Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

La estrategia del antivoto

14/05/2014 18:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde los tiempos del movimiento Libertad está visto que una de las estrategias electorales más efectivas en el Perú es canalizar una corriente opositora para ocupar algún lugar en las encuestas. Desafortunadamente una negación puede ser contrastada a su vez con otra negación mucho mayor como lo demostro el mismo movimiento libertad que en bloque con el FREDEMO mordió el polvo de la derrota frente a Fujimori y su largamente recordado no-Shock. En 2006 y en 2011 el antivoto hizo triunfar a Alan Garcia sobre Ollanta Humala y a este último sobre Keiko Fujimori respectivamente. imageSusana Villaran y Alejandro Toledo

Es fácil y productivo apelar a la dicotomía bien vs mal para anular el juicio de las masas electorales, es por ello que ya podemos ver como se cocina la estrategia del oficialismo de Lima Metropolitana para las elecciones regionales y locales de 2014. Siendo muy cínicos, en el equipo Villaran pueden mostrar obras que no tienen; amigos, simpatizantes y asalariados creerán a pie juntillas sin necesitar demostración, pero como el elector promedio no es tan idiota como el político promedio jura; otro enfoque se hace necesario y para eso apelar a la honestidad, la decencia, la lealtad y al lado luminoso de la fuerza contra el retorno del malvado, corrupto y aprofujimontesinista Castañeda Lossio es la mejor o acaso la única carta que la actual alcaldesa puede mostrar con esperanzas de victoria contra su casi seguro rival sin exponerse al riesgo de una épica derrota.

Pero si las elecciones de 2014 prometen los rigores de la contienda entre la honestidad y la decencia, las de 2016 evidencian todo el tinglado necesario para una superproducción cinematográfica sobre la lucha definitiva entre el bien y el mal, entre la oscuridad y las tinieblas, entre la república rebelde y los herederos del imperio del sith.

Con Keiko Fujimori encabezando las encuestas y Alan García que como el favorito en todavía discreta posición, los cuarteles generales de varios precandidatos y algunos cenáculos andan encomiándose a todos los santos para ser ellos y no otros quienes encabecen la cruzada contra el mal que se avecina. Antiapristas y antifujimoristas que pueden ser los mismos andan buscando al elegido próximo campeón de la honestidad y la decencia que pueda amalgamar ambas posiciones en una sola llevando la excalibur de la verdad al corazón mismo del dragón bicéfalo.

Hecha la salvedad de que surja repentinamente algún outsider, el candidato más probable para amalgamar la derecha, el centro y las izquierdas antiapristas y antifujimoristas no es otro que Toledo. Tiene los recursos, la experiencia y la oportunidad de convertirse de nuevo en el hombre del momento. Extremos opuestos como las izquierdas más radicales y el cenáculo vargasllosista podrían juntarse en torno a su candidatura en una plataforma de unidad de los dignos y decentes. La ocasión es favorable; la izquierda anda como se dice buscando un Inca y para el vargasllosismo, el candidato natural es por fuerza Alejandro Toledo a pesar de su hasta el momento ínfimo porcentaje electoral según las diversas encuestas.

Por supuesto, el cenáculo vargasllosiano dispone de los medios y recursos para promover un rostro nuevo entre los candidatos. Entre las cartas apuntaladas en estos momentos por este sector para el 2016 destacan los nombres de Beatriz Merino y Alfredo Barnechea que podrían muy bien ser consolidados con el suficiente apoyo mediático, pero en el caso de Beatriz Merino ya es evidente la falta de manejo político que la obligo a abandonar el premierato que ejerció durante el gobierno de Alejandro Toledo y en el caso de Alfredo Barnechea que podría ser un candidato excepcional en cualquier circunstancia, el carisma brilla por su ausencia. En esas circunstancias se refuerza la figura de Alejandro Toledo como el candidato vargasllosista por excelencia, sus consabidas conexiones con el sector de la izquierda caviar que ocupo puestos importantes durante su mandato y la necesidad de la izquierda dura por cerrarle el paso a Fujimori y García, pueden finiquitar con tranquilidad el resto de la operación.

El antivoto puede operar como el elixir de la juventud de la política peruana y candidaturas casi moribundas pueden rejuvenecer mágicamente gracias a ello. Cabe a bien no dar a ningún actor político por muerto que para las elecciones de 2014 y 2016 falta un largo trecho todavía.

Iván Budinich Castro @ibucas


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2282 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
152
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.