros entre "allegados". ¿La consecuencia? Una incidencia acumulada en España que este jueves superaba los 500 contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y que refleja la grave situación que atraviesa todo el territorio nacional (se considera riesgo extremo de transmisión desde los 250 contagios por cada 100.000 habitantes).

Extremadura, con una incidencia de 1.167 por cada 100.000 habitantes se sitúa a la cabeza, seguida de Murcia (761), La Rioja (719) y Castilla-La Mancha (690). Ninguna comunidad -salvo Canarias, Asturias y País Vasco- presenta una incidencia inferior a 300 positivos por cada 100.000 habitantes, y las previsiones que desprenden los datos de los últimos siete días auguran meses muy duros y confirman el peor de los temores: todavía no hemos llegado al pico de contagios de la tercera ola.

"La verdad es que es lícito preguntarse si las reuniones sociales son realmente la causa del aumento de la curva de contagios", explica a 20minutos Quique Bassat, epidemiólogo del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). "Cuando haces trazabilidad de los casos, muchos de los infectados creen que se han contagiado al estar en contacto con familiares y amigos; y, probablemente, esas reuniones en pequeño comité, en un ambiente en el que te crees seguro, son las principales causas de contagio ahora mismo", asegura.

Más sobre

Eso sí, ni a él ni a muchos expertos les ha pillado desprevenidos este aumento de contagios. "Estamos viviendo las consecuencias de las navidades y lo que está pasando ahora lo anticipamos hace semanas. Todos los epidemiólogos y expertos en salud pública estuvimos avisando de los riesgos de flexibilizar las restricciones y sobre todo de tomarnos las medidas de prevención un poco a la ligera durante el período navideño. Con lo cual nadie puede decir que lo que nos está pasando a día de hoy sea una sorpresa", asevera.

Aunque reconoce que haber tomado medidas mucho más restrictivas habría sido "altamente impopular", asegura que "habría sido la única manera de prevenir lo que estamos viendo hoy", como se ha visto en otros países. "Como Alemania, que realmente siguen teniendo cifras preocupantes, pero nosotros vamos a seguir teniendo unas cifras muy malas durante muchos días a partir de ahora, aunque hagamos las cosas bien desde hoy", sentencia.

Todos los gobiernos se han apresurado a endurecer sus restricciones ante el aumento de contagios y, aunque el epidemiólogo Quique Bassat considera que llegan algo tarde, asegura que "cualquier medida adicional ayudará de alguna manera". "Restringir las reuniones sociales de seis a cuatro personas no sé si va a tener mucho impacto, pero es cierto que minimizará contactos", añade.

Aparte, considera necesarios "confinamientos muchos más estrictos", adelantar el toque de queda y cerrar todos los negocios que no sean imprescindibles. "Estamos en una situación tan crítica que ahora mismo todo lo que hagamos será beneficioso. Y todo lo que nos demoremos en implementar estas nuevas medidas hará que tardemos todavía más en salir de este túnel", afirma.

Él, como muchos otros médicos y expertos, es partidario de un confinamiento "muy duro y mucho más estricto", aunque sea corto. "Pero creo que, o tomamos unas medidas mucho más drásticas, o no nos desprenderemos de esta situación en la que estamos metidos desde la permisibilidad navideña", concluye.

"Aunque aquí parecía que las medidas sobre el puente de diciembre y las celebraciones de las navidades eran muy estrictas, lo eran mucho menos que en Francia, Italia, Alemania, etc. Ahora nosotros tenemos una situación epidemiológica muy complicada y estos países están mejorando", asegura a 20minutos Joan Caylà, miembro de la Sociedad Española de Epidemiología.

El epidemiólogo es partidario de establecer confinamientos domiciliarios "de al menos dos semanas" en las comunidades autónomas más afectadas por la pandemia, y considera necesario que las reuniones sociales -en todos los territorios- se limiten a convivientes, por lo menos hasta que la situación se estabilice.

"El virus corre más que nosotros", asevera Caylà, recordando que la situación actual "es muy complicada" y calificando de "limitadas" las medidas que se han ido tomando hasta ahora. "Deberíamos establecer las medidas que otros países adoptaron en diciembre. Y de forma rápida", advierte.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (17621 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
3
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.