Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Enrique Cabrera escriba una noticia?

El joven llegó a Chile con sólo 13 años de edad y el futbol ya

09/08/2009 15:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Al llegar a Chile ingresó a la escuela del club Universidad Católica, donde convivía con adolescentes de extracción popular y se sentía mucho más a gusto que en el exclusivo Colegio Americano

Era parte de su vida, pues en México formó parte de los 'Pumitas' de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con quienes jugó y se formó, para luego dar el salto a las fuerzas básicas de los Pumas.

Al llegar a Chile ingresó a la escuela del club Universidad Católica, donde convivía con adolescentes de extracción popular y se sentía mucho más a gusto que en el exclusivo Colegio Americano, al que ingresó a cursar segundo de secundaria.

'Me costó mucho acoplarme a la escuela, a la comida, a la gente, a cómo son los chilenos, porque no son tan abiertos como los mexicanos, pero ahora todo está bien, me he adaptado al país y aquí he conocido a mis mejores amigos', señaló Colmenares a Notimex.

Octavio la pasaba mejor en la escuela de fuerzas básicas de la Católica que en el Colegio Americano, a pesar de que en esa misma institución -que se precia de formar cuadros de élite- cursaba sus estudios en México. 'Pero aquí era otro ambiente', explicó.

En la Católica, sin embargo, el arquero ûquien entrena todos los días y está habituado a sacrificar actividades de esparcimiento con sus amigos- tuvo un problema con un entrenador y optó por fichar con las fuerzas básicas de la Universidad de Chile.

El joven mexicano es hoy el tercer portero de la 'U', como se le denomina en Chile al segundo equipo de futbol más popular del país y actual campeón, y este año debutó en Primera División y firmó su primer contrato profesional, por lo que ve con optimismo su futuro.

'Mi meta para fin de año es ser el segundo portero del equipo y de ahí seguir avanzando', comentó el deportista, quien además de su estricta rutina de entrenamientos comenzará a estudiar la carrera de Administración de Empresas en la privada Universidad Andrés Bello.

A pesar de que Octavio ha pasado el último tercio de su vida en Chile, ha decidido mantener como única nacionalidad la mexicana y hasta la fecha habla con acento 'chilango', aunque de los rumbos de El Pedregal, donde vivía con su familia en la ciudad de México.

Me costó mucho acoplarme a la escuela, a la comida, a la gente, a cómo son los chilenos, porque no son tan abiertos como los mexicanos

'Le tengo mucho cariño a este país, pero sólo me nacionalizaría chileno si eso me ayuda a mi carrera futbolística, para no ocupar un cupo de extranjero en un equipo', indicó en la sala de su casa en Lo Barnechea, sector santiaguino equivalente a El Pedregal.

Colmenares recordó que fue en 'Pumitas' cuando decidió que quería ser portero, lo que le viene bien a su 1.88 metros de estatura y sus 89 kilos de peso.

Cuando Octavio tenía 13 años y ya se había propuesto como una de sus metas ser arquero profesional, su familia decidió emigrar a Chile luego de varias desagradables experiencias con la delincuencia, desde robos hasta intentos de secuestro.

En este país, el padre de Octavio, del mismo nombre y quien es un actuario especializado en finanzas, se hizo cargo de la administración de dos autopistas concesionadas al estatal Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) de México.

El joven arquero valora el hecho de que, a diferencia de la mayoría de futbolistas latinoamericanos, su vida ha transcurrido sin apremios económicos, con lujos y privilegios.

'Pero eso no me afecta, sé que en ese sentido soy muy afortunado, pero mi carrera en el futbol la he hecho con esfuerzo y dedicación, aquí no cuenta el hecho de que pertenezco a una clase social acomodada', señaló Colmenares, un tanto molesto por ese tema.

El papá de Octavio es accionista minoritario del club Universidad de Chile y cuando debutó en la primera división con el equipo, un cronista deportivo afirmó que esa oportunidad se la dieron por consideración a su padre, lo cual él rechaza categórico.

'Yo estoy en la æUÆ desde mucho antes de que mi papá comprara unas acciones. Mi carrera la he hecho con méritos propios, y frente a las críticas malintencionadas o destructivas presto oídos sordos. Yo demuestro en la cancha lo que soy', puntualizó.

Octavio sueña con jugar en el América de México, su equipo favorito y en el que milita su principal referente, el arquero Guillermo Ochoa, con quien ya convivió hace unos meses que estuvo tres semanas jugando en los entrenamientos del club de Televisa, el cual le ofreció quedarse.

'Lo pensé mucho, pero creo que tengo más posibilidades de desarrollarme aquí, y ya luego sí me gustaría jugar con el América y con la selección mexicana. También, claro, pienso en jugar algún día en Europa, con un equipo grande como el Real Madrid


Sobre esta noticia

Autor:
Enrique Cabrera (641 noticias)
Visitas:
239
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.