Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cinefagos escriba una noticia?

'El Juego de Ender' ? La forma en la que ganamos

05/05/2014 11:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

"Cuando acabe la guerra podremos permitirnos el lujo de cuestionar la moralidad de lo que hacemos."

En los últimos meses he llegado a cansarme de ciertos aspectos de llevar el blog al día.

Al centrarme en hablar tanto de películas que me interesaban como de las que no lo hacían, acababa saturado de pósters, tráilers, imágenes y remakes. Una vez terminaba de actualizar este "contenido diario", me centraba en escribir otros artículos que de veras me interesaban, como biografías, especiales o reseñas, tanto para este blog como para otras páginas y revistas, haciendo que al final, cuando se estrenaban las películas de las que tantas veces había hablado, no llegaba a verlas. Pasaba más tiempo hablando sobre aficiones que me interesaban que disfrutando de ellas, y eso se ha acabado notando. Y tras cinco años, creo que ya va siendo hora de seguir adelante. Es por eso que creo que los días de publicar todos los días en este blog, al menos para mí, cada vez están más lejos. Pero eso no quiere decir que lo abandone, sino que, en realidad, quiero poder escribir mejores artículos, y no sacar las reseñas a toda prisa porque se me echa el tiempo encima sin tiempo para revisarlas. Prefiero sacrificar visitas y el enésimo póster de Marvel para poder escribir mejores especiales y reseñas que tengo en borradores.

Todo este rollo que a nadie le importa tiene mucho que ver con la adaptación de El Juego de Ender. Escuché hablar por primera vez de la novela de Orson Scott Card hace muchos años, pero nunca había llegado a leerla pese a que siempre andaba rondando por mi mesilla. Tras sacar tiempo de debajo de las piedras, la leí en una sola noche, y un par de meses después por fin pude ver la película de Gavin Hood protagonizada por Harrison Ford y Asa Butterfield.

image

El Juego de Ender fue escrito en 1985, y Card planteaba un futuro en el que la Tierra se recuperaba tras una invasión alienígena. Los alienígenas, a quienes llamaban Insectores o Formics, habían sido repelidos en el último momento gracias a un valeroso piloto de combate, pero desde entonces, el planeta entero se había preparado para su regreso. Es por eso que algunos niños eran entrenados desde jóvenes para liderar a la humanidad en combate, utilizando videojuegos como métodos de simulación que, sólo al final, les eran revelados como auténticas batallas espaciales en las que había ido ganando la guerra sin saberlo.

Como en las mejores novelas de ciencia ficción, planteaba un escenario exótico lleno de dilemas morales en el que los niños, más rápidos en tomar decisiones y adaptarse a las nuevas tecnologías que los adultos, eran los estrategas perfectos. Ender era reclutado por el Coronel Graff y llevado a una escuela de batalla situada en el espacio, donde tendrá que pasar por un estricto entrenamiento militar para convertirse en el líder de toda su especie. Al margen de la historia principal, Card predijo adelantos como Internet que también incluía el concepto de avatares, Nicks y anonimato, en el que los hermanos de Ender Wiggin se introducían en las redespara discutir sobre la situación política mundial, y tratar de mejorarla. Sólo de esta forma eran tomados en serio, cosa que no hubiese sido posible si todos hubiesen sabido que eran sólo unos niños.

Más sobre

El problema de estas tramas es que eran demasiado abstractas, y funcionaban mejor en la literatura de lo que harían en la pantalla. Es por eso que a El Juego de Ender se la había llamado inadaptable por la complejidad de sus ideas, la edad de los protagonistas y dichas subtramas, y el guión fue escrito eliminando esas líneas argumentales centrándose en sí en la espectacularidad de la trama alienígena.

image

Asa Butterfield interpreta a Ender logrando que una película protagonizada por niños huya de los tópicos y nos los muestre indistinguibles a los adultos. La escuela de batalla está llena de aspirantes a militares, y las batallas en gravedad cero nos recuerdan mucho al del libro. El entramado militar, que hemos visto en cintas como Starship Troopers, es sencillo, y todos los demás personajes, a excepción de Bonzo Madrid, no tienen mucha entidad. Es absurdo que el actor que encarnaba a Bonzo fuese tan criticado sólo porque en la novela era un chico mayor y más alto que Ender y en la película, mucho más bajito, porque lo hace bastante bien. Tras su entrenamiento en las salas de gravedad cero, interesantes y bien rodadas, llega el momento en el que Ender está listo para ir a una base militar donde, le dicen, llegará el momento de enfrentarse a simulaciones de combate contra los Insectores.

En el libro era mucho más fácil decir que Ender pasaba toda su instrucción pensando que todo era un videojuego, obligado a convertirse en un genocida y sin saber que le están utilizando, pero cuando se trata de conseguir recaudaciones en taquilla, la película necesita efectos especiales que compensen el invertir un presupuesto en ella. En ese aspecto, las pantallas de la sala de entrenamiento nos recuerdan mucho a las de Minority Report, llenas de pantallas invisibles y gesticulación, pero todo mantiene una sencillez y efectividad sorprendentes. Al contrario que muchas producciones de este tipo, la película cumple a la perfección, desde secundarios hasta protagonistas. Plantea una historia simple y el argumento, en vez de estar supeditado a las escenas de acción, logra avanzar a un ritmo constante, haciendo que los personajes aguanten todo el peso y demostrando que un chico como Butterfield es capaz de aguantar el tipo a Harrison Ford sin problemas. Es por eso que no entiendo por qué tantos criticaron El Juego de Ender si a mí me parece una gran película, de esas que nos hubiesen hecho aplaudir hace unos años, pero que ahora es víctima de los tiempos en los que ha sido rodada.

image

En la era Internet, no hay tiempo para sentarnos, apagar el ordenador, y simplemente disfrutar del film. Estamos tan saturados de campañas, adaptaciones y remakes, que cuando vemos una película nos sentimos más predispuestos a juzgar si estar a la altura de las expectativas que sentarnos en silencio y pasar un buen rato. Sí, hay cambios con respecto a la novela original entre los que yo hecho de menos un poco más de información sobre lo diferentes que pueden ser los alienígenas de los humanos y el origen de la guerra, pero la mayor profundidad de una novela jamás ha sido ningún problema para disfrutar de ninguna película. Imaginad cómo hubiese sido ver Blade Runner ahora por primera vez en la era en la que todos saben mucho del libro, o dicen saber mucho del tema. Imaginad plantearos qué funciona y qué no con respecto a todos los aspectos de películas que adaptan novelas o cómics, y recordad que en hace quince años, cuando las primeras imágenes de X Men mostraron a un Hugh Jackman que no vestía con mallas, muchos aseguraron que estaban hundiendo a los personajes al realizar tales cambios. Es por eso por lo que creo que el problema no está en la película sino en el espectador, y que de vez en cuando deberíamos desconectar de campañas publicitarias, prejuicios y vida online para, simplemente, sentarnos en el sofá, apagar las luces y ver una película como debe hacerse, pensando en pasar un buen rato.


Sobre esta noticia

Autor:
Cinefagos (1265 noticias)
Fuente:
cinefagos.wordpress.com
Visitas:
1597
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.