Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javiernoriegafebres escriba una noticia?

No juzguéis y no seréis juzgados

23/03/2010 17:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No juzguéis, y no seréis juzgados: no condenéis, y no seréis condenados: perdonad, y seréis perdonados

No juzguéis.

No juzguéis, para que no seáis juzgados. San Mateo 7: 1.

No juzguéis, y no seréis juzgados: no condenéis, y no seréis condenados: perdonad, y seréis perdonados. San Lucas 6: 37.

Con la misma vara que mides, será medido.

Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida con que medís, os volverán á medir. San Mateo 7: 2.

Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida, y rebosando darán en vuestro seno: porque con la misma medida que midiereis, os será vuelto á medir. San Lucas 6: 38.

La misericordia se gloría contra el juicio.

Porque juicio sin misericordia será hecho con aquel que no hiciere misericordia: y la misericordia se gloría contra el juicio. Santiago 2: 13.

Andad pues, y aprended qué cosa es: Misericordia quiero, y no sacrificio: porque no he venido á llamar justos, sino pecadores á arrepentimiento. San Mateo 9: 13.

Porque misericordia quise, y no sacrificio; y conocimiento de Dios más que holocaustos. Oseas 6: 6.

Juzgan según la carne.

Vosotros según la carne juzgáis; mas yo no juzgo á nadie. San Juan 8: 15.

Uno es el dador de la ley, que puede salvar y perder: ¿quién eres tú que juzgas á otro? Santiago 4: 12.

Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano, y juzga á su hermano, este tal murmura de la ley, y juzga á la ley; pero si tú juzgas á la ley, no eres guardador de la ley, sino juez. Santiago 4: 11.

¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y la viga que está en tu propio ojo no consideras? San Lucas 6: 41.

¿O cómo puedes decir á tu hermano: Hermano, deja, echaré fuera la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga, que está en tu ojo? Hipócrita, echa primero fuera de tu ojo la viga, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano. San Lucas 6: 42.

¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente, Y aceptaréis las personas de los impíos? (Selah.) Salmos 82: 2.

No juzguéis según lo que parece, mas juzgad justo juicio. San Juan 7: 24.

Juzgar según el espíritu.

Y si yo juzgo, mi juicio es verdadero; porque no soy solo, sino yo y el que me envió, el Padre. San Juan 8: 16.

No tengáis respeto de personas en el juicio: así al pequeño como al grande oiréis: no tendréis temor de ninguno, porque el juicio es de Dios: y la causa que os fuere difícil, la traeréis á mí, y yo la oiré. Deuteronomio 1: 17.

Y entonces mandé á vuestros jueces, diciendo: Oíd entre vuestros hermanos, y juzgad justamente entre el hombre y su hermano, y el que le es extranjero. Deuteronomio 1: 16.

Y en el pleito ellos estarán para juzgar; conforme á mis derechos lo juzgarán: y mis leyes y mis decretos guardarán en todas mis solemnidades, y santificarán mis sábados. Ezequiel 44: 24.

¿Tú quién eres que juzgas al siervo ajeno?

¿Tú quién eres que juzgas al siervo ajeno? para su señor está en pie, ó cae: más se afirmará; que poderoso es el Señor para afirmarle. Romanos 14: 4.

El que come, no menosprecie al que no come: y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha levantado. Romanos 14: 3.

Mas tú ¿por qué juzgas á tu hermano? ó tú también, ¿por qué menosprecias á tu hermano? porque todos hemos de estar ante el tribunal de Cristo. Romanos 14: 10.

No juzguemos los unos de los otros.

Así que, no juzguemos más los unos de los otros: antes bien juzgad de no poner tropiezo ó escándalo al hermano. Romanos 14: 13.

He aquí, tú tienes el sobrenombre de Judío, y estás reposado en la ley, y te glorías en Dios, Y sabes su voluntad, y apruebas lo mejor, instruído por la ley; Y confías que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas, Enseñador de los que no saben, maestro de niños, que tienes la forma de la ciencia y de la verdad en la ley: Tú pues, que enseñas á otro, ¿no te enseñas á ti mismo? ¿Tú, que predicas que no se ha de hurtar, hurtas? ¿Tú, que dices que no se ha de adulterar, adulteras? ¿Tú, que abominas los ídolos, cometes sacrilegio? ¿Tú, que te jactas de la ley, con infracción de la ley deshonras á Dios? Porque el nombre de Dios es blasfemado por causa de vosotros entre los Gentiles, como está escrito. Romanos 2: 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24.

No juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor.

Y el que oyere mis palabras, y no las creyere, yo no le juzgo; porque no he venido á juzgar al mundo, sino á salvar al mundo. San Juan 12: 47.

Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual también aclarará lo oculto de las tinieblas, y manifestará los intentos de los corazones: y entonces cada uno tendrá de Dios la alabanza. 1ra Corintios 4: 5.

El que me desecha, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue: la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero. San Juan 12: 48.

Más será, que cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le residenciaré. Deuteronomio 18: 19.

Y el Juez que Dios puso para juzgar a vivos y a muertos.

Cuando alguna cosa te fuere oculta en juicio entre sangre y sangre, entre causa y causa, y entre llaga y llaga, en negocios de litigio en tus ciudades; entonces te levantarás y recurrirás al lugar que Jehová tu Dios escogiere; Y vendrás a los sacerdotes Levitas, y al juez que fuere en aquellos días, y preguntarás; y te enseñarán la sentencia del juicio. Y harás según la sentencia que te indicaren los del lugar que Jehová escogiere, y cuidarás de hacer según todo lo que te manifestaren. Según la ley que ellos te enseñaren, y según el juicio que te dijeren, harás: no te apartarás ni a diestra ni a siniestra de la sentencia que te mostraren. Y el hombre que procediere con soberbia, no obedeciendo al sacerdote que está para ministrar allí delante de Jehová tu Dios, o al juez, el tal varón morirá: y quitarás el mal de Israel. Y todo el pueblo oirá, y temerá, y no se ensoberbecerán más. Deuteronomio 17: 8, 9, 10, 11, 12, 13.

Los cuales darán cuenta al que está aparejado para juzgar los vivos y los muertos. 1ra Pedro 4: 5.

Por cuanto ha establecido un día, en el cual ha de juzgar al mundo con justicia, por aquel varón al cual determinó; dando fe á todos con haberle levantado de los muertos. Hechos 17: 31.

A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que apareciese manifiesto, No a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios antes había ordenado, es a saber, a nosotros que comimos y bebimos con él, después que resucitó de los muertos. Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. Hechos 10: 40, 41, 42.

Porque el Padre a nadie juzga, mas todo el juicio dió al Hijo; Y también le dió poder de hacer juicio, en cuanto es el Hijo del hombre. San Juan 5: 22, 27.

Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados.

Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. Daniel 12: 2.

Y los que hicieron bien, saldrán a resurrección de vida; más los que hicieron mal, a resurrección de condenación. San Juan 5: 29.

Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 1ra Tesalonicenses 4: 17.

En un momento, en un abrir de ojo, a la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados. 1ra Corintios 15: 52.

Luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes a recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 1ra Tesalonisenses 4: 17.

Se levantarán para ser juzgados.

No os maravilléis de esto; porque vendrá hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz. San Juan 5: 28.

De cierto, de cierto os digo: Vendrá hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios: y los que oyeren vivirán. San Juan 5: 25.

Y vi los muertos, grandes y pequeños, que estaban delante de Dios; y los libros fueron abiertos: y otro libro fue abierto, el cual es de la vida: y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Apocalipsis 20: 12.

Comparecerán ante el Tribunal de Cristo.

Porque es menester que todos nosotros parezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que hubiere hecho por medio del cuerpo, ora sea bueno o malo. 2da Corintios 5: 10.

Porque Dios traerá toda obra a juicio, el cual se hará sobre toda cosa oculta, buena o mala. Eclesiastés 12: 14.

Delante del Hijo del Hombre, serán reunidas todas las gentes.

Y cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria. San Mateo 25: 31.

Y serán reunidas delante de él todas las gentes: y los apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. San Mateo 25: 32.

Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a la izquierda. San Mateo 25: 33.

Entonces el Rey dirá á los que estarán á su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fuí huésped, y me recogisteis; Desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis á mí. Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos? ¿ó sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos huésped, y te recogimos? ¿ó desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, ó en la cárcel, y vinimos á ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis á uno de estos mis hermanos pequeñitos, á mí lo hicisteis. San Mateo 25: 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40.

Entonces dirá también a los que estarán a la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y para sus ángeles: San Mateo 25: 41

E irán éstos al tormento eterno, y los justos a la vida eterna. San Mateo 25: 46.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros, Amén.


Sobre esta noticia

Autor:
Javiernoriegafebres (63 noticias)
Visitas:
3171
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.